Retrato de una lunática bermeja (en ripios)


 

¡Vive la diference! *

Cuentan que dijo un galo.

¡Viva la diferencia!

Que considero un regalo.

En este uniforme mundo,

de grises y medianías,

se agradece el personaje

que a gala lleva, manías,

fuerzas, luces, sombras, 

frío, debilidad y angostura.

Son lunares que en su cara

 dejan ver la galanura

del resto de su semblante ,

del resto de su retrato

Exaspera al más pintado

y vuelve loco al mas santo.

Se defiende de un ataque,

del que no ha habido ocasión,

y mas te vale que reces

si le fallas la intención,

pues con su furia bermeja,

te hará saber al instante

que te has pasado con ella,

en vocal y en consonante.

En verdad que se le va,

todo el fuego en artificio,

pero, es joven y ya habrá

tiempo, de que en este oficio

del vivir, pueda aprender,

que si no va a ser con bala,

quizás no valga la pena,

ganarse fama de mala.

 

* pronúnciese en francés, por favor, aunque los versos impares no riman, pero las cosas hay que hacerlas bien siempre, algo así como "Viv la difegjans" la gj quiere indicar un sonido parecido a mezclar la g y la j y la e así que no se note

 

     Este es el segundo retrato de la serie y ya me han criticado en el primero que he sido cobarde y no lo he dicho todo, lo cual quiere decir que alguien cree haber reconocido al retratado, en este caso retratada, y además, que ese alguien tiene peor opinión de quien cree que que es la retratada, que yo de quien en verdad retraté, igual estoy liando el tema y no se me entiende mucho, igual está todo clarísimo.

     De todas formas, puedo aceptar después de impresionado este segundo retrato, que las dosis de mala leche que anuncié, no se ven por parte alguna. A lo mejor me estoy ablandando o a lo mejor, estos dos retratos no requerían ese ingrediente. Aunque si he de ser sincero, y no tengo por que serlo, si este retrato de hoy lo hubiera realizado hace un par de meses, sería muy distinto e incluso mas distante. Ventajas de mirar durante mas tiempo, o inconvenientes, que de todo hay en la viña del señor, incluso buen vino, aunque sea para consagrar.

2 responses to this post.

  1. Posted by Carolina on 12 abril, 2009 at 12:03

    Gracias. Por mirar y tomarte la molestia de explicar. Gracias por la paciencia y por no tener en cuenta mis malcriadeces. Que sepas que quisiera ser una persona dulce y que la gente que me rodea me apreciara mucho.Miguel, la diferencia se paga y no vale la pena de ninguna de las maneras. Y si fuera consciente de mis disparos, y si recordara donde guardo las balas. Cómo podría después quererme yo siendo en verdad mala.Tu poema ha sido para mí un gran detalle y me ha ayudado mucho a reflexionar. Gracias de nuevo.

    Responder

  2. Posted by miguel on 12 abril, 2009 at 16:28

    Si el retrato fuera tuyo, que no digo que no, pero tampoco que sí, me haría mucha ilusión tu respuesta. En cuanto a la dulzura, como soy diabético no puedo abusar de ella, así que las personas excesivamente dulces me relajan, como decimos por aquí y además me hacen daño. Que la diferencia se paga es cierto y todo tiene un precio, pero ya dijo Machado, todo necio, confunde valor con precio. La persona retratada en mis versos lo único que necesita es sentirse a gusto consigo misma. De todas formas y por si un caso, fueras tú la retratada; de nada, ha sido un placer.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: