¿Complicidad o cobardía?


 

Se ha puesto de moda en nuestro Parlamento, aprobar los decretos mediante el efugio (¡toma ya pedantería!) de la abstención. De este modo, se consigue lo que se quiere, pero sin el coste del voto a favor.

Paradójicamente, durante las intervenciones de los grupos abstencionistas, se deja bien claro que la propuesta del gobierno es mala, insuficiente, contraproducente, nos aleja de los objetivos, tendrá consecuencias funestas y un largo etcétera de plagas dignas del iracundo dios del Antiguo Testamento. Uno, en su ingenuidad, cuando los oye piensa: ya está, le van a tumbar la propuesta al gobierno. Pues no señor, resulta que todas esas diatribas, tienen por objeto explicar la abstención, no el voto en contra. Con el agravante, de saber que con esa abstención, el gobierno verá aprobada su propuesta, item más (seguimos en pedante), sabiendo que con el voto en contra se rechazaría esa propuesta tan catastrófica.

Capítulo aparte me merece el señor Gutiérrez, ex sindicalista de pro y actual diputado del grupo socialista, que amparándose precisamente en su pasado sindicalista, su conciencia y honor, le impiden votar a favor de la Reforma Laboral, pero parece ser que esa misma conciencia y ese mismo honor, no le dan para votar en contra. ¡Alabado sea Dios en el monte Sinaí!

Queda pues contestada la pregunta del título. Complicidad y cobardía, ambas dos, que diría aquel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: