El Cola Cao, sin azúcar, ¡Faltaría más!


El drama literario es siempre el mismo: es mucho más  difícil  describir

que opinar. Infinitamente más. En vista de lo cual todo el mundo opina.

El cuaderno gris, Josep Pla, Destino, 1981

Empezaré por reconocer que los tertulianos tenemos mala fama últimamente. Los medios de comunicación, con tal de ahorrar, nos contratan a unos pocos para cubrir todos sus programas y nos toca hablar de lo humano y lo divino como si fuéramos auténticos expertos en cada materia. De ahí lo de la mala fama, que decíamos antes. Y además, tenemos la manía de opinar pontificando y a gritos. Entre nosotros: cuanto más pontificamos y más gritos damos, menos seguros estamos de nuestra posición. Pero esto que no salga de aquí.

Ahora bien. Dicho todo lo antedicho, debo añadir, y por tanto añado, que en materia de Cola Cao, no es  que sea un experto, es que tengo tres tesis doctorales hechas al respecto. Por lo tanto, se han dirigido a la persona adecuada. ¿Qué digo adecuada? Se han dirigido a la persona idónea.

Puesto que la duda consiste en si el Cola Cao (que a nadie se lo ocurra escribirlo en minúsculas y como una sola palabra) debe tomarse con o sin azúcar; la respuesta es rápida, concisa y contundente. SIN AZÚCAR. Repito por si alguien no estaba atento. El Cola Cao debe tomarse SIN AZÚCAR.

Aquí, mi autoridad en la materia me permitiría cerrar el artículo sin más explicaciones. Díjolo Blas, punto redondo. Pero subyace en mí un afán pedagógico y didáctico al cual no puedo, aunque quiera, que no quiero, sustraerme. Por lo tanto, voy a tratar de explicar de forma clara, para que incluso ustedes lo puedan entender, el por qué de mi afirmación.

Para ello, basta con conocer el significado del acrónimo, pues de un acrónimo se trata, Cola Cao:

C: Caliente. Si quieren tomar algo frío, acudan a los batidos y demás tonterías. El Cola Cao, caliente como quinceañero con granos.

O: Oscuro. Es decir, bien cargado. Nada de manchar la leche tímidamente. Cucharadas suficientes de Cola Cao para que la leche adquiera un delicioso tono de chocolate cuasi negro.

L: Líquido. A pesar de lo dicho anteriormente, no debe quedar espeso, sino líquido, por lo tanto hay que saber medir para que no se convierta en un mejunje pastoso. Para eso ya están las churrerías con sus chocolates espesos como mente de gobernante.

A: Amargo. Aquí está la madre del cordero. A  de  A M A R G O. ¿Ha quedado claro? Pues eso.

 : El espacio en blanco es para que reflexionen sobre lo aprendido hasta ahora. ¿Ya? Pues pasemos a la segunda parte del acrónimo, que yo la llamo de reafirmación.

C: Caliente, insisto.

A: Amargo, reitero.

O: Oscuro, muy oscuro.

De todo lo anteriormente expuesto, queda claro que se insiste en: caliente, oscuro y amargo. Con lo único que no se es tan férreo es con lo de: líquido. Por lo que podemos determinar, que si se nos va la mano y queda un poco espeso, no nos excomulgarán, pero las otras tres condiciones son innegociables.

Podría añadir múltiples razones médicas, filosóficas, éticas e incluso patéticas y peripatéticas, para avalar mi posición al respecto, pero aparte de que dudo mucho de que pudieran entenderlas, sólo añadirían redundancia y no es la redundancia una cualidad que adorne mi verbo.

He dicho.

                                                                                                                             Dr. Nero L’Afrique

El doctor Nero L’Afrique es doctor en Alimentación infantil por la Universidad de La Sorbona, en Nutrición Tropical por la Universidad de Adiss Abeba y en Preparación de brebajes por la Universidad de Piura.

79 responses to this post.

  1. Joder, preparación de brebajes en mi alma mater y creo que debe estar relacionado al afán aquel de mi tierra de mezclar cerveza con tequila, o con pisco y de no tomar cosas calientes que para calientes bastamos los piuranos, digo, basta el calor de Piura…
    Me he liado.
    Decía a tu rival que no me gusta el Cola Cao, pero si empezamos con un negro caliente y amargo.. ains… prefiero un negro caliente y dulce, perdona la traición, pero a mí que me traten con amorcito…
    ¿de qué va el post?

    Responder

    • Si todo lo vamos a llevar al mismo sitio (sexo), tampoco está mal una morocha caliente y aMarga procedente de Piura, por muy traidora que sea. En el blog de Bypils no te pronunciaste y aquí me traicionas. ¡Mujer al fin!

      Responder

    • ¿¿¿¿¿¿Dónde dan el negro caliente y amargo????
      Es que no me ha quedado claro, por favor necesito una respuesta yaaaaa.
      Lo siento siempre fui de Nesquik, que le vamos a hacer no soy perfecta.
      Por favor no se olviden de lo del negro.:P
      Besazo

      Responder

      • Ves que esas cosas distraen… No entiendo por que se enoja luego Miguel. Son raros ¿no?
        Yo también espero al negro.

        Responder

      • A ver. Pónganse en cola. ¿Se trata de un metro de encaje negro o de que un negro les encaje un metro? Coño, me parezco al Dess, pero es que me estais sacando de mis casillas. Esto lo firma Nero. Nero es negro. L,Afrique es del África. Soy negro (vamos moreno, morocho). Soy africano (vamos, vivo en un archipiélago que está más cerca de África que de España). A vuestra disposición, señoras.

        Responder

  2. Miguel,
    Ostras…Tramposa es un nuevo adjetivo para mí .Nunca me habían acusado de eso ( ni siquiera en el Trivial)…De todas formas, yo no he tenido que recurrir a un erudito investigador africano ( y hacer un copiar y pegar de sus teorías) sino que me he recorrido la calles de mi barrio, con un termo de leche, un bote de cola-Cao, un paquete de azúcar y una mesa y sillas plegables para poder hacer el experimento.que cada uno juzgue que es lo más auténtico.;-)
    No obstante, me sigo proclamando defensora del Free Cola-Cao, pero más que nada para hacerte un favor y que no te sientas tan hundido ante la derrota.
    Un brindis con dos tazones de Cola-Cao, el tuyo amargo y el mío , dulce!!
    Ah! Y un piquito para Dragon ( que me ha dicho un pajarito que le gusta con azúcar)

    Responder

    • Veamos. Nero L’Afrique es mi verdadero nombre. Miguel Merino es seudónimo que utilizo para el blog. Así que como verás, he recurrido a mí mismo, en mi misma mismidad. Ahora bien, al Dragon lo voy a sacar en pública subasta, porque además de mujeriego, me ha salido traidor, ¡mira que reconocer que le gusta con azúcar!
      Brindo a tu buena y bienhumorada salud.

      Responder

  3. jejeje, Y lo tomo sin azúcar……aunque se la pongo por dentro. Débil que es uno

    Responder

  4. A mí evidentemente los argumentos me la repamplinflan, yo únicamente entro a ponerme en contra, es más, ni lo he leído pero……..rebobino, mientras escribía esto ha entrado un comentario en el blog de Hermosísima donde Nero L’Afrique alias Miguel se posiciona a mi favor…Sí, sí, el Cola Cao sin azucar de toda la vida, donde va a parar…
    P.D. Te lo he dicho en otras ocasiones, pero te lo repito, pierdes a una chica leal, que soy yo, por esa otra, ya sabemos de quien hablamos, que no hace más que traicionarte ¿te va la marcha? pues luego no me vengas llorando

    Responder

  5. Dí que sí, siempre sin azúcar. Está mucho mas rico. Besos
    Ana

    Responder

  6. Ni idea, no tienes ni idea, amos a ver, mira los ingredientes del colacao (todo junto 😀 )

    ¿Qué pone?, azucar…

    La decisión no es tomarlo con azúcar o sin ella, o sin él, que es “el azucar”, es tomarlo con mucho o poco, y mejor que sobre que no que falte, ay por dios, es que defendeis cada cosa….

    Ah, que muchas gracias por participar en el evento, un abrazo enorme.

    Responder

    • Chico que no se te note tanto entusiasmo ya se que quieres quedar bien conmigo pero disimula un poco… Ains

      Responder

    • A ver. Aquí hay que pronunciarse. Y más cuando se es cofundador del evento. No vale tirar la piedra y esconder la mano.
      Yo por escribir, mato. Así que nada que agradecerme, al contrario, gracias a ti por invitarme. Coño, parecemos tertulianos ñoños. Sin haberlo deseado me ha salido un pareado.
      Un abrazo, crack.

      Responder

  7. Qué bueno, Miguel. No hablo sólo del Cola Cao (¿lo he escrito bien?) que sí, por supuesto, yo me lo tomo sin azúcar, sino cómo lo has defendido. ¡Genial la idea del acrónimo!

    Responder

    • Gracias Jorge. Es que los que entendemos de esto, sabemos que al Cola Cao (lo escribiste perfecto) no hace falta añadirle azúcar. Los (las) que defienden otra cosa no son más que indocumentadas que hacen dos preguntas por la calle y creen que han hecho un estudio digno de ser publicado. En fin ¿qué se le va a hacer?
      Un abrazo.

      Responder

  8. Colaqué? 😛

    Responder

  9. Jajajajajaja Indudablemente me has convencido!!! Tus argumentos son aplastantes! solo discrepo en lo de caliente claro que con el calor que hace aqui abajo me lo perdonaras, verdad?
    Un beso satanico!

    Responder

  10. Totalmente de acuerdo, no podías haber argumentado mejor, más claro, Nesquik!!!
    Un saludo.

    Responder

  11. Ni con azúcar, ni sin azúcar. Ni Cola Cao, ni Nesquik. Yo siempre he tomado café, incluso de niño. Poca cantidad a esas edades, pero café. Entonces todavía no se había inventado eso de que a los niños les perjudican las cosas.
    Un abrazo.

    Responder

    • Hay que mojarse Chema. Aunque no lo bebas, puedes decir como se debe beber, si mis argumentos te han convencido o no. Vamos que no te puedes escapar con un: yo soy de café.
      Un abrazo.

      Responder

  12. La verdad es que, puestos a tomarlo, también lo prefiero sin azúcar. Por tus argumentos y porque con azúcar resulta empalagoso.
    Otro abrazo.

    Responder

    • Está visto que no estoy acostumbrado a tantos comentarios. Creí que te había contestado y veo que no. Mis disculpas amigo.
      Gracias por tu voto, veo que sabes apreciar los buenos argumentos y además sabes beber los placeres en su justa medida.
      Un abrazo.

      Responder

  13. Jajajaja…. Cuanto me he divertido leyendo todas estas tertulias…
    Aunque ya había comentado por ahí que prefiero lo dulce… Con todos estos argumentos, confieso que estoy en duda… Jejejeje.

    Pero de que son buenos ambos puntos, lo son.

    Excelente!!!

    Abrazos 😉

    Responder

  14. Muy bueno, yo, aunque me gusta mucho el azucar en todas sus variaedades lo perfiero sin pero solo para evitar seguir creciendo a lo ancho, que estoy llegando a Navidad muy repuestita. Besitos.

    Responder

    • Te advierto que tu argumento es el menor, pero a mí me vale. El caso es que elijas mi opción. Ya lo dice el refrán: Hágase el milagro y hágalo el diablo.
      Un beso.

      Responder

  15. Eso es!! Si es calentito Cola Cao SIN AZÚCAR. Yo te voto! *guiño guiño*
    No hace falta que me lo devuelvas. O sí. La vida es bella.

    Responder

    • Si es que donde haya una buena argumentación, no hace falta incentivos.
      Pasaré por tu blog a releer, por si acaso en una primera lectura se me hayan quedado argumentos sin entender.

      Responder

  16. Tan inteligente salió el doctor… Ok, sin azúcar…. No se aun que rayos exactamente es…. pero lo acepto… sin azúcar.

    Responder

    • Por supuesto, han sido mis argumentos y no mi votación en tu blog lo que te ha llevado a esta conclusión. 😉
      Un saludo.

      Responder

      • Si supieras que leí tu comentario después de dejarte esa nota en tu blog…. Así que no te preocupes no asumí ningún tipo de chantaje…
        PD… Estoy interesada en leer tus tres tesis doctorales al respecto. 🙂
        Agnyez!

        Responder

        • Están agotadas las ediciones y los manuscritos se me extraviaron, creo que los ordené por género en lugar de por orden alfabético y ahora no sé si los tengo en la b de bodrios, o en la o de obras maestras, o quizás en la t de tomar colacao si azúcar. En fin, si consigo recuperarlos te los haré llegar via mail. 😀

          Responder

          • Uhmmmm como que me quieren marear…. Creo que esas “obras maestras” no las veré en mi bandeja de entrada… Pero nada doctor, se les agradecen las intenciones al menos.

            Responder

            • Creame que soy el primero en lamentarlo y desde ya me pongo a buscarlas con desesperación. No desespere usted, quizás algún día haba su bandeja de entrada y encuentre mis tres tesis doctorales o una pizza con mucho queso y aceitunas negras. 😉

              Responder

  17. ¡ajá! colacao con azuquitar… 🙂 jeje
    Pues yo estoy en prácticas asi que me queda un largo recorrido para el doctorado; hace unos meses colgué el café en el armario del hasta siempre y me animé a despertarme con Cola Cao al que de manera intuitiva y antes de leer tu tesis, nunca se me ha ocurrido azucarar.
    Dicho lo cual y entusiasmada por coincidir en mi proceder con tan altos consejos redactados por un doctor en Cola Cao, me despido sin más trámite.
    Besos

    Responder

    • Al principio me asustaste. Me pareció que te apuntabas a la tesis contraria, pero veo que no. Eso me reconforta pues tenía una alta opinión sobre ti y, de esta forma, no me veo en la obligación de cambiar. Es que, a mis años, los cambios no son buenos.
      Besos agradecidos.

      Responder

  18. Oye, a ver, que yo con los de wordpress no me aclaro, necesitaría tu e-mail para comentarte unas cosillas de lo de Jesús.
    Te dejo el mío aquí: inma.67@hotmail.com

    Responder

  19. Ja ja perdón, que hoy voy por faena, y entonces me pongo seria.
    Buenos días……………..Besos
    Ya verás cuando la limeña vea ésto, le va a dar algo

    Responder

    • Las limeña ya me mandó a buscarme a otra.
      Después dice que lelva bien lo de la competencia contigo. ¡Mujeres!
      Un beso de Juan y un piquito de Dragon. Miguel anda liado con no sé qué de un libro.

      Responder

  20. Hola Miguel, soy tomae (de tostadas saladas) Me ha parecido bien tu argumentación o mejor dicho el planteamiento de la misma tan “acrónicamente” expuesta. Dicho lo dicho (y si me permites te auto cito con el dicho del dicho) Añado o discrepo lo del guión…pues viendo algunos pictogramas del propietario de la marca Cola separa de Cao por un “guión” con lo que Cola-Cao es Cola-Cao y no Cola Cao. En este sentido para recabar tu exposición, creo sinceramente que sería interesante añadir que quiere decir ese ” – ” que separa tanto a Cao de Cola ¿ más o menos azúcar ? O es simplemente una desambiguación, que por cierto, nunca he sabido lo que es.

    Saludos y gracias por tu elocuente exposición …

    Responder

    • Veamos amigo Tomae. Como buen tertuliano que soy, enmpezaré diciéndote que me alegra que hagas esa pregunta 😀 . El que el dueño de la marca, utilice un guión para separar las dos partes del acrónimo, no quiere decir que sea lo correcto. La propiedad de algo, puede darte legitimidad, pero no necesariamente la razón. Por lo tanto, estoy en condiciones de afirmar y afirmo, que lo correcto es separarlos por un espacio. Espacio, que como bien digo en mi artículo, sirve para que reflexionemos sobre la primera parte del acrónimo. Espero haber resuelto tu duda.
      En cuanto a la cita, aunque bien sé que ha sido un lapsus, te diré que sólo puedo auto citarme yo. Lo tuyo ha sido una cita en toda regla. ;-). Y muchas gracias por tus amables palabras sobre mi exposición.
      Bienvenido a esta tu casa y pasea por ella como mejor gustes.
      Saludos.

      Responder

      • … pero tú debes hablar de una legitimidad ortográfica, vamos como si fueras el mismísimo propietario de la RAE y extendieras los tentáculos de la ley gramatical a las fronteras de la fantasía comercial y los palabros … (sí si palabros lo has leído bien) Así que como consumidor con experiencia de la marca, sigo pensando en que Cola-Cao es un palabro ajeno a la rigidez de las reglas ortográficas o gramaticales; y como palabro registrado por el propietario si tiene a bien de separarlos con “-” es LIBRE de hacerlo.

        Ya me perdonarás Miguel pero, por ahí objeto a tú comentario en arras a la libertad de expresión, y si me apuras a la libre circulación de productos en el mercado y por ende a la libre utilización de los guiones sean medios (-) o bajos (_) . Puedes pensar que aunque la mayoría de los países donde impera el Libre mercado, sufren las consecuencias de las crisis… pero para crisis ¡ciclones! que aunque lleven tormentas financieras de esas, siempre son más “capeables” que cualquier Planificación Dictatorial de los sistemas económicos que ya están más que caducos.

        Un saludo Miguel.

        Atenta la mente (sí, tal cual lo escribo)

        tomae.

        Responder

        • Bien. Veo que eres uno de esos contertulios que trae la convicción de casa y no hay manera de hacerle cambiar. Además crees tener argumentos sólo porque sabes donde está la propiedad. De acuerdo, debatamos:
          No es la R.A.E. (esos apolillados hombres de los jueves. Las mujeres son testimoniales) quien le da autoridad a mi argumento del espacio entre Cola y Cao. No y mil veces no. La autoridad me la conceden mis tres tesis doctorales (sobretodo la piurana) y la lógica más elemental. Si un acrónimo lo separas de otro mediante guión, no lo estás separando, lo estás uniendo, ergo existo, digo estás paradojeando y paradojear, como no sea para joder, no queda bien en un debate y para joder no soy tu tipo, así que lo siento chico, pero no. Las tostadas siempre con salado y el Cola Cao sin guiones, salvo que los firme Rafael Azcona.
          Un saludo, Tomae. Y atente a la mente. Sí, tal cual lo escribo.

          Responder

          • ¿Lógica elemental? ¿doctorado piurano? ya me dirás amigo Miguel (porque la discrepancia no quita la amistad)…

            Uno. (iba a poner un guión pero no quiero “ofender”) ¿Qué quieres decir con eso de lógica elemental? Supongo que no querrás entrar al trapo ni con Aristóteles ni con Watson ¿no? Vamos Miguel, bien está que quieras defender el ColaCao con azúcar … pero no creo que el tema se tenga que llevar a esos niveles. Con todo mi respeto de contertulio, creo que no has caído en la cuenta más simple, pienso que quieres abordar el tema en su profundidad, pero sinceramente has de ir a la naturaleza del “problema” (por llamarlo de alguna forma) Y el asunto es tan simple como la substancia … y es que no se trata de si armonizan el polvo del cacao con los cristales de azúcar. La esencia está en la leche !!! Si a la leche la edulcoras con el azúcar …¿porqué lo has de dejar de hacer si le pones Cola- Cao, Nescafé o al mismísimo Nesquik? Es una simple cuestión de orden … yo siempre le puse azúcar a la leche, y la vida me ha ido bien, lo que venga después (por añadidura) no cambiará la esencia.

            Dos. Tus tres doctorados (sobre todo el piurano) Eso hace que te respete Miguel, no creo que nunca alcance tu nivel académico y …si te refieres al piurano como el que conceden en la Universidad de Piura de Perú …me parece estupendo, aunque no suelen impresionarme los títulos, las acreditaciones, ni las homologaciones como argumento de autoridad para según que temas y estoy convencido que a ti tampoco.

            Tres y último (por ahora) como hombre libre que fui creado espero seguir utilizando los guiones con libertad, es más me has hecho caer en mi cuenta que indique a mi mujer que si la voluntad del Creador es que yo abandone este mundo antes que ella; me procure un buen entierro, y en que mi lápida a parte del acostumbrado RIP y alguna pequeña jaculatoria en beneficio del eterno
            descanso de mi alma (*), se indiquen tanto los años de nacimiento como de defunción, separados por un guión … el medio (-)

            Asterisco: Me encantará saber que también te unirás en beneficio de mi alma en una pequeña oración.

            Responder

            • Lo cortés no quita lo valiente y por supuesto, me uniré en oración en beneficio de su alma, aunque espero que tarde muchos años en serle necesaria. Incluso se quiere, me comprometo a escribir un epitafio a su altura, que supongo alrededor de los ciento setenta y cinco centímetros, centímetro arriba, centímetro abajo. Dicho lo cual, veo que la cabra siempre va a tirar al monte y que verdes las han segado, por lo que renuncio desde ahora a que cualquier árbol, por bueno que sea, me cobije con su sombra, ya sea ésta buena o mala. En cuanto a mi tesis piurana, por supuesto que no puede ser si no de Piura, Perú y espero que no haya menosprecio por su parte, porque conozco a una acalorada piurana que le pondrá en tu sitio a la voz de ya.
              Por todo lo expuesto y considerando que quien nace barrigudo, no hay fajudo que lo faje. Me retiro a mis cuarteles de invierno y allá cada cual con sus cadacualadas. Llene usted su Cola Cao de azúcar y de guiones y tenga cuidado no se le atraviese alguno, en la glotis y tenga que elevar mi oración al altísimo antes de lo deseado.

              Responder

  21. Te felicito, porque has hecho una estupenda entrada, me ha encantado, y aunque yo nunca he tomado Colacao porque tomo Nescafé (disculpa que haga publicidad jajajaja pero es lo que tomo), yo a mi hija siempre le doy Colacao y SIN AZUCAR, por supuesto, porque bastante lleva en el Colacao que es muy dulce. Asi que mi voto para ti, por supuesto, y además, mi felicitación por tan estupenda entrada.

    Gracias por leer mi sencillo escrito que no he convencido a casi nadie jajaja y gracias por dejar tu huella, muy agradecida.

    Un beso.

    Responder

    • Gracias a ti por tu comentario. Lo cierto es que hecho de menos amorrar la boca al grifo, como hacía de chavalito y puesto que no me queda más remedio que beber agua embotellada, al menos reivindico la nostalgia.
      Lo bueno de estas iniciativas, es que nos da a conocer otras gentes y otros blogs y eso, a los que nos gusta leer y escribir nos enriquece.
      Paseate por aquí a tu gusto. Acabas de tomar posesión de tu casa.
      Un beso.

      Responder

  22. Buena argumentación, compañero. En verdad que me has dejado patidifuso, expectante y con la boca abierta: o sea, Colo cao.
    Espero que pase pronto esta semana (estamos de trabajo hasta el nervio óptico, con esto de las comidas de Navidad) para ponerme al día con todo lo que tú y los demás compañeros habéis escrito en mi “ausencia”.
    Un afectuoso abrazo, mientras tanto.

    Responder

    • Muchas gracias amigo. Estoy esperando con expectación la defensa de las tostadas dulces por parte de un sevillano. Eso debe tener mucho arte.
      Un abrazo.

      Responder

  23. Jajajaja me encanta Miguel, me encanta. Y yo, como diabética empedernida que soy me reafirmo contigo. Todo lo tomo con sacarina, todo y absolutamente todo. PERO el Cola Cao (en esos momentos de debilidad pordiosnecesitoalgochocolateado) nunca nunca nunca lo tomo endulzado…JAMAIS! y eso que por todos es sabido el pequeño placer que el dulce (por lo prohibido) nos proporciona!

    Un abrazo

    Auni

    Responder

    • Bienvenida Auni. Veo que estás en el secreto. Nunca azúcar al Cola Cao.
      Has tomado posesión de tu casa, así qeu deambula por ella a voluntad.
      Un abrazo.

      Responder

  24. […] Hace un año y pico, participamos como tertulianos contrapuestos en otro proyecto de “Tertulia Bloguera”, en el que yo defendía el poner el azúcar en el Cola Cao y, Miguel, justo lo contrario. https://merino1957.wordpress.com/2012/12/12/el-cola-cao-sin-azucar-faltaria-mas/ […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: