MIGUEL


Obviamente no inspirada en él, pero válida para unos pocos ¨Migueles¨

Demasiado sueño para un adulto…


Desgraciadamente no soy Miguel, no es ésta la entrada que os gustaría leer, ni a mí escribir.

Para empezar me llamo Yesenia, soy su hija, y esta entrada solo pretende informaros que ya no está con nosotros.

Lo que da título a la entrada es su epitafio, para quien no lo sepa es una frase de Gila y mi padre hace tiempo comentó que sería un buen epitafio, supongo que lo imaginaba en su lápida en un futuro muy muy muy lejano y le hacía gracia, no ha sido así, ha sido demasiado pronto, aún así nos pareció una buena opción, no era justo que la muerte se librara de sus burlas, de forma directa o indirecta, da igual.

Sobre su pérdida.. no hay que entrar en detalles, puedo decir que se fue tranquilo, en familia y cumpliendo su voluntad porque ¡qué menos!

No le dio tiempo de mucho la verdad, sé que si hubiera podido se hubiera despedido de vosotros, o al menos habría dejado la última “Tontá” y además habría vuelto a ganar (desde la objetividad más absoluta) Lo cierto es que no pudo ser, así que he decidido hacerlo yo en su nombre, además le encantará que alguien escriba en su adorado blog. Pensé en escribir esto y cerrarlo en un par de días, porque si no me veo a todas horas pegada al móvil leyendo y releyendo sus entradas, sus comentarios… Pero una vez hecho, la verdad es que no tengo fuerzas para cerrarlo, así que lo dejaré para que puedan seguir leyéndole, que esté donde esté se habrá ido su ego con él y hay que alimentarlo también.

Nada más, al final me he liado, pero tampoco es algo fácil de contar, lo único daros las gracias porque el tiempo que dedicó a su blog y a los vuestros le hizo feliz y eso nos hace felices a nosotros, un abrazo a todos.

 

Yesenia Merino                      Viewty

 

 

 

Coplas de desamor (Poesía popular canaria)


Adiós, que te guarde el cielo

y que un ángel te acompañe

y que una estrella te guíe…

¡Vete al coño de tu madre!

.

Anda, boba consentida,

que te consientes del viento,

que yo no te quiero a ti

ni tengo tal pensamiento.

.

A mí me llaman el bobo

y yo, con mi bobería,

te estuve queriendo un año

para aborrecerte un día.

.

En el mundo vive el hombre

pa’ sentir y padecer:

que a Adán lo engañó una Eva

y a mí me engaña también.

.

Ni te quise, ni te quiero

ni hago memoria de ti,

ni de tu nombre me acuerdo

ni sé si te conocí.

.

Si me diste calabaza,

me la comí con vinagre;

pero los besos y abrazos

que te los quite tu madre.

.

Mi niña, dile a tu madre

que te meta en un nichito

y que te encienda dos velas

que ya no te necesito.

.

Dice tu madre, mi niña,

que no me quiere por pobre;

bien pobres que son las ratas

y el mejor queso se comen.

.

Recogidas por Francisco Tarajano en su libro “Canarias canta” Editado por la Universidad de Las Palmas de G.C., Ayuntamiento de Agüimes, Ayuntamiento de Ingenio, Ayuntamiento de Santa Lucía y Centro de la cultura popular canaria.

¡Gracias Nupaní!


nupaní

Pues sí. La mitad de lo mejor de mí, luciendo un hermoso fular de Nupaní. Que conste que la modelo posa gratis. No hay dinero en el mundo para pagarle.

¡Gracias Dolega! ¡Gracias jurado de las “tontás”! ¡Gracias Nupaní!

Daniel

La otra mitad. No luce nada de Nupaní, pero a lo mejor tiene pelusilla si ve la foto de la hermana y no la suya.

 

No hay quinto malo


En un principio fue la farsa del mundo, la pura representación, la época en que los hombres se movían sin verse, sólo para que los vieran los demás.

La Noria, Camilo José Cela

Acercóse a olerla
el dicho animal,
y dio un resoplido
por casualidad.
  En la flauta el aire
se hubo de colar,
y sonó la flauta
por casualidad.
  «¡Oh!», dijo el borrico,
«¡qué bien sé tocar!
¡y dirán que es mala
la música asnal!».

Tomás de Iriarte

Pues eso; que no hay quinto malo; que hasta el burro hizo sonar la flauta y que he tenido que pillar una bacteria y perder más de diez kilos, en una pura representación teatral, para que el jurado (ilustre jurado, diría yo), decidiera que ya era hora de quitarse la presión de un tipejo tocando los dídimos día sí y día también, y que por tanto era hora de declararle ganador de la “Tontá” de turno. Como uno es de buena cuna, mi agradecimiento total y sincero a todos los miembros (en realidad miembras, pues Chema salió corriendo para no tener que asistir a un escándalo de estas características) del jurado. Este honor pasa ya a formar parte de mi currículo como escritor y no dudo que será la llave que abra puertas editoriales por doquier. Eso sí, seguro que la responsabilidad que adquiero al recibir este premio hará que, de ahora en adelante, mi pluma sea más exigente y se vea impelida, si no a mejorar su calidad, que el que hace lo que puede a nada más está obligado, sí a mantener una dignidad acorde al honor del premio.

¡Muchas gracias!

¿Está Juanito? Se ponga (la tontá)


- ¿Es la Zarzuela? ¿Está Juanito? Se ponga.

- …

- ¿Cómo que qué Juanito? El “encargao”, el marido de la Sofi. De parte de Miguelito, él ya sabe. Venga, espero.

Yo es que le llamo Juanito porque somos compañeros de caza. Pues anda que no le gusta pegar tiros ni nada. Primero empezamos yendo a la perdiz, luego a la liebre, más tarde al rebeco y ahora al elefante. Un día le pregunté: Juanito, ¿por qué cada vez te gusta tirarle a animales más grandes? Y el me contestó con mucha guasa: ¡Ay Miguelito, la vista ya no es la que era!¡Bah! La que se lió cuando nos fuimos a Boswana. Por cierto, ese elefante lo tumbé yo, pero me pidió por favor hacerse la foto y ¿le vas a decir que no a un rey? Lo que no entiendo es como se fastidió la cadera, porque trabajar, trabajó poco. Igual la traía tocada de algún salto del tigre; en palacio no, desde luego, pues allí las camas tienen dosel y no llegas abajo.

- …

- Sí señorita, sigo aquí esperando. No se preocupe, estoy llamando a cobro revertido.

Que me va a salir una pasta dice la telefonista. A ver si se piensa que soy tonto; yo compro en Media Mark. Le estoy llamando para ver como ha ido lo de la hija. Siete horas declarando es mucho declarar. Si yo cuando me declaré a mi Angelita estuve tres minutos seguidos hablando y se me hizo eterno; figúrense siete horas. Y menos mal que no ha tenido que hacerlo con una rodilla en tierra y una rosa en la mano, que eso cansa más. Claro que siete horas de “no sé”; “no me acuerdo”; “lo desconozco”; “eso lo lleva mi marido”, también es más “cansao” que matar un cochino a besos. Y mira que se lo advertí a Juanito cuando me dijo que la niña se casaba con ese del balonmano. Juanito: ese te va a traer problemas. Que un tío que se gana la vida con las manos sólo puede ser tahúr o prestidigitador. Y le salió ambas dos cosas. Es que la gente piensa que por ser rey ya está todo resuelto, pero tiene los mismos problemas que tú o que yo. Por ejemplo: casar a las hijas. Que no las puedes casar alegremente con otros príncipes, que nadie sabe quien es hijo de quien y luego resultan hermanos y te salen los hijos tontos como… Bueno, bueno, no hace falta poner ejemplos, que los hay dolorosamente cercanos. Esperen un momento…

- Señorita ¿me va poner ya? que esto parece una conferencia de cuando la posguerra. ¿Usted le ha dicho que soy yo?

- …

¡Ah! Que está en una presentación de credenciales del cuerpo diplomático; haberlo dicho antes. Pues nada, no le moleste. Ya le llamo más tarde. Y si  no, le hago una perdida al móvil.

No me gusta llamarlo al móvil porque se piensa que es algo grave y es capaz de dejar colgados a los diplomáticos. ¡Menudo es Juanito para sus amigos! Si es que el pobre se pasa el día trabajando. Y ahora más, que se ha separado. ¡Qué sí, que se ha separado! Si no, por qué iba a tener que pasarle una pensión a la mujer y otro a la nuera. Por cierto, lo de pasarle pensiones alimenticias a las hijas políticas deber ser una ley nueva, esto antes no se usaba, espero que mi hijo no se case nunca. Pues lo que les decía, que no es fácil casar a las hijas. Es que él ha hecho pleno. Le han salido rana, en vez de príncipe, dos de dos. Y la del hijo tampoco es que sea una primitiva de seis. Chiquita y menuda, pero tiene cara de convertirse en bruja piruja a las primeras de cambio. Lo que me tiene contado Juanito a mí en nuestras jornadas de cacería. Pero no lo puedo compartir, compréndanlo, son confidencias de compañeros de armas. ¡Gracias y buenas noches!

_____________________________________________________________________

Por supuesto que esta “tontá” es un humilde, cariñoso y más que atrevido e insensato homenaje a ese genio del humor que fue (y sigue siendo mientras se le recuerde) Miguel Gila.

OTRAS “TONTÁS”

Tontás, por Yeste Lima

No hay quinto malo, por La boticaria desquiciada

Buster Keaton: un amigo fiel, por La puerta deshecha

Llegó el 11 de nuevo y como siempre, de la mano de Yeste Lima, por Letras derramadas

Una tontá Nobel de literatura, por Non Perfect.

Que todo en la vida es cine…Las Tontás V, por Territorio sin dueño

Las Tontás V: Mafalda de QUINO, por Blogueando de mi vida

Tontás (y ya llevo tres), por Diario de una con adolescentes

La trilogía del dólar, por Escribir por afición

Sergio Dalma, por Mejor será que corras

Derek Paravichini, mi Tontá, por Mis ideas cotidianas

Lecturas de enero


Vieja madera para arder, viejo vino para beber, viejos amigos en quien confiar, y viejos autores para leer.

Francis Bacon

Cierta boticaria, algo desquiciada, que se niega a recetar a las viejas asmáticas, ha iniciado una serie de entradas (de momento sólo una) con sus lecturas mensuales. Y yo, después de una profunda reflexión, dije:

- ¡Coño, qué buena idea! Seguro que se me ocurrió a mí y esta ladina me la robó aprovechando mi convalecencia.

Bueno, pues una vez convencido de que la idea es mía: ya no tengo ningún reparo en hacer una entrada igual, pues la que me ha copiado ha sido ella. Ya sé que algún malpensado creerá que es una excusa para disimular mi falta de inspiración, pero, a esa acusación, no pienso contestar. Sería darle carta de naturaleza.

Bueno pues estas son mis lecturas de enero:

Identidades asesinas, de Amin Maalouf, ensayo.- Este libro pretende explicarnos la locura que hace que la humanidad se mate entre sí, como decían los viejos carlistas: por dios, por la patria y por el rey. Vamos, por la religión, la lengua o cualquier otro modo de asociación. Lo cierto es que el libro está lleno de obviedades. Resumiendo mucho, viene a decir que se evitarían esas identidades asesinas si todos asumiéramos nuestras múltiples identidades y no dejáramos que unas prevalecieran sobre otras. Si eres musulmán y vives en Europa, asume las dos identidades, que ninguna de las dos es destructiva per se. Es decir: cultura, cultura y cultura. Pero claro, como se inculca eso en una cabeza cuadrada. Desde luego no con un libro como éste.

El francotirador paciente, de Arturo Pérez-Reverte, novela.- La última novela del Reverte. Buena, como todas las suyas (Con Reverte como con Sabina, a la mierda la objetividad). Con la excusa del mundo del grafiti, nos cuenta una historia de falsos azares, trama cuasi detectivesca, venganzas agazapadas y un final que puede sorprender o no, pero que al final dices: es que tenía que ser.

Cuentos prohibidos, de D.H. Lawrence, cuentos.- Se trata de cinco cuentos, cinco, al puro estilo de D.H. Lawrence. No sé si fueron escritos antes o después de su famosa Lady Chatterley, pero de alguna forma o la preconiza o se han caído de ella. El cuestionamiento de las convenciones sociales, de los roles sexuales estancos forman parte de la trama de todos y cada uno de los cuentos. El paso del tiempo no les ha hecho mucho bien, pero se dejan leer.

El derecho a la pereza, de Paul Lafargue, ensayo.- Un ensayo de este yerno de Karl Marx que sólo por el título, ya merece la pena leerse. Este libro viene incluido en el último disco de Javier Krahe: Las diez de últimas. A mí, que elogie la pereza siempre me parece bien. En este libro se hace desde el punto de vista de la lucha de clases y preconizando ya que la superproducción capitalista es un error. Es fácil de leer.

Historia de una Maestra, de Josefina Aldecoa, novela.- Relectura de esta estupenda novela. La protagonista nos cuenta en primera persona sus vicisitudes como maestra en una época convulsa de nuestra historia; la que va de los años veinte al advenimiento de la Segunda República. La lucha entre los que quieren seguir teniendo un pueblo de ignorantes para manipular y los que saben que la única manera de sacudirse las cadenas es mediante la educación y la cultura. Lectura muy recomendable.

La bruja de abril y otros cuentos, de Ray Bradbury, cuentos.- Cuatro pequeños relatos de este autor de ciencia ficción. Una habitación que se ajusta a los pensamientos de sus inquilinos; sirenas de faros que se relacionan con monstruos marinos; tensiones raciales en Marte; brujas que quieren conocer el amor, aunque sea de manera vicaria. Cuatro estupendos cuentos que te dejan pensar un poco. Buena lectura.

El huevo del juicio, de Camilo José Cela, artículos.- Relectura de estos estupendos artículos de don Camilo, el del premio. Aquí nos da una muestra de “las andanzas y malaventuras de mis casi nunca contritos y casi siempre zarandeados personajillos de humo y miseria y oropel”. Una forma divertida de acercarse a Cela para aquellos que le cogieron un poco de tirria por sus no siempre bien comprendidas novelas o porque ponen por delante del autor al personaje. Cela siempre es recomendable.

La neurona iconoclasta, de Carmen Rico-Godoy, artículos.- Con Carmen Rico-Godoy tenía una deuda de lectura. Sólo había leído en su día Cómo ser mujer y no morir en el intento, y lo cierto es que ni fu, ni fa. Me pareció un panfleto lleno de tópicos con alguna que otra situación divertida y poco más. Así que cuando vi esta recopilación de artículos me dije que era una buena ocasión de darle una segunda oportunidad. Me equivoqué. Más de lo mismo. Tópicos, humor a cuenta gotas y poco colmillo retorcido, a pesar de que presume de ello. Totalmente prescindible.

Pues estas han sido mis lecturas de enero. Si a alguien le parece mucho ocho libros, que no se asuste. Sólo hay dos novelas no excesivamente largas y el resto son libros que se leen muy bien, con no muchas hojas y que puedes coger y soltar en una guagua, la consulta del médico, o haciendo cola ante cualquier ventanilla.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 186 seguidores