El llanto adivinado (diálogo)


–         Buenos días ¿Sergio? Soy Lola ¿me recuerdas?

–         ¡Por supuesto! ¿Qué hay, cómo estás?

–         Bien, bien. Gracias. Mira, me ha dado tu número Lina. Necesito hablar contigo.

–         No hay problema. Cuéntame.

–         No, no. Por teléfono no. Es mejor que nos veamos en persona.

–         Muy bien. Pásate por aquí, por mi despacho…

–         Preferiría otro sitio. Aunque se trata de pedirte una opinión profesional, creo que sería mejor vernos fuera de tu despacho.

–         ¿Tienes problemas legales?

–         Podría tenerlos. Pero ya te digo que no quiero adelantarte nada por teléfono. ¿Podríamos comer juntos?

–         ¿Hoy? Imposible. Tengo una comida de trabajo que no puedo evitar.

–         ¿Y para cenar?

–         Bueno. Podrías venir a casa y cenar con nosotros.

–         No. Es mejor que de momento quede entre tú y yo. Incluso con Lina. Aunque le he pedido a ella tu teléfono, no sabe nada del motivo y prefiero que siga siendo así. Dime tú cuando puedes, yo me adaptaré.

–         Bueno ¿qué te parece mañana? Podríamos comer en “El Yantar”. ¿Reservo mesa para las dos?

–         Mejor para las dos y media. Allí nos veremos. Gracias. Hasta mañana.

–         Hasta mañana.

2 responses to this post.

  1. […] El llanto adivinado (diálogo) […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: