Ganas de jaleo


La sra. G caminaba pensando en sus cosas cuando de repente la sra. J  le salió al paso y con ademanes airados le gritó a la cara:

– ¿Quieres dejar ya de meterte en mi terreno?

A lo que, con cara de asombro, pero sin amilanarse lo más mínimo preguntó la sra. G:

– No tengo ni idea de que me hablas.

– No te hagas la lista conmigo que de sobra sabes a lo que me refiero. Llevas toda la vida intentando suplantarme. – Continuó la sra. J en el mismo tono altisonante y ofensivo.

– Mira chica, no tengo ningún interés en hacerme pasar por ti. Llevas una vida plana y monótona que no tiene ningún atractivo para mí. – Le contestó con tono displicente la sra. G.

– No te hagas la tonta porque ya lo eres. El sr. E y también el sr. I me dicen que siempre que sales con ellos te arreglas como yo, te vistes como yo, e incluso hablas como yo.

– ¡Anda ya! No niego que tenemos algo que nos asemeja, por algo somos hermanas, pero de ahí a pretender que yo quiero suplantarte va un abismo. El otro día, sin ir más lejos, estuve con el sr. A y precisamente se hacía lenguas de la diferencia que hay entre nosotras a pesar del parentesco. – Le respondió la sra. G.

– Eso, lo único que demuestra es que eres una fresca. No te importa cambiar tu personalidad con tal de tenerlos a tu alrededor bailándote el agua. – Se quejó la sra. J.

– No querida. Eso lo único que demuestra es que tú eres una pavisosa que sólo tienes un registro. Pregúntales al sr. O y al sr. U si también me encuentran igual a ti. Sólo al sr. E y al sr. I que son unos insulsos les gusta que me parezca a ti. Pero aun ellos, no siempre. Bien que se hacen acompañar en muchas ocasiones por el sr. U para disfrutar de mis diferencias. Si hasta la sra. L y la sra. R me dicen que eres una estirada que las ignoras. Con lo agradables que son y la buena compañía que hacen.

– ¡Ah no! Por ahí si que no paso. Son ellas las que nunca han querido saber nada de mí. Ellas sabrán por qué. Mira, te dejo porque esta conversación no nos va a llevar a ninguna parte y no me quiero poner a tu altura.

– Anda y que te jo…, bueno no, que a lo mejor te gusta y gozas, galana mía.

Y regresaron a ocupar cada una su lugar en el abecedario.

2 responses to this post.

  1. Asomé el cuello a tu blog bicheando un poco, y al final me quedé más tiempo del previsto. Ha sido un placer pasear entre tus líneas. Hay poca gente que escriba de un modo tan directo e impactante. Permite que te agradezca el buen rato que he pasado en este tu rincón.
    Y, evidentemente, no podía marcharme antes sin dejarte un cordial saludo.
    Y asegurándote que volveré.

    Responder

    • Gracias Jesús por tu comentario. Me sirve de estímulo para seguir indagando en esto de la escritura. Un saludo y aquí seguiremos mientras la ilusión no decaiga.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: