Fenómeno paranormal


 

Antes que nada, quiero aclarar que esta entrada no es ficción. Es absolutamente real. Me ocurrió a mí, no me lo han contado y los que me conocen saben que no soy nada propenso a creer en estas cosas, más allá de reconocer que hay cosas que se escapan a nuestra capacidad de comprensión y hasta ahí. Todas las demás zarandajas pueden estar muy bien para contar una bonita historia y poco más. Bueno al lío, que empiezo con los circunloquios y se me duerme el personal.

El pasado viernes, me entregaron en mi domicilio un paquete de la compañía telefónica Orange de naranja. Se trataba de un modem para el ordenador, ya que salí corriendo de Inmovistar, antes Timofónica,  y me vine a Orange de naranja, más que nada para darle la oportunidad a otra compañía de tomarme el pelo, no veo porque los de Inmovistar van a tener la exclusiva.

Como quiera que llevaba tres días sin poderme conectar en casa, pues la portabilidad fue más rápida que Correos si podéis, abrí el paquete como si fuera seis de enero, es decir, rompiendo todo con desesperación, y empecé con la instalación. Conecté todos los cables que me decían que conectara, encendí el “parato” e introduje el CD de instalación en la ranura que mi PC tiene a tal efecto (¡toma frase bonita y bien elaborada!). Fui pasando pantallas eligiendo las opciones que el programa me proponía hasta que llegó la que siempre aparece, aquella para la que no te propone ninguna opción sino que tienes que dársela tú a palo seco:

NOMBRE DE USUARIO:

CONTRASEÑA:

(El nombre de usuario y la contraseña los encontrará en la carta adjunta que le hemos enviado adjunta al modem)

¿Adivinan? No hay carta adjunta adjuntada al modem. Revolví la caja, la bolsa en que venía, que ya había tirado a la basura, miré por el suelo de toda la casa y por supuesto de la carta adjunta, nada de nada, ni de la adjunta ni de la titular (atención, ha sido un chiste). Fíjense si estaba desesperado, que no se me ocurrió otra cosa que llamar al servicio de Atención al cliente de Orange de naranja.

– Ha contactado usted con el servicio de Atención al cliente de Orange de naranja. Si quiere que no le resolvamos nada de su factura, pulse 1; si quiere que nos riamos juntos de su contrato de permanencia pulse 2; si quiere una pizza familiar pulse 3; …

… Si quiere que le tome el pelo el servicio técnico pulse 3568,12.

Ese era el mío. Marqué el 3658,12 y una voz dulce, con acento de allende los mares me dijo:

– Me llamo Luz Divina ¿En qué puedo ayudarle?

– Pues mire señorita. Me llamo Miguel y resulta que estoy instalando mi nuevo modem de Orange de naranja, que me acabo de venir con Orange de naranja sólo por el puro placer de hablar con usted, y  mire por donde que me pide unos datos que deben venir en una carta adjunta, cuya carta que no veo por ningún  lado, pero que seguro que se me ha perdido a mí, porque soy un patoso, que ustedes es imposible que digan que mandan una carta adjunta y no la adjunten y claro…

– Disculpe don Miguel, dígame el número del teléfono fijo para el que va destinado el modem.

– El número es: 5555 45 45 45 (siempre he querido hacer como en las películas americanas y dar un número con montón de cincos).

– Tome nota don Miguel, su nombre de usuario es: Nosepuedesermastorpeporfavor y la contraseña: raíz cuadrada de pi multiplicado por el cuadrado de la hipotenusa elevado al cielo.

Como soy de números, enseguida calculé, introduje la contraseña, pulsé siguiente en la pantalla, ¡Et voilá! ¡Helo ahí! en el idioma de Cervantes.

INSTALACIÓN FINALIZADA CON ÉXITO

Abrí el explorador y ahí estaba, navegando por la red a velocidad de vértigo, bueno a menos de tres megas, pero a mí me pareció supersónico.

Les juro que la Luz Divina de mis amores me resolvió el problema en 20 nanosegundos. Embargado por la emoción, le agradecí su eficacia y por primera vez en mi vida, me esperé a que me hicieran la encuesta de satisfacción. Le pegué cuatro dieces como cuatro soles y dos besos en la boca, estos imaginarios pero no menos sinceros, y estuve flotando por la casa alrededor de dos horas.

Prometo por mi honor, que todo lo que he contado es cierto. Si hay que dejar constancia mediante acta notarial, se deja. He llamado a un número de Atención al cliente de una compañía telefónica y no sólo conseguí hablar más o menos rápido con una operadora, sino que encima, me resolvió el problema en escasos segundos.

Se ha abierto una brecha en mi proverbial escepticismo.

30 responses to this post.

  1. Claaaaro, y yo ahora esto si que me lo tengo que creer ¿verdad? anda ya! De nuevo quieres engañarme, o eso o…¿no habrás tomado algún alucinógeno?
    Si no es así Luz Divina se merece un altar en tu casa y una velita todas las noches.

    Como siempre, un gustazo leerte, de nuevo me lo he pasado pipa incluidos los paréntesis.

    Besos JUAN

    Responder

    • Créeme. Se merece un altar, una vela y que el día 27 de julio de cada año se celebre Santa Luz Divina con procesión, festejos taurinos y misa solemne.
      Besos mil de este tu humilde servidor, que lo es, Juan.

      Responder

  2. ¿¿¿¿Y no compraste lotería????? Pues has perdido la oportunidad de tu vida.:)
    Saludos

    Responder

    • Yo es que ya te digo, no soy muy de creer. Aunque esto me ha ocurrido, una golondrina no hace verano. Así que seguiré jugando la lotería por el método intelectual. Es decir, razonando el número que elijo.
      Saludos compañera.

      Responder

  3. Nos alegramos y regocijamos con usted, don Miguel, porque la Virgen no se aparece todos los días.
    Por cierto… ¿no se llamaba usted Juan?

    Responder

    • Lo de la aparición de la virgen ya es más complicado, por lo que sé, sólo se aparace a los tontos y a los pastores, y yo, pastor no soy.
      Saludos de tu amigo Juan (Si no puedes con ellos, únete).

      Responder

  4. Macho, te has superado, esta entrada es de lo más original (y tiene mérito tratándose de un tema tan trillado) y divertida que he leído jamás, acojonante sin más, llena de guiños, es de las de leer con atención para no perderte detalle alguno, solo veo un fallo, el teléfono, los americanos empiezan por tres cincos 😀

    Sencillamente un texto impagable, muchas felicidades.

    Responder

    • Has conseguido sonrojarme. Con lo tímido que soy yo para estas cosas y vas tú y me piropeas de esa manera. Me has dejado flotando más que la Luz Divina de mis amores. En cuanto a lo del teléfono, he de confesar que lo hice adrede, para no hacer un entrada perfecta y provocar la malsana envidia de otros blogueros.
      Gracias compañero. Te debo otra cervecita fresca.

      Responder

  5. Estoy aquí por culpa de Dessjuest que se la recomendó a otro compañero bloguero y, como yo soy una cotilla, no he podido resistirme a husmear… y me ha encantado jaja! Buenísima. No lo podías haber contado mejor 🙂
    Donde hay luz, hay esperanza jaja.

    Responder

  6. Llego aquí de la mano de quien acaba de hacerte unos cuantos cumplidos, y de darte un tironcillo de orejas por un quítame allá un par de cincos, y me encuentro con un relato de lo más ‘salao’, en el que te empeñas en llevarle la contraria al resto de la Red: ¡pero si lo que está de moda es poner a las operadoras a bajar de un burro! Y tú, consiguiéndoles clientes a estos de la fruta que nadie sabe muy bien cómo pronunciar. ¡Ya te vale! 😉

    Viste la Luz Divina, pero no nos adjuntas el número de tu ‘camello’

    Responder

    • Gente de poca fe. Santo Tomás cuando un compañero le dijo: mira, un burro volando. Se asomó y miró. El compañero no paraba de reir acusándolo de crédulo. Santo Tomás le dijo: Para mí es más fácil de creer que un burro vuele a que un amigo me engañe.
      Creedme, yo nunca os engañaría. Tampoco os doy el teléfono de mi “Mr. Tambourine man” particular porque maneja poco género y se me encarece si aumento la demanda.
      Querido Dessjuest (por imperativo legal) voy a tener que pagarte varias rondas.

      Responder

      • ¡Un momento, un momento! Hay que pactar el reparto de comisiones ese 😉

        Responder

      • En realidad la mejor recompensa que tengo es que la gente lea las cosas buenas que se hacen, sin más, una mariscada tampoco hace daño.

        Responder

        • Vamos a ver querido Dessjuest (por imperativo legal), estamos en crisis, hay que hacer recortes, pero como en Entre el Olvido y la Memoria estamos que lo rompemos, te invito a sexo y marisco. TÍRATE AL MAR DESDE UN RISCO, amos anda.

          Responder

  7. Bueno, tengo fe, soy creyente, así que te creeré. Espero que la Luz Divina aparezca siempre y a ver si se me aparece a mí… ains…
    Me ha encantado cómo lo cuentas, eso sí. Muy bueno…

    Responder

    • Bienaventurados los que creen…
      Bienvenida a esta tu casa, entra y sale cuando te apetezca y si te provoca dejar un comentario, miel sobre hojuelas.

      Responder

  8. Posted by El resplandor on 2 agosto, 2012 at 23:09

    Muy bueno, pero que sepas que esa fue la suerte del principiante,pronto empiezas,que pena que la Luz Divina esa te resolvió pense mientras leía que me iba a echar unas risas a tu costa, jajaja

    Responder

    • Llamarte bruja sería como llamar piscina al océano.
      Eres mala malísima. Estaba esperando que ne fuera mal con Orange de naranja, sólo porque a ti te fue mal. Mala gente que camina.
      Espero que aunque no haya sido a mi costa te hayas echado unas risas.
      Besos mil.

      Responder

  9. Posted by El chorch on 3 agosto, 2012 at 22:06

    Muchas gracias Miguel, por el viaje imaginario por tu casa, tu caja, tus cables y tu luz divina….un placer como siempre…

    Responder

  10. Posted by Marilin C. on 20 agosto, 2012 at 18:45

    ¡¡¡Anda ya, Miguel!!! (Como ves, ya me permito llamarte Miguel, y soy una recién llegada, qué confianzas) Esto es lo más paranormal que he oído en mi vida… Seguro que es una leyenda como la niña de la curva… O eso, o eres la persona más afortunada de España.

    Responder

  11. […] de Mil Humores, fue el encargado de darme la alternativa y luego Dess, Er niño prescindible, me la confirmó poco después. Y ya todo fue cuesta abajo. O mejor dicho: ahí ya me vine arriba. Y ya todo fue, […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: