A vueltas con Internet y los derechos de autor


 

Músicos, cantantes y otras hierbas, andan a vueltas con las descargas por Internet de sus discos, películas etc. y están los pobres que no les llega la camisa al cuerpo con el descenso en las ventas de sus productos, y por tanto en el cobro de sus derechos de autor. Como además se trata del grupo de la ceja circunfleja, la cosa debe empezar a preocuparnos, pues si se han propuesto sacar una ley que impida las descargas por Internet, me temo mucho que lo consigan. Los famosos "lobis" (ya sé que no se escribe así, y además tenemos el castellano; grupo de presión) americanos, también funcionan en España y el "lobi" de la ceja circunfleja tiene mucho peso.

Recuerdo en la época del vinilo y el magnetófono, allá por los gloriosos setenta y ochenta, que cuando un amigo tenía un disco que nos gustaba pero que nuestra economía o nuestro criterio de compra, no nos aconsejaba adquirir, comprábamos una cinta virgen, que haciendo un chiste obvio, era lo único virgen que se conseguía por aquellas fechas, comprábamos una cinta virgen de casete, decía, de sesenta o de noventa minutos, según fuera un LP sencillo o doble y procedíamos a grabarlo sin más. No recuerdo que la SGAE se llevara ni un céntimo de las cintas de casete que se vendían en la época.

Los libros, toda la vida de dios, se han prestado y han circulado de casa en casa, sin que cada préstamo llevara consigo una liquidación de regalías al autor, que salvo honrosas excepciones, suele estar peor remunerado que cualquier cantante de karaoke de moda.

Me parece a mí, que querer poner puertas al campo de las nuevas tecnologías es, además de absurdo, irrealizable. Y como ya dijo un gran filósofo: lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible. La industria cinematográfica y la musical, que son las que más amargamente lloran, deben estrujarse las meninges y encontrar fórmulas para vender sus productos de manera que, o bien no se puedan reproducir masivamente o bien esa reproducción no les merme sus ingresos, pero esa solución no puede ser el coartar la libertad de prestarse el disco o el libro, aunque este préstamo sea a través de las nuevas tecnologías.

Por supuesto, que persigan a los que obtengan beneficios por la venta o puesta a disposición de los internautas de algo que no sea de su propiedad, como a cualquier chorizo. Pero que nos dejen a los usuarios en paz.

Señores del "lobi" de la ceja circunfleja: a pensar y a seguir tocando, pero no los cojones.

One response to this post.

  1. Estando de acuerdo, porque es verdad todo lo que dices, sigo pensando que en el fondo cuando nos bajamos un disco sabemos que no está bien, que más allá de SGAEs hay un artista que hace un trabajo y debería poder venderlo al precio que él considere, y los demás comprarlo o no dependiendo de si pensamos que vale ese precio o no.

    Pero ya sabes que opiniones tantas como culos.

    Abrazos crack.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: