Apócrifo (Retrato de algunas palabras)


 

No hace mucho, discutimos una amiga y yo sobre el significado de “apócrifo”. Yo le dije que se llamaba así a las falsas adjudicaciones de citas que se hacen de personajes célebres y ella por contra se oponía a esta definición puesto que los Evangelios apócrifos se llamaban así, no por estar atribuidos a este o aquel autor sino por que la iglesia no los aceptaba como inspirados por el Espíritu Santo.

Después de consultar los distintos diccionarios, creo que ambos teníamos razón y que ambos desconocíamos el origen de la palabra y nos limitábamos a un sólo aspecto de su significado.

Valga como ejemplo de como dos personas pueden tener razón y estar equivocados al mismo tiempo. En esta ocasión debo reconocer que yo estaba más equivocado que ella, pues ella sólo planteó la duda y yo, con el pedante subido, me atrincheré en mi estúpida certeza, olvidándome de Voltaire, al que tanto suelo citar, que una cosa es predicar y otra dar trigo.

Ya lo decía Terencio: Homo sum, humani nihil a me alienum puto. Por seguir en plan pedante.

_________________________________________________________________________

Dice Covarrubias en su Tesoro:

APÓCRIFO. Latine apocryphus; es nombre griego ¢pÒkrufoj, ou [apokryphos], occultus, arcanus, a verbo ¢pokrÚptw [apokrypto], celo, condo, abscondo. Llamamos libros apócrifos o por la profundidad de su inteligencia y los misterios que encierran en sí (estos tales no eran permitido a todos leerlos, sino a los provectos), o llamamos apócrifos a los libros que, aunque en sí contienen buena y sana dotrina, no consta de su particular autor y en esta sinificación algunos libros de la Sagrada Escritura podemos llamar apócrifos, porque no consta a la Iglesia distintamente el autor dellos o escritor, aunque ella indubitadamente crea haberlos dictado el Espíritu Santo y ser el verdadero autor dellos. Otros llamamos apócrifos, que ni consta de su autor ni hasta agora la Iglesia los ha recebido por canónicos, aunque se permiten. Finalmente llamamos libros y cuentos apócrifos los que en sí no tienen autoridad para darles crédito, aunque sean de autores nombrados y conocidos. Para más satisfacción de lo dicho podrás ver lo que se dispone en el derecho canónico y Concilios, en especial el capítulo Sancta Romana Ecclesia, 15 distinctio, y últimamente el Concilio Tridentino, sessio 4, De canonicis scripturis, celebrata die 8 mensis aprilis, anno 1546. Sixto Senense trata desta materia, lib. 1 Bibliothecae sanctae, sectione prima.

El Diccionario de Autoridades en 1770 dice:

APÓCRIFO, FA. Adj.Fabuloso, supuesto ó fingido. Apocryfus. CERV.Quix.Tom.I. Cap.48. Qué de milagros falsos fingen en ellas! Qué de cosas apócrifas,y mal entendidas! MOND. Disert.2.cap.1. En la graduación que hizo Gelasio Papa de los opúsculos de los Santos Padres, distinguiendo los seguros de los apócrifos.

Y el D.R.A.E. actual:

apócrifo, fa.

(Del lat. apocry̆phus, y este del gr. ἀπόκρυφος, oculto).

1. adj. Fabuloso, supuesto o fingido.

2. adj. Dicho de un libro atribuido a autor sagrado: Que no está, sin embargo, incluido en el canon de la Biblia.

Aunque se pretende enmendar en el próximo y que quede como sigue:

apócrifo, fa.

(Del lat. apocry̆phus, y este del gr. ἀπόκρυφος, oculto).

1. adj. Fabuloso, supuesto o fingido.

2. adj. Dicho de un libro de la Biblia: Que no está aceptado en el canon de esta. Esas anécdotas de la infancia de Jesús proceden de los evangelios apócrifos. U. t. c. s. m.

3. adj. Dicho de una obra, especialmente literaria: De dudosa autenticidad. U. t. c. s. m.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: