Un poco de humor ajeno


En los extremos del hado,
no hay hombre tan desdichado,
que no tenga un envidioso,

ni hombre tan venturoso
que no tenga un envidiado. (Calderón de la Barca)

 

Ese lugar, bella Luisa,
vale un mundo, vale dos,
y si lo anima tu risa,
vale cuanto se divisa,
entre los hombres y Dios. (Narciso de Foxá)

 

No es posible que el mañana
sepulcro más noble vea.
Aquí yace un gran político:
detente, viajero, y mea. (Lord Byron)

 

Mi esposa aquí yace.

Dejadla yacer.

Ahora descansa

y yo también. (John Dryden)

 

En aqueste enterramiento
Humilde, pobre y mezquino,
Yace envuelto en oro fino
Un hombre rico avariento.

Murió con cien mil dolores
Sin poderlo remediar,
Tan sólo por no gastar
Ni aun gasta malos humores. (Francisco de Quevedo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: