Rol de cornudos (Camilo José Cela)


Normalmente salgo a la caza de libros sin un objetivo concreto, quiero decir, sin buscar un título o un autor determinado. Aunque hay autores que siempre son piezas codiciadas, Cela, Delibes, González Ruano, Vargas Llosa, García Márquez, Umbral, Juan Eslava Galán o su heterónimo Nicholas Wilcox, Dumas padre y alguno más. Cada vez me cuesta más trabajo encontrar algo de estos autores, pues casi se podría decir que tengo sus obras completas. No obstante, en el caso de Cela, y dada su prolijidad, aun tengo títulos por conseguir y uno de ellos, que llevaba resistiéndose varios años, lo conseguí el pasado martes. Me refiero a: Rol de cornudos, de Editorial Noguer S.A., 1976 en tapa dura.

Se trata de una relación de las variantes de cornudos que según Cela existen y que con su habitual humor, socarrón y genial, enumera a modo de diccionario. Para muestra un botón:

“cornudo buen vividor. Es el cornudo optimista de Fourier. Lo entiendo mejor como el que todo lo ve, o finge verlo, de color de rosa, pero siempre a cambio de algo. Dícese que una mujer casada con un humilde empleado, le pegaba los tarros para ayudarle a sacar adelante a la familia. Trataba muy bien al marido y procuraba servirle de comer manjares tan selectos como inadecuados a su posición – caviar iraní, paté de Estrasburgo, faisán trufado, etc.-, todo ello regado copiosamente con los mejores vinos. Un día, extrañada de que el marido no encontrase raro tanto lujo y derroche, pensó:

– Voy a darle un escarmiento, para que al menos sepa quien trae el dinero a casa; cuando llegue a comer, le pondré delante lo que le corresponde con arreglo a su sueldo.

Cuando el marido llegó derrochando simpatía, como siempre, dijo a la esposa:

– Petrita, ¿qué le vas a dar de comer hoy a tu maridito?

La esposa le sacó una pescadilla frita y medio tomate y el marido, hecho un basilisco, pegó un puñetazo en la mesa y rugió:

– ¡Petra! ¿Tú crees que esto es comida para un cornudo?

Es especie ciclóstoma y análoga a la lamprea, de la que habla Quevedo en los versos que paso a copiar:

Dícenme, don Gerónimo, que dices

que me pones los cuernos con Ginesa;

yo digo que me pones casa y mesa,

y en la mesa capones y perdices.”

Hasta aquí el ejemplo; que viene a demostrar, según mi leal saber y entender, que la capacidad de síntesis de la sabiduría popular es sorprendente, pues con muy pocas palabras, viene a decir lo mismo. A saber:

Los cuernos, son como los dientes; duelen al salir, pero ayudan a comer.

Y tratándose de adornos en la cabeza, nunca es demasiado prudente cruzar los dedos y apostillar: lagarto, lagarto. Pues otra máxima sobre el tema, dice que el cornudo es el último que se entera.

2 responses to this post.

  1. Tenía ese libro y cuando se lo comenté a un alumno no podía creer que un Premio Nobel había escrito sobre el tema, no encuentro el ejemplar en mi biblioteca, seguramente lo he prestado y no recuerdo a quién. Felicito por recobrar este texto. Angelina.

    Responder

    • Bienvenida Angelina. Gracias por tu visita y por molestarte en dejar un comentario. Dejando de lado alguna novela por encargo (vease La catira, La cruz de San Andrés, etc.) Y alguna boutade propia del genio que era, don Camilo es para mí uno de los mejores escritores de todos los tiempos, digno Premio Nobel.
      Un saludo.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: