De cuando Doña Mamerta y don Régulo se pusieron a filosofar


– Buenos días don Régulo.

– Buenos los tengamos doña Mamerta.

– ¿Puedo hacerle una pregunta?

– Y dos también. ¡Faltaría más!

– ¿Usted cree que las cosas ocurren por algo, o fruto de la casualidad?

– ¡Caramba doña Mamerta! Sí que empieza usted fuerte el día. Espere que me pegue el lingotazo de cazalla y me lo piense.

– Deme un chupito a mí, que con el bandujo caliente se afina el oído.

– Pues mire usted. Yo creo que las cosas ocurren, sobretodo las malas, porque somos unos hijos de mala madre a jornada completa y con cero por ciento de paro.

– No le digo yo que no, pero ¿y las buenas?

– Las buenas ocurren porque cometemos errores y queriendo hacer una faena, nos sale una bondad. Pero enseguida nos aprestamos a corregir el error. De ahí el refrán español: no hay mal que por bien no venga, que todo el mundo interpreta al revés.

– No confía usted mucho en el ser humano, a lo que se ve.

– En el ser humano confío a ciegas, es un ente abstracto y poco daño puede hacer. En quien no confío ni “mijita” es en fulanito y menganito, con nombres y apellidos.

– Muchos palos se ha debido usted llevar.

– No crea, los justos para no morir de aburrimiento. Me llevé los míos allá por el medioevo y ahora ya sé saltar o agacharme cuando los veo venir. Aun así, cuando vienen a media altura me pillan siempre.

– Pruebe a saltar para atrás, a lo mejor funciona.

– ¡Buena idea! ¿Otra cazalla para celebrarlo?

– Pues sí señor, que una sola se aburre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: