Morritos Pajín y el alcalde de Fachadolid


 

– Al alcalde de Fachadolid le ponen los morritos de la Pajín.

– Y al obispo de Mondoñedo le ponen las cejas del Zapatero.

– ¿Cómo dice?

– Estamos haciendo rimas chuscas ¿no?

– No don Pepino. Le estaba dando pie para que me explique lo de su correligionario.

– Me parece a mí, que ni corre, ni es legionario.

– No me eche balones fuera. Aunque entiendo que no es fácil de explicar un comentario tan sexista y grosero.

– Y no hizo broma con el apellido, que también y tan bien se presta.

– Qué machista y qué poco ingenio demuestra.

– Que tire la primera piedra la mujer que en los ochenta no soñaba con los morritos de González. Y nadie se rasgaba las vestiduras. Es más, eran signos de libertad sexual. A ver si sólo van a ser libres sexualmente las mujeres.

– Sí, y el Duque cuando no era duque, las traía a todas con las bragas en la mano. Pero no iban pregonando sus fantasías sexuales por las televisiones.

– Sería porque sólo había una y era muy ñoña. Entonces ¿el pecado está en hacer públicos los pensamientos privados?

– No, el desvarío, que lo de pecado es en otra ventanilla, es juzgar a una mujer por su aspecto físico y además de forma tan soez.

– Y con tan mal gusto, añado yo. Para esos menesteres, a mí me pone mucho más la Soraya.

– Está visto que dios los cría y ellos se juntan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: