El genio


 

Caminaba despreocupado y sin rumbo. ¿Qué cómo lo sé? Muy fácil. Iba dando puntapiés a las latas que encontraba a su paso y además iba y venía una y otra vez por las mismas calles.

– Oiga jefe, a eso se le llama deambular.

– En primer lugar: yo sólo mando en mi casa cuando no está mi mujer, mis hijos, el perro que no tengo, mi nieto y además, no me han dejado ninguna nota con las instrucciones. Y en segundo lugar: ¿Acaso es usted un diccionario que ha incorporado el Windows Live Writer este?

– No, no. Si yo lo decía por precisar.

– Pues vaya usted a precisar a la concha de su madre.

– Mi madre no se llama Concha.

– Yo tampoco soy argentino, pero a veces ejerzo.

Bueno, pues que el hombre iba dando patadas a las latas que encontraba a su paso. Y esa fue su perdición.

– Disculpe. ¿Iba dando patadas o puntapiés? Es que no es exactamente lo mismo, y en aras de la precisión debería usted elegir una de las dos opciones.

– Pues mire, para ser preciso: béseme usted el anillo (diminutivo de ano).

– ¡Por Dios, como se pone por una pequeña puntualización!

Al golpear con la punta del pié (a ver si evito una nueva intervención del gaznápiro este)…

– Disculpe de nuevo, pero si me ha querido llamar entrometido, pesado, o cualquier otro adjetivo de esa jaez, se ha equivocado usted. Gaznápiro significa: Palurdo, simplón, torpe, que se queda embobado con cualquier cosa. Y no es mi caso.

– Pues mire no. Le he querido llamar gaznápiro y ababol y sansirolés y tontolculo y parapoco y …

– Pare, pare. Cuando quiera escribir una relación de cosas, debe hacerlo separando cada elemento con una coma y sólo el penúltimo y el último los enlaza con la conjunción copulativa “y”, o en su caso, si procede, “e”.

– ¡Pues eso coño! ¡Váyase usted a copular con la “y” o con la “e”, pero que le den!

Pues nada, que les iba a contar yo una historia de un tío que le daba una patada, perdón un puntapié a una lata y salía un genio y le ofrecía tres deseos. Pero el cabronazo este me ha puesto de un mal genio que ya no me sale.

– Utilizar la palabra genio en dos frases consecutivas, resulta cacofónico. Le sugiero que en la segunda utilice un sinónimo: “… me ha puesto de una mala leche que ya no me sale”.

– Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis… mil trescientos diecinueve, mil trescientos veinte, mil trescientos veintiuno…

Otra vez será y procuraré que el hideputa este no esté mirando.

– Hideputa es un término que aunque lo recoja el D.R.A.E., ya éste (yo seguiré poniendo la tilde) advierte que está en desuso. Si lo ha utilizado como eufemismo se ha vuelto a equivocar, pues resulta igual de malsonante. Podría utilizar: hijo de mala madre, hijo de su madre o cualquiera de los muchos eufemismos que existen a tal fin.

– Si le dijera todo lo que se me viene a la boca me cerraban el blog y me metían en la cárcel.

14 responses to this post.

  1. Qué ganas de joder el tipejo ese, y tú con la linda historia que nos ibas a contar, que no me lo cruce yo, que no me lo cruce yo…

    Responder

    • Si es que hay gente que si no se entromete en todo y te dice lo que es correcto y lo que no lo es, no vive feliz. En fin, otro día que el tipejo este no esté mirando, terminaré de contar la historia.
      Un besazo.

      Responder

  2. Nos hemos quedado con las ganas de saber si hay una segunda parte, en la que el tío de las patadas a la lata llega a pedir los tres deseos. Suceda lo que suceda, ya hemos hecho unas risas con el de la concha de su madre.
    Un abrazo.

    Responder

  3. Pues espérate que invite a su primo el de “autocompletar”. conozco uno que formateó el ordenador porque no sabía como desactivarlo de Word. Verídico.
    Besazo y genial.

    Responder

  4. Posted by inmagina on 15 agosto, 2012 at 16:27

    Luego está el tan conocido “Joputa! que no sé si ha sido admitido o no, pero me la suda, porque yo soy más del “hijo de la gran puta!!!!!!” con mucho signo admirativo.Aquí o nos ponemos o no, para andar a medias no vale la pena. Eso sí un “serás hijoputa” dicho con todo el cariño es indispensable entre amigos que se quieran y aprecien, así que ya sabes…

    Responder

    • Te aseguro que yo, en mi desenvolvimiento diario soy de los de: ¡Hijo de la grandísima puta! pero aquí por escrito me sale el jazmín de la solapa e intento suavizar, cada cual con sus cadacualadas.
      Mo doy por hijoputeado. Gracias mil y un beso de tu Juan.

      Responder

  5. Yo es que no soy de usar tacos ni palabras malsonantes, como mucho “jopelines” y “recórcholis”.

    Entiendo a ese genio corrector, hace falta mucha cara para ir por la calle, ofrecernos una entrada de un genio y deseos, y pasarse todo por el forro de los cojones.

    Ahora, eso sí, en bajito, no deja de ser algo meritorio el texto este.

    Pero en bajito.

    Responder

    • Querido Dessjuest: ¡Chissst! Cuidado. Que no nos oiga nadie. Gracias por el elogioso comentario. ¡Chissst! Discreción amigo, discreción. Que tenemos una reputación que manener.
      Un abrazo crack.

      Responder

  6. […] patadas a las latas y se le aparecía un genio? ¿No? Bueno, pues entonces, antes de seguir, lean AQUÍ. Y no se olviden dejar un comentario diciendo lo maravillosamente bien que […]

    Responder

  7. Miguel, me lo ha pasado genial, qué grande eres.!!!! Un fuerte abrazo apretado, la obediente,

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: