Parábola de lo malo conocido


Érase una vez, en un tiempo muy remoto y en un  país muy lejano, que existía un castillo. En ese castillo, había un rey y toda una corte de súbditos.

El rey era caprichoso y déspota y manejaba a sus súbditos según su cambiante capricho. Como era el rey, tenía muy claro que no debía consideración a nadie y que todos estaban a su real servicio a cualquier hora del día o de la noche.

De ley es decir que las puertas del castillo estaban abiertas las veinticuatro horas del día y que cualquiera de los súbditos podía tomar las de Villadiego sin dar ningún tipo de explicación.

– Entonces, no le durarían mucho los súbditos en el castillo y tendría que estar siempre a la búsqueda de nuevo súbditos. – Pensará el lector avispado, que son todos y cada uno de los que este cuento leen.

Pero eso no era del todo así. Lo cierto es que el castillo, a pesar de todo, era confortable, y aunque ni guarecía del frío del invierno, ni refrescaba el calor del estío, si que, aunque de manera escasa, se reponían periódicamente las despensas y aun sobraban algunos maravedíes, pocos, cierto es, para poder disfrutar las pocas horas de asueto que el rey permitía.

– Esas malas condiciones de vida se podrían conseguir fácilmente en cualquier otro castillo de los alrededores. – Pensará de nuevo el perspicaz lector, que siguen siendo todos y cada uno de los que este cuento leen.

Pues pudiera ser. Pero resulta que el hombre, como animal domesticado, que no doméstico, ha ido perdiendo las capacidades para buscar el sustento día a día en la salvaje naturaleza, y se ha acostumbrado a que le pongan el plato en la mesa. Y aunque sueña con el sabor y el aroma de la presa cogida con esfuerzo y astucia en la selva de “lobuenoporconocer”,  lo cierto es que mastica con fruición digna de mejor causa, la sopa, boba o no, que mal guisada y peor sazonada, tiene segura en el castillo de “lomaloconocido”.

Y colorín colorado, este cuento es el cuento de nunca acabar.

2 responses to this post.

  1. Posted by la malquedá on 19 marzo, 2012 at 18:03

    Que razón tienes, que conformistas somos unos más que otros, porque aunque con excusas o sin ellas nos mantenemos.
    Bueno no, buenisiiiiiiiiiiiimo!!!!!!!!!!

    Responder

    • Nunca dejas un resquicio a la ficción literaria. Hay que leer menos entre líneas y dejarse llevar por lo aparente. Qué todo no va a ser psicología. ¿Aun se usa la “p” inicial?

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: