Mis almuerzos con gente insufrible (D. Experiencio)


 

– ¡Hola! ¿Te gusta el sitio?

– Yo no lo hubiera elegido, pero como no hablaste conmigo primero.

– Bueno, es un sitio en el que tienen pocas cosas, pero de calidad.

– Esa es la fama, pero la realidad es que ya no es lo que era. Estos sitios siempre empiezan igual, te ofrecen calidad a un precio razonable y cuando han cogido fama, se echan a dormir. Conozco yo al pescadero que les suministra y no pienso pedir pescado.

– Si quieres vamos a otro sitio.

– No, déjalo, ya no vale la pena. Si me hubieras preguntado antes, te habría recomendado varios sitios. No muchos, pero unos cuantos ya conozco. Son muchos años saliendo a comer y a cenar por ahí.

– Y ¿Qué te parece la idea de estas entrevistas?

– Una estupidez, perdona que te lo diga. Pero como a ti te va el rollo ese intelectual. Además para conocer a la gente no basta una entrevista comiendo. Hay que estar con la gente día a día y mamar sus problemas, sus miserias, sus ignorancias Lo que yo tengo visto, da para varios libros. Porque invites a comer a alguien y charles un rato no vas a descubrir la pólvora.

– Por supuesto que no, yo sólo quiero hacer una ligera semblanza de distintos personajes.

– Para eso no necesitas ir a comer con nadie. Te pones a escribir y punto, si supieras escribir, claro. Yo sí te podría hacer una serie de artículos describiendo las miserias humanas.

– ¿Incluidas las tuyas?

– ¿Ves como no eres inteligente? Hay que saber escribir entre líneas. Yo estoy muy por encima de eso. La vida me ha enseñado mucho. Tengo mucho visto yo.

– Pero supongo que te equivocarás alguna vez, como cada hijo de vecino.

– Yo no me equivoco nunca. Puede que alguna vez no vea algo a la primera, pero a la segunda no se me escapa nada. La gente lo único que quiere es aprovecharse de ti. Son como vampiros, te chupan la sangre, el dinero o la energía, lo que vean que te sobra.

– Entonces a ti te chuparán la inteligencia, supongo.

– Hay que ser más listo que la gente. Yo les veo venir y sé defenderme.

– Y puesto que te supongo gente. ¿Qué vampirizas tú?

– Yo ya he aprendido todo lo que había que aprender. Ahora me dedico a corroborar lo aprendido.

– Debe ser muy aburrido tratar con gente tan mediocre comparada contigo.

– Hay más gente inteligente y enseguida nos reconocemos. Con los demás me divierto mucho viendo sus reacciones. Reacciones que yo mismo provoco y veo como entran al trapo. Es divertido.

– ¿Pedimos?

– Déjame elegir el vino. Tengo que reconocer que no tienen mala bodega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: