De lugares, casas, gentes y cosas (Badajoz…)


 

1963, cambio de ciclo. Con seis años y cataclock, de rey de la casa a último mono. Mi nuevo hogar tenía precisamente ese nombre; Hogares Provinciales Hernán Cortés, en lo que se llamaba si mal no recuerdo, Carretera de Olivenza, en Badajoz. Lo que hasta hacía dos días se llamaba hospicio y que aún en la calle, cuando se referían a nosotros, lo hacían como los hospicianos o los de los Hogares, la mayoría de las veces tirado como un insulto. Pero me estoy adelantando.

A pesar decartel.jpeg que en cierta ocasión empecé a escribir sobre mi llegada a los Hogares, lo cierto es que no la recuerdo. Sólo sé que algún niño, del que me he olvidado, marcó su territorio a trompazo limpio y otro niño, al que recuerdo perfectamente, reafirmó su ingenio endilgándome un mote, que mirado con la perspectiva del tiempo, la verdad es que estuvo bien traído. Acababa de nacer el "Papabobo". Durante nueve años convivirían en una especie de esquizofrenia el "Papabobo" y el "Miguel Angel", ambos con muchas cosas en común y con demasiadas diferencias. Era fácil ser el "Papabobo" en los Hogares, mas complicado resultaba ser el "Miguel Angel". Era tan fácil ser el "Miguel Angel" durante las vacaciones como innecesario ser el "Papabobo". Pero vuelvo a adelantarme.

Tengo en la memoria que al principio de mi estancia en los Hogares teníamos que acudir a misa todos los días, posiblemente sea una distorsión del tiempo. Pero si me recuerdo muy temprano, recién levantado, recorriendo el corredor paralelo al Patio Grande, camino de la Iglesia, para escuchar misa. Seguramente era sólo los domingos y fiestas de guardar, pero no se me quita de la cabeza que durante un tiempo, ese recorrido fue diario. fachada2-peque.jpeg

Otra cosa que recuerdo de mis primeros días en los Hogares, es el rezo del rosario por las tardes. Nos reunían en una especie de sala abierta que se encontraba enfrente del comedor y allí la cuidadora de turno; la Señá Antonia, Sagrario, María, etc. nos mandaba sentarnos en el suelo y allí íbamos respondiendo a los distintos misterios del Santo Rosario. Los días de lluvia que no podíamos salir al Patio Chico a jugar, esa misma sala servía para reunirnos y que la Señá María nos contara cuentos o historias.

No toca ahora hacer unas memorias de mi paso por los Hogares, pero lo cierto es que en los tres primeros años de mi estancia en ellos, no conocía nada de Badajoz. Recuerdo que los domingos, creo que por la tarde, nos sacaban las monjas de paseo, en fila de a dos y de la mano. Caminábamos desde los Hogares hasta el parque de Castelar y regreso. Algún paseo también en Semana Santa para ver los pasos de por la tarde, principalmente, la burrita del Domingo de Ramos y algún otro paseo a la Feria de San Juan. Nuestro universo eran las aulas de las clases, el patio chico para jugar, los enormes dormitorios para dormir y gamberrear, la iglesia para cumplir con los distintos oficios y el patio grande los días de partido o las corridas de toro para las fiestas. De este modo transcurrieron mis tres primeros años en Badajoz, con tres paréntesis; las vacaciones de verano. Éstas me llevarán a Cáceres.

5 responses to this post.

  1. Posted by Alhena on 29 julio, 2008 at 19:02

    Hola Miguel, aquí estoy de nuevo siguiendo con sumo interés tu recorrido.
    Eso de la misa, las novenas y el rosario también lo recuerdo yo cuando iba a un colegio de monjas, era lo propio de la época…como muchas otras cosas.
    Que pases una buena semana. Abrazos.

    Responder

  2. Posted by juan maria gonzalez corbacho on 21 diciembre, 2012 at 20:56

    Yo estube en los hogares entre los años 61 al 69 despues me fuy a barcelona

    Responder

    • Pues entonces coincidimos entre el 63 y el 69, supongo que serás algo mayor que yo.
      Me alegro de encontrar compañeros por estos pagos cibernéticos. En Barcelona hay un grupo de gente de los hogares bastante importante. No sé si tendrás contactos con ellos. Puede darte información si la necesitas.
      Un abrazo.

      Responder

      • Posted by nuuria on 21 diciembre, 2012 at 23:52

        pues yo me llamo juan maria corbacho, boy a cumplir 60 en julio y recuerdo un tal pisa blanda, a antonio k le llamaban el 40 y juan morgado, no se si esto te recuerda algo

        Responder

        • Claro que me recuerda. Estoy en contacto con Rafael Morgado, hermano de Juan y al Cuarenta lo he visto en Badajoz hace un par de años, cuando hemos hecho reunión de antiguos alumnos. Yo soy algo más joven, tengo 55 años. Si te parece, le paso tu correo a Diegui ¿lo recuerdas? y él te puede poner en contacto con amigos tuyos de la época.

          Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: