Las buenas maneras


 

Algún día y por quien corresponda, se deberá tributar un homenaje de admiración a las buenas maneras. Debido al auge de lo llamado espontáneo, lo auténtico, lo natural; las buenas maneras han adquirido un tinte de hipocresía nada justo, casi diría que torticero. Sobretodo porque lo espontáneo, lo auténtico, lo natural, no está reñido con lo educado, lo cortés. Vamos, el viejo refrán de que lo cortés no quita lo valiente.

A riesgo de parecer un abuelo carpetovetónico, me parece a mí que las nuevas generaciones confunden el culo con las témporas en el trato con los demás, llegando incluso a justificar su falta de cortesía como sano indicio de una educación sin prejuicios. Por ejemplo: no ceden el asiento a una señora, porque eso, sería una actitud machista. Item más, no ceden el paso en la acera a los ancianos, porque ésta, sería una actitud “gerontofóbica”. Lo espontáneo, lo auténtico, lo natural, es que el primero que llega se sienta y el que no quiera ir de pie que coja la siguiente guagua. Eso sí, lo espontáneo, lo auténtico, lo natural, sólo se demuestra con lo zafio, lo soez, lo maleducado. Todo lo demás, son corsés que oprimen el natural discurrir de la vida.

En mi opinión, de abuelo carpetovetónico, cuando se ve a los demás como semejantes, como personas al menos tan importantes como uno mismo, lo espontáneo,  es ceder el asiento, lo natural es conceder la parte interior de la acera al que se nos cruza, lo auténtico es pedir permiso para entrar en un recinto ocupado por otra persona, sobre todo si ese recinto es su casa, su despacho etc., lo lógico, es responder los buenos días, con otros buenos días claros, diáfanos, sonrientes, aunque la persona que nos los ha dado no sea nuestra mejor amiga, incluso si es enemiga. Y esto no es hipocresía, son normas de comportamiento que hacen mas agradable el día a día y que no cuestan, ni tiempo, ni dinero.

Hipocresía es, reír las gracias al jefe, aunque maldita la gracia que tenga. Hipocresía es, alabar el vestido a la mujer del jefe y por detrás decir que la viste su peor enemigo. Hipocresía es, por ir terminando, todo aquello que disfrazamos de buenas maneras y que no son mas que adulaciones serviles por intereses económicos, sociales o de cualquier otra índole.

¡Viva la espontaneidad, la naturalidad, la autenticidad! Vestidas con el glamuroso traje de la buena crianza.

One response to this post.

  1. Posted by Eloy on 14 octubre, 2009 at 17:46

    …Creo que debe vivir para que todos vivamos … un poco mejor.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: