Las cosas de mi mujer


Mi mujer*, que es muy graciosa, se la pasa tomándome el pelo con bromitas sobre mis artes amatorias.

Una de sus bromas preferidas tiene que ver con el tamaño. Que si qué “cosita” mas mona tengo; que si el día que repartieron las pichurrinas, yo llegué el último; que si todo el mundo tiene un pene y yo tengo una pena. En fin, que si coge a otro con la autoestima un poco más baja que la mía, lo hunde en la miseria. Menos mal que a mí me consta que estoy bien servido, que no todo el mundo puede presumir de mis once centímetros en presenten armas. Ya, ya sé que ustedes están acostumbrados a ver en las pelis esas guarras de por la noche, cacharros de más de veinte centímetros. Puro “fotosó”, que lo sepan. Eso no existe, está retocado. Y además, como yo le suelo decir: el tamaño no importa. A lo que ella, con tono burlón responde: Eso dicen todos los cucachicas. Es que tiene salidas para todo esta “jodía”.

Otro tema de mofa e incluso befa, es mi aguante. Me dice: Cariño**, tú no eres eyaculador precoz, tú eres eyaculador instantáneo. Como si yo no aguantara lo suficiente. Ha habido veces, tomen nota, que he estado en el asunto hasta más de tres minutos, ahí, dale que te pego. Incluidos los preliminares, es verdad, pero son más de tres minutos, a ver cuantos pueden decir lo mismo. No, no vuelvan con el tema de las pelis guarras, porque eso es un copia y pega, copia y pega, hasta el aburrimiento. Te repiten la misma secuencia ciento cincuenta veces, que yo me he fijado. ¿A quién pretenden engañar? Ojo, no es que a mí me gusten esas películas, pero como la gente te cuenta, uno tiene que averiguar de primera mano.

Otro objeto de sus burlas es mi supuesta monotonía***. Dice que sabe cuando le voy a pedir guerra por dos motivos principales: porque antes me paso media hora en el baño, y salgo apestando a colonia y desodorante y porque es sábado. Así, como diciendo. Primero: no es cierto que sólo me pase tanto tiempo en el baño cuando quiero sexo; y segundo: tampoco es cierto que sólo quiera sexo los sábados. Es verdad que me gusta acicalarme un poquito antes de empezar el asunto, pero eso no es malo, digo yo. Y que alguna vez coincida en sábado, puede ser, pero no es por eso. Lo que si es cierto es que para no andar con prisas, me gusta hacerlo cuando al día siguiente no tengo que trabajar, para estar más relajado y poderme dedicar en cuerpo y alma al tema. Lo que pasa es que sólo libro los domingos y a lo mejor, por eso es los de los sábados, pero no porque sea monótono, ni mucho menos. El año pasado, sin ir más lejos, lo hice un jueves. Me acuerdo porque estábamos de vacaciones en Madrid.

También se burla por lo de las posturas. Dice que a mí me sacan del misionero y el perrito y ya no sé que hacer. Aparte de que es mentira, lo que ocurre que no me voy a poner aquí a dar detalle, que me da mucha vergüenza y además podrían denunciarme por pornógrafo, lo que pasa es que la literatura erótica es muy dañina. Se pone a ver los libros esos indios y japoneses, “kamaputa” o algo así, y se cree de verdad que se pueden hacer esas cosas. ¡Mentira! Te lo digo ya, eso es mentira. Mentira y peligroso. La prueba está en que los ilustran con dibujos y pinturas, no con fotografías. Esas cosas no las hacen ni los contorsionistas profesionales.

Las cosas de mi mujer, que le gusta tomarme el pelo. Yo le digo: si no estás contenta, vete a buscar otra cosa, ya verás lo que hay por ahí, ya verás. Y ella me contesta muy seria: ¿Tú te crees que yo hablo sin conocimiento de causa?

¿Qué querrá decir?

 ______________________________________________________________________________________

 * Quiero aclarar, que aunque este relato esté contado en primera persona, no se trata de un relato autobiográfico. Es pura ficción literaria.

 ** Insisto. No es autobiográfico. Es ficción literaria.

 *** ¡Qué no es autobiográfico! ¡Coño, ya!

11 responses to this post.

  1. Posted by kamasutra on 1 abril, 2011 at 14:11

    Jajajaja… tendré que presentarte un día a Rocco Siffredi, un buen amigo mío. Aunque… pensándolo bien, igual consigue contigo lo que no ha conseguido tu mujer*, hundirte en la miseria.

    * No me dirijo a tu mujer, es ficción literaria.

    Responder

    • Vamos a ver, por lo que he podido ver en la wikipedia, el tío ese que nombras es de las pelis guarras del plus, y hemos quedado que es mentira. Y a mí no me hunde nadie en la miseria, yo sé bien lo que valgo, y mi mujer también, lo que pasa que le gusta la coña. Creo.

      Responder

  2. jkajajajajajajajja dios santo tanto tiempo que no me reia tanto¡¡¡
    esto de la ficcion literaria da para tantos malos entendidos¡¡ jajajaj
    aunque, pues si tu mujer sigue contigo…digo…si esa mujer sigue con su marido…por algo sera no? jajaja
    saludos¡¡ me alegraste un monton el dia¡¡

    Responder

    • Bienvenida a este blog, Paola. Me alegra que te hayas divertido un rato. Ese es uno de los milagros que me encanta que se produzcan cuando me visitan. Asíq eu tú ambién me has alegrado el día a mí.
      Saludos y me daré una vuelta despacito por tu musiblog.

      Responder

  3. Posted by Ana on 5 abril, 2011 at 12:37

    Mira chico, si es verdad eso que dicen de que todo va proporcionado… Con la altura que tienes, no me creo yo lo de la pichurrina… Ja, ja, ja.
    De todas maneras, a Ángela la veo yo muy contenta, así que … Averigua.
    Me he reído un montón.
    Besos

    Responder

    • ¡A ver, a ver! ¿Tengo que seguir aclarando que no es autobiográfico? Es pura ficción literaria.
      De todas formas, es curioso que sólo se hayan reido las mujeres. Me da que a los tíos este tipo de bromas no le hacen gracia. ¿Por qué será?

      Responder

  4. Posted by manuel on 10 marzo, 2012 at 17:34

    Me encanta el mini relato autobiográfico o no, que más bien creo que no, porque tiene mucho sentido del humor y está bastante bien escrito. Animo tío, sigue deleitándonos con esas “cositas” tuyas y darle las gracias a madmuasele brissón por acercármelo a traves del face

    Responder

  5. Ja ja, que bueno Miguel, incluidas las aclaraciones, realmente es una buena idea la de Jesús, fíjate por ejemplo lo que me había perdido yo sin conocer esta entrada.

    Anoche me inspiré con Jesús y comencé un post que precisamente lleva como título provisional “el tamaño si importa”, éste tuyo me ha servido para rematar y animarme a terminarlo.

    Un besazo

    Responder

    • Las aclaraciones son muy importantes. No sé por qué, la gente piensa que cuando escribes en primera persona es autobiográfico. Pero sólo para las cosas negativas. Si digo que anoche me ligué a Jenifer López, entonces dicen que soy un fantasma. Menos mal que Jenifer y yo somos discretos.
      Un beso de tu rendido admirador, que lo es, Juan.

      Responder

  6. jajajaja me lo he pasado genial, en serio.
    Bueno, como es ficción literaria, no te diré que seguro tu mujer piensa que en el fondo no lo haces tan mal. 😀
    Besazo

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: