El hombre de la pandereta


Pétalo a pétalo, memorizó la rosa.
Pensó tanto en la rosa,
la aspiró tantas veces en su ensueño,
que cuando vio una rosa,
verdadera
le dijo
desdeñoso,
volviéndole la espalda:
– mentirosa.

Ángel González

El hombre de la pandereta, nada que ver con Mr. Tambourine man, saltaba y brincaba mientras golpeaba, con expertos giros de muñeca, la pandereta contra las distintas partes de su cuerpo. Se notaba la maestría de los años. Aunque algunas piruetas resultaran, a ojos inexpertos, grotescas, poco armoniosas, todas tenían su porqué.

El hombre del traje azul, nada que ver con el hombre del traje gris, seguía con desdeñoso interés, valga la paradoja, las evoluciones del hombre de la pandereta, nada que ver con Mr. Tambourine man. En su porte y adustez se percibía la costumbre del mando.

Un tercero en discordia, nada que ver con el tercer hombre, mientras observaba las piruetas y giros del hombre de la pandereta, nada que ver con Mr. Tambourine man, notaba variaciones en el rostro del hombre del traje azul, nada que ver con el hombre del traje gris. Cada salto, golpe de muñeca o giro, producía en el hombre del traje azul, nada que ver con el hombre del traje gris, una mueca, un rictus diferente.

Sin embargo, ¡ah, sin embargo! nada que ver con Antonio Machado ¿Quién puede afirmar, sin temor a equivocarse que las cosas sucedían de ese modo? El tercero en discordia, nada que ver con el tercer hombre, puso ahora su atención primeramente en los cambios faciales del hombre del traje azul, nada que ver con el hombre del traje gris, luego, alternativamente miraba los brincos y cabriolas del hombre de la pandereta, nada que ver con Mr. Tambourine man, y le pareció, en esta ocasión, que las evoluciones iban marcadas por los gestos. Que el hombre de la pandereta, nada que ver con Mr. Tambourine man, era accionado como una marioneta por el hombre del traje azul, nada que ver con el hombre del traje gris.

Y todo un coro infantil, nada que ver con Antonio Machado, iba haciéndose la infantil pregunta: ¿Quién fue primero, la gallina o el huevo?

8 responses to this post.

  1. […] El hombre de la pandereta A Esteban. […]

    Responder

  2. Es curioso, quizá es que estoy espeso, pero no me enteré de nada :D, aun así me ha gustado, que es lo curioso, porque el que no me entere de algo es bastante común.

    Responder

    • Tampoco te creas que yo me enteré mucho cuando lo escribí. Seguramente Mr. Tambourine man me pasó algo caducado. Pero simplificando mucho, viene a querer averiguar, sin conseguirlo, si el marionetista maneja a la marioneta o el muñeco el que le habla al ventrilocuo. Nada que ver con quienes somos ni de donde venimos.
      Un abrazo, crack.

      Responder

      • Anda, pues ahora si, claro, pero no te preocupes, que no es culpa tuya, estoy muy espeso hoy, he cambiado los hábitos de sueño, estoy de noches y hasta ahora dormía a cachos, estoy intentando hacer tiempo hasta las 12, comer y dormir luego hasta volver al curro, eso claro, hace que ahora mismo me caiga de sueño 😀

        Y las entendederas se resienten.

        Responder

  3. Buenísimo, eres un crack en toda regla mi isleño favorito… un crack…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: