Vacaciones en San Borondón


Como suelo hacer desde que estamos en crisis (en mi caso desde 1957), el día antes de iniciar mis vacaciones me paso a ver a mi agente de viajes. Sí, ya sé que en Internet se encuentran verdaderos chollos, pero yo soy del plan antiguo. Me voy a ver a Alicia y ella me selecciona lo mejor y más barato para mis gustos. Hasta ahora me ha ido muy bien así.

– ¡Hola Alicia! Pues nada, que mañana empiezo las vacaciones y quiero saber que ropa debemos meter en las maletas, si de invierno, de verano o entretiempo.

– Pues mira, como siempre, has tenido suerte. Me acaban de cancelar un paquete, para dos personas, de siete días en San Borondón. Empieza mañana mismo. No tienes que pagar nada, porque la cancelación fue sin derecho a devolución y puedo ponerlo a tu nombre y ya está. No te preocupes por la ropa. Echa lo que más te guste y no cargues mucho las maletas. No lo necesitarás.

– ¡Ea! Pues muchas gracias y ya te contaré a la vuelta.

Y ya estoy de vuelta y tengo que contarlo. Todo fue perfecto pero…

Hotel lujoPara empezar: el hotel. Un hotel de cinco estrellas, majestuoso, como del siglo XIX, con un gran hall y unas escaleras espectaculares y un comedor de ensueño.

Nos pasamos los siete días disfrutando de las instalaciones del hotel. Grandes piscinas. Un circuito Spa impresionante. Un gran gimnasio. Una biblioteca con las mejores obras de la literatura universal en su idioma original. Aquí debo reconocer que algo extraño sí que me sucedió. En los siete días que estuve en el hotel, leí: Les trois mousquetaires; Buddenbrooks: Verfal einer Familie; Osudy dobrého vojáka Švejka za světové války; The Posthumous Papers of the Pickwick Club; Benim Adım Kırmızı; زقاق المدق Zuqāq al-Midaqq;   紅樓夢, Hóng lóu mèng y La familia de Pascual Duarte. Club PickwickLo curioso, es que yo entiendo el español y no muy bien. En el resto de idiomas no paso de alguna palabra anecdótica. Pues los leí todos y los entendí perfectamente. Aun estoy por determinar si el prodigio está en que los pudiera leer en su idioma original o en que llegara a entenderlos, independientemente del idioma. También contaba el hotel con un fenomenal Casino, en el que eché muchas horas de juego y en el que curiosamente, todas las noches, más bien madrugadas, salía con el mismo dinero que había entrado. Eso a pesar de que me jugué grandes cantidades de manera pródiga. Para cada ocasión, la pequeña maleta que habíamos traído, guardaba en su interior la vestimenta adecuada: de baño; de deporte; de paseo; de estar por casa; de etiqueta. Nunca faltó una prenda o un complemento adecuado a la ocasión. En definitiva: mi sueño de vacaciones, que nunca podemos cumplir por que a mi mujer todo lo parece caro y excesivo.

La versión de mi mujer, en cambio, es totalmente distinta. Para empezar, dice que era un Hotel Rural, con mucho encanto, ubicado en la zona más pintoresca de la isla, con artesonados de piedra y madera, muebles rústicos, con grandes herrajes negros. Hotel ruralNo deja de darme las gracias por haberme pasado las vacaciones sin coger un libro. Debido a ello, dice, tuvimos tiempo y ocasión de caminar las calles de la isla; hablar con los lugareños; enterarnos de sus costumbres; ver su artesanía; degustar su gastronomía. En definitiva: su cultura real, no la turística. Aunque reconoce que hubo algo raro. No tomó nota de ninguna receta, pero las recuerda todas con absoluta precisión. Incluidos los pequeños trucos y secretos que cada cual le fue dando para los distintos platos y sus variantes. ropa-viejaResumiendo: las vacaciones soñadas por ella y que nunca podemos disfrutar debido a mi pertinaz misantropía y egoísmo.

Tendría muchas más cosas que contar sobre estas vacaciones. Quizás no sea una de las de menor importancia el hecho de que estas maravillosas vacaciones que hemos disfrutado mi mujer y yo, comienzan el próximo día 24.

34 responses to this post.

  1. Realismo mágico mi isleño… propio de tierras calientes. Me gusta muchísimo.

    Responder

  2. San Borondón y Santa Alicia. Da gusto esta gente que utiliza los chollos para agradecer la fidelidad a sus clientes, en vez de para tratar de captar nuevos. Y encima después de haberlo disfrutado te quedan las vacaciones íntegras.
    Un abrazo.

    Responder

  3. Ja ja, siempre jugando a la confusión y sorprendiendo, eres único Miguel. Me quedo con las vacaciones de tu mujer por eso, hazle caso para el 24.
    Besitos

    Responder

    • Te aseguro que unas buenas vacaciones en un Hotel de lujo y disfrutando de todo lo que éste te ofrece, debe ser la leche. Tampoco hay que despreciar el lujo si viene de gañote. Pero claro: la pela es la pela. 😉
      Un beso de tu rendido admirador, que lo es, Juan.

      Responder

  4. Todo un derroche de imaginación. Por cierto, magnífica elección con “Los papeles póstumos del Club Pickwick”, lo mejor de Dickens.

    Responder

    • No es imaginación, es deseo. Te aseguro que el resto de los mencionados no le desmerecen, Pero sí, estoy de acuerdo contigo en que es una magnífica elección. Lo de que sea lo mejor de Dickens, no lo tengo tan claro.
      Un abrazo.

      Responder

  5. Unas vacaciones de ensueño en “La Inaccesible”. ¡Qué suerte! Y encima acostándose cada noche con una ‘top-model’… Claro q

    Responder

  6. Y después de tus “vacaciones”… despertaste.
    Y después de las “vacaciones” de tu mujer….te dormiste.
    Por lo demás que lo pases muy bien en las reales. Nos lo cuente a la vuelta, please.

    Besos

    Responder

    • Te aseguro que las que cuento aquí son reales, al menos todo lo reales que la imaginación me permite, que no es poco. En cuanto a las que empiezan el próximo lunes, tendrán que ser de nuevo con la imaginación. Eso sí, la sobredosis de lectura está asegurada, para desgracia de mi Santa. Pero es que la salida está complciada, hay que llevar al nieto y recogerlo del cole y cuidarlo, así que no podemos ir muy lejos.
      Un beso.

      Responder

  7. Te copio la idea para mis próximas vacatas… claro que, igual al ir sola, se me fastidia el invento 😉

    Un abrazo y a pasarlo requetebien en las que llegan!

    Responder

  8. Espero que se produzca un buen mix de las dos vacaciones y que las del 24 salgan redondas… Sorprendente final pero para bien : te vas ¡ya! de vacaciones. ; – )
    Un saludo,
    NB : La capacidad de leer en otro idioma sin conocerlo : me la pido!

    Responder

    • Una de las ventajas de iniciativas como estas, es que conocemos nuevos blogs en los que pasar un rato de distracción. A veces para unas risas, a veces para pensar en cosas más serias, pero siempre para disfrutar de una lectura.
      Gracias por pasarte por aquí y por tus buenos deseos para mis vacaciones. El no conocer otros idiomas es una de mis muchas deficiencias, pero gracias a San Borondón, le puese remedio. 😉
      Un abrazo.

      Responder

  9. Yo la verdad es que con lo de la gastronomía me ha ganado tu santa, aunque lo del casino también tiene su tirón, lo suyo sería hacer un menú degustación mientras nos jugamos los millones a la ruleta, si perdemos con decir que todo era una broma ya vale, o te inventas otro final sorprendente 😀

    Abrazos caballero.

    Responder

  10. Hola! Pues yo que quieres que te diga? que diria que no a unas supermegavacaciones de lujo a todo tren, to pagao ? Pues lo lamento, pero diria que si hasta con las orejas. Por lo menos para decir que las he conocido!
    De cualquier forma….las mejores vacaciones son las que van a venir,porque aun dan resquicios a las esperanzas e ilusiones.
    Pasalo genial!
    Y un placer conocerte

    Responder

    • Gracias. También para mí ha sido un placer conocerte. Y sí, claro que diríamos que sí a unas supermegavaciones si encima son de gañote. Pero queda muy chachi decir que preferimos unas vacaciones a pie de calle, conociendo a la gente y todas esas cosas.
      Lo bueno, supongo, es saber disfrutar con unas y con otras, porque todo tiene su encanto.
      Un saludo y seguiremos leyéndonos.

      Responder

  11. Un relato con encanto, compañero. Alguien ha hablado por ahí arriba de realismo mágico, y es lo que me ha parecido. Aunque a veces, incluso rozara ese otro “realismo” más personal e intransferible propio de Julio Cortázar.
    Gusta leer cosas nuevas. O al menos, maneras diferentes de enfocar las cosas ya conocidas. Eso es lo que le presta ese sello tan inconfundible a lo que escribes.
    Un abrazo y que disfrutes de tus vacaciones. No debes de traernos regalos, no te preocupes: una nueva entrada nos basta.

    Responder

    • Con algunos de vuestros comentarios, incluídos los tuyos, amigo Jesús, vais a conseguir que me tiemble el pulso a la hora de escribir. Compararme con los magníficos escritores del realismo mágico, o incluso encontrar a Cortázar por estas páginas, sin que sea falsa modestia, me parece excesivo. Pero bueno ¡qué coño! me encanta leerlo. “Pa” qué te digo que no, si sí.
      Un abrazo amigo.

      Responder

  12. Para mi tiene mucho romanticismo poder reconocer los deseos del otro e intentar fundirlos en un deseo comun, sea lujo o casa rural, en definitiva, la magia de compartir las vacaciones, o el camino de la vida, con la persona elegida(que suenen los violines…amanecí asi…disculpa mi emotividad…)

    Responder

    • No está mal amanecer así. Aquí he llevado al extremo dos tipos de vacaciones, para destacar la magia de San Borondón. Lo cierto es que los pobres tiramos más a la segunda opción, aunque sin hotel rural, que también son salaítos. Pero lo cierto que las vacaciones casi siempre hay que negociarlas. Cuando los niños son pequeños, hay que adpatarse a ellos, cuando son grandes, pretenden que te adaptes a ellos y cuando ya no quieren compartir vacaciones contigo es cuando empiezas a pelear con la Santa. Así que al final, recurrir a San Borondón.
      Un saludo, querido chorch.

      Responder

  13. Pues a mi me gustaría una mezcla de las dos versiones, casita rual con comida casera, pero poder leer un rato o relajarme en un spa.
    Algo me dice que San Borondón podría satisfacer mis deseos, puede que me pase por allí esta noche…
    Un saludo.

    Responder

    • Sí amigo, San Borondón cubre todas las necesidades sí te acercas a ella (es una isla) con la mente abierta, lo cual es fácil para un escritor (y seguro lector) como tú.
      Un saludo.

      Responder

  14. Las vacaciones en San Borondón
    donde tu hotel desapareció
    y la casita rural emergió,
    Las vacaciones en San Borondón,
    deben ser de lo mejor.
    Un abrazo y pasadlo bien en vuestras próximas vacaciones.

    Responder

    • Lo bueno de San Borondón es que nada desaparece, todo sucede a la vez. Incluso el hotel de Norman Bates tiene cortinas transparentes 😉 y los cepillos son de plastilina.
      Un abrazo y se hará lo que se pueda.

      Responder

  15. Leñe que envidia San Borodón. Ya estás dándome el teléfono de Alicia, que mi agente de viajes lo mas exótico que me pilla es al “poblao” de al lado que tienen agua corriente. Y a tu señora mujer ni caso que son muy exigente y si no es un hotel de doce estrellas no están a gusto.
    Un saludo

    Responder

  16. Me apuntaba yo a esa bibloteca y al memorizar recetas como tu mujer.
    Aunque sea muy tarde ¡¡¡Felices vacaciones!!! que seguro que lo han sido, porque hay personas que siempre lo pasan bien. 😀
    Besazo

    Responder

    • Pu sí que han estado bien las vacaciones, pero en casita. Me dejé ir tanto que ni Alicia me pudo conseguir nada de última hora. Otra vez será.
      Vaya panzá de leer que te has pegado. Se agradece la fidelidad.
      Te mereces un collar de besos.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: