San Ramón Nonato


 

Siempre pensé, simple de mí, que san Ramón Nonato no llegó a existir. Digo, nada, un tío que en el útero materno se puso a hacer milagros y la iglesia dijo: ¡Tate! “Habemus santus”. ¡Pues no! Este buen señor anduvo (que bello es el español, mucho más bonito anduvo que andó ¿a qué sí?) por el mundo en la primera mitad de siglo XIII. Parece ser que lo de Nonato se debió a que no fue parido, sino extraído mediante cesárea. En ese caso, digo yo que debería ser san Ramón Noparido, porque nacer es: salir del vientre materno. No importa la forma. Claro que suena raro, es verdad. Queda más glamuroso eso del Nonato.

Otra curiosidad de este buen señor, es que lo hicieron patrón de los partos, embarazadas, matronas, niños y de los acusados en falso. Dejemos este último para el final y centrémonos en los anteriores.

No consigue que su madre le dé a luz normalmente, es decir, con su dilatación, dolores, ensanchamiento vaginal, etc. Es más, su madre murió antes de darlo a luz. Y van y lo hacen patrón de los partos. Veamos. Parir es: Dicho de una hembra de cualquier especie vivípara: Expeler en tiempo oportuno el feto que tenía concebido. Seguimos. Expeler es: expulsar. No extraer. Ergo, no parece tener mucho sentido este patronazgo y por extensión el de matronas, embarazadas y niños. Si hubiera conseguido que tras un  parto difícil, en el que a punto estuvieran de morir madre e hijo, al final, por su intervención, se salvaran, no me opondría yo. Pero eso de salir de rositas a través de una abertura en el vientre, sonriente y ufano y con la madre de cuerpo presente, no parece muy milagroso. Ni siquiera para el siglo XIII.

En cuanto a lo de patrón de las personas falsamente acusadas me lo tendrán que explicar. Puede ser que como era de la orden de los Mercedarios, que se dedicaban a rescatar cautivos cristianos de la morisma, pues digo yo que pueden ir por ahí los tiros. Por aquello de que sufrían cautiverio sin causa justificada. Vale, es una opinión mía, pero con algún viso de veracidad.

Por cierto, menudo pelma tenía que ser el tío predicando. Resulta que se bajó al moro a comprar cristianos en lugar de grifa, que todo el mundo sabe que es mejor negocio y en aquella época las aduanas eran más laxas. Bueno, pues cuando se le acabaron los maravedíes, se quedó él de rehén para salvar a otro cristiano. Buena gente si que era, eso no se lo vamos a quitar. A lo que iba: estando de rehén, se dedicó a predicar y cómo no sería de pesado, que le perforaron los labios con hierros candentes para que se callara de una vez e incluso le colocaron un candado en la boca. ¡Coño, qué idea! Me la apunto, alguna utilidad ya le sacaré.

Oración especial para embarazadas:

Oh San Ramón Nonato prodigioso. A Vos vengo movida de la grande benignidad con que tratáis a vuestros devotos. Aceptad, Santo mío, estas oraciones que de muy buena gana te ofrezco, en memoria de tus oraciones tan meritorias, que alcanzaron de Dios el que os haya constituido especial patrón de las embarazadas. Aquí está, Santo mío, una de ellas que se pone humilde debajo de vuestra protección y amparo, suplicándoos que así como se conservó siempre invicta vuestra paciencia en todos aquellos ocho meses en que fuiste tan singularmente martirizado con el candado y otras penas que pasasteis dentro de la tenebrosa mazmorra y en el mes noveno salisteis libre de todas aquellas prisiones, así Santo y abogado mío, os pido humildemente me alcancéis de mi Dios y Señor el que la criatura que está encerrada en mis entrañas se conserve en vida y salud por espacio de los ocho meses, en el noveno salga libre a la luz de este mundo, haciendo Vos, Santo mío, que así como el día que salió vuestra alma de vuestro cuerpo fue un día Domingo, que es día de gozo y regocijo, así el día de mi parto sea de todo contento y gozo, con todas aquellas circunstancias que Vos sabéis que más convienen a mayor gloria de Dios y vuestra y salvación de mi alma y la de mi hijo. Amén.

Murió el 31 de agosto de 1240, de camino a Roma para ser nombrado cardenal. Y es en esa fecha cuando se celebra su festividad.

Y como todos los santos tienen octava, pues aquí estoy yo y siguiendo el ejemplo de mi limeña preferida: Marga, homenajeando al santo del día. Del día 31, claro está.

23 responses to this post.

  1. La utilidad al candado en la boca ya se la has encontrado, no hace falta que disimules aunque haya muchas mujeres entre nosotros.
    Un abrazo.

    Responder

  2. jajajaja… pero haberlo nombrado patrón, caray, con razón la Hermosísima que suscribe no pudo parir parto natural, rezarle a todos los santos, claro, con ese antepasado seguro el muy hueviflais pensaba que así cortando la panza se nace mejor… y una con la panza cortada… ains, creo que nos ponemos de malas al hablar de santos tú y yo eh…

    Responder

    • Es que el negociado este de la santidad es muy raro. Tengo por aquí publicado hace mucho tiempo una entrada a San Cucufato que también tiene lo suyo.
      Lo de “hueviflais” aunque lo intuyo, me lo explicas si no te importa.
      Un besazo Hermosísima.

      Responder

      • Posted by margamv on 3 septiembre, 2012 at 2:37

        hueviflais viene del latín huevos… que en otros sitios se llaman cojones, aquí le diríamos cojudo, pero soy fina y educada y no le digo así a un santo, tú me entiendes… que es gilipollas el bendito, y al decirlo no peco porque gilipollas en Perú no es nada… ¿entiendes?

        Responder

  3. Pues la verdad es que es de mal gusto, si la Iglesia católica hubiera cuidado las formas otro gallo le cantaría.
    Hacer patrón de los partos a alguien con un parto no natural, y encima en el que la madre muere en el intento…en fin, que no parece que anime a rezarle para obtener el favor divino.
    Estos santos por cierto, que vidas más chungas y jodidas llevaron, todos torturados ¿es condición indispensable para la santidad?

    Responder

    • Me temo, que si no es obligatorio, sí que te llena la cartilla de puntos. Por eso y a pesar de mi natural bondadoso he renunciado, y por escrito para que no queden dudas, a la santidad.
      Un beso de tu rendido admirador, que lo es, Juan.

      Responder

    • Y digo yo, cuando ha tenido la Iglesia católica buen gusto? Ni en papas (me remito al actual) ni parece ser que en santos 🙂

      Responder

    • Posted by margamv on 3 septiembre, 2012 at 2:39

      condición indispensable para la santidad es tener buenos abogados y ser amigo del abogado del diablo… en resumen, con un poco de dinerito Vaticano y gerenciarles el banco y limpiarlos de los problemas “sucios” consigues santos rápidamente… al menos eso me consta…. yo por eso me he nombrado virgen y mártir desde ya… y ya…

      Responder

      • Bueno, bueno, no es tan fácil eh! que primero revisarán toda tu vida cual vulgares periodistas de prensa rosa, y no sé yo si vas a pasar la criba, que tienes tus trapitos sucios por ahí, y si no, les saco yo algunos de tus comentarios y verás

        Responder

  4. Siento comunicar a todos los presentes que yo lo de los santos lo llevo fatal, pero es porque me traumaron las monjas. Si, si. Tuve una monja que se tiró tres años enteros hablándonos de Santa María Goretti y venga con la santa. Que se había inmolado para no ser violada y proteger su virtud y venga y dale. ¡Vale! ya nos hemos enterado , madre. Que si nos vienen a violar y no queremos ser santas que ya sabemos lo que tenemos que hacer.
    Y al cabo de muuuuuuuchos años me encuentro con la noticia de que la iglesia quería revisar el tema de la santidad de dicha santa porque había ciertas noticias que apuntaban a que la “Virgen” era una prostituta del pueblo y que su muerte podría deberse a un crimen pasional más que a otra cosa. Y claro eso me marcó. Y ya lo de los santos nunca fue como antes.
    Besazo

    Responder

    • Debería estar prohíbido revisar la vida de los santos. Santa María Goretti fue virgen y mártir. Digan lo que digan los revisionistas. ¿Dónde estará la Inquisición? En estos casos debería instituirse de nuevo, con sus Autos de fe, sus Sambenitos y esas hermosas hogueras donde ardían brujas y herejes dejando un alegre olorcillo a carne churruscada. ¡Ay! Se me hace la boca agua. ¡Viva Torquemada!
      Un beso y repito: yo, la veo muy bien.

      Responder

  5. Este retorcido gusto por el morbo es lo que hace que a los niños les dé miedo entrar en las iglesias, y encontrarse Cristos sangrantes por el costado, santos medio desnudos y asaeteados, personal crucificado, etcétera. Todo además lúgubre y silencioso… Las pobres criaturas se inician después en el colegio con uno de esos curas (fui a los Agustinos) que encuentran un extraño placer en detenerse en aquellos pasajes del relato especialmente insanos, y acaban escribiendo cuentos como los que se ven en este y otros blogs cercanos…

    Es decir, deliciosamente retorcidos 😎 Un abrazo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: