¡Feliz 2013! como siempre.


Ahora es cuando toca eso de: Año nuevo, vida nueva; que reine la paz en el mundo; que el 2013 sea mejor que el 2012 (fácil se lo hemos puesto, de momento tiene un día menos, algo es algo) y un largo etcétera de buenos, ingenuos y almibarados deseos y propósitos. Que sí, que están muy bien. No hacen daño a nadie y en el muro del facebook quedan del quince.

Hay que celebrar la fechas señaladas, claro que sí. Los hitos están ahí para que sepamos por donde nos movemos. Tan importante es el kilómetro 12,5 de un viaje como el kilómetro 100, pero como no podemos ir marcando el viaje metro a metro, por aburrimiento más que nada, pues no está de más hacerlo cada 10, 100 ó 1000 kms., dependiendo del trayecto. Vale, otros lo harán contando en millas, e incluso éstos, lo harán de distinta manera en tierra que en el mar. Lo importante es que de vez en cuando nos detengamos y tomemos conciencia de donde estamos y hacia donde nos dirigimos. Hablo de viajes, no de filosofía, ¿o es lo mismo? Allá cada cual con sus cadacualadas.

Así que, celebremos el cambio de año en el calendario, comamos lentejas, pongámonos el tanga rojo (yo me lo pondré, pero prometo no enseñarlo), brindemos con un anillo de oro dentro de la copa, marquemos cada campanada engullendo una uva y utilicemos toda la parafernalia al uso. No hace daño, es divertido y, ¿quién sabe?, a lo mejor funciona. Pero no nos olvidemos que sí que podemos hacer que el año nuevo sea mejor. Simplemente siendo mejores nosotros (y que cada cual interprete el adjetivo como mejor le cuadre). Lo que depende de otros no está a nuestro alcance, pero lo que depende de nosotros, sólo será culpa nuestra el que no se cumpla.

Lo dicho. ¡Feliz año nuevo!

24 responses to this post.

  1. Totalmente de acuerdo, Maestro, en todo menos en lo del tanga (yo suelo ponerme dos ligas rojas). Pero llevas razón. Llevemos adelante nuestras parafernalias, total, que es un día al año y de las pocas ocasiones que hay de descorchar una botella de champán. Y efectivamente: con solamente proponernos ser un poco mejores, la maquinaria se deslizaría quizás una mijilla mejor.
    De este año, me quedo con el placer de haberte conocido, a ti y a tantos compañeros como tú, con los que desde que llegué a este mundillo he compartido tantas lecturas y tanta complicidad.
    Un abrazo, para ti y para tu gente.
    Felicidades.

    Responder

    • Lo de Maestro, debe ser por la edad. Aquí en Canarias, a los hombres mayores que siempre se han dedicado a labores manuales, les llamamos Mastro, que es un apócope de Maestro. Así que lo acepto por mayor y porque nuestro conocimiento viene de nuestras labores manuales, de escritura, que luego todo se tergiversa. 😉
      Yo tabién tengo anotado en el haber de este año el que un buen día, un tal Jesús Tadeo Sila apareció por este blog y tuvo la amabilidad de dejar un comentario halagador. Siguiendo ese hilo saqué un ovillo de escritores locos, cada a cual con su locura peculiar, qué además de proporcionarme ratos de lectura y complicidad, me han aportado energías e ideas para seguir escribiendo.
      Un abrazo para ti y la gente que quieres y ya sabes: el próximo año en Sevilla.

      Responder

  2. Los humanos necesitamos medirlo todo: la altura de las montañas, los días que tarda la Tierra en dar una vuelta al Sol, cuánto nos mide a los hombres… Pero no, dejémoslo aquí. Algunas medidas caen en desuso: las arrobas, los quintales, el millón de pesetas… Otras no. Hoy tenemos el fin del año. Recordemos con cariño lo bueno pasado, pensemos en los errores cometidos para no volver a tropezar en ellos, y miremos al futuro con la experiencia de un anciano y la ilusión de un niño, si eso es posible.
    Un fuerte abrazo, Miguel.

    Responder

    • Amigo Jorge, espero que pases un fin de año espectácular con la gente que quieres y que el nuevo año, amén de mejores perspectivas, te deje la suficiente inspiración para seguir escribiendo también como lo haces.
      Un fuerte y apretado abrazo.

      Responder

  3. No sabes cuanta razón tienes. Bueno….si lo sabes, si no no lo hubieses escrito… 😀

    Suscribo, afirmo y me quedo yo también con la frase que siendo nosotros mejores seguramente todo sea mejor.
    Ummmm…. aunque…..cuidado que he sido buena este año y…. la situación no ha hecho más que empeorar….¿?

    Sea como sea, te deseo una buena noche y un buen año. Ahhh y la tira delgada del tanga es “pa`tras” eh?? :D:D

    Muchos besos!!

    Responder

    • Gracias por el consejo en cuanto al tanga. Lo valoro en todo cuanto vale 😛
      En cuanto a lo de que has sido buena, depende. Las mujeres, cuando sois malas, sois mejores, o eso decía Mae West y yo me lo creí a pies juntillas. 😉
      Muchísimos besos y mis mejores deseos en el nuevo año para ti y todos los tuyos.

      Responder

  4. Posted by Ana on 31 diciembre, 2012 at 11:47

    Amigo Miguel, que bien escribes y lo malo, es que tengo que darte la razón, con lo que me cuesta… Ja, ja, ja (acabemos el año riendo).
    Yo me pondré las bragas roja y la enseñaré, pero claro, solamente a Tomas, que te conozco y eres capar de venir a la península a verlas (no a verme.. .Ja, ja, ja riamos otro poco).
    En fin amigo, que es cierto, que lo principal para que todo funcione, es que funcionemos bien cada uno y aportemos nuestro granito de arena, para que el mundo vaya mejor.
    Feliz salida y entrada de año y que en el 2013 se cumplan todos tus deseos y el de tu familia.
    Un abrazo de Tomas y un beso de Vanessa y mío para ti y tu familia.

    Responder

    • Amiga Ana: qué bien me lees. 😀
      Qué todo vaya como tu desees en el nuevo año.
      Un fuerte abrazo para Tomás y para la princesa y para ti un beso fuerte y dulce como el cariño que de vosotros me llega.

      Responder

  5. Feliz año Miguel, yo espero tan poco, que con nada que mejore me parecerá espléndido, me conformo con no empeorar, fíjate, y mira, me pongo tontona en esta noche, sobre todo salud para todos, que sin ella todo lo demás no sirve de nada.
    Paso hasta de las braguitas rojas, que sólo me llega para unas de los chinos, y joder, las chinas deben ser raras de cuerpo, porque quedan siempre fatal puestas, y yo eso lo cuido mucho.
    Besos para todos, para Miguel, para mi fiel Juan y mi infiel Dragon, y el resto de la familia.

    Responder

    • ¡Gracias Inma! Se trata de pasarlo bien, que ya el día dos continuaremos con los mismos afanes y preocupaciones. Pero al menos, por un día, nos cargaremos de ilusión que nos ayude a sobrevivir el resto del año.
      Lo mejor para ti y los tuyos y que sigamos escribiendo y leyéndonos.

      Responder

  6. Yo me apunto a eso de la salud que dice la chica del territorio. Lo demás ya se irá arreglando, está claro que para unos mejor que para otros. Cuando tenga la tentación de ser malo, me acordaré de las sabias palabras del tito Miguel. Pues eso, que feliz 2013.
    Un fuerte abrazo, compañero.

    Responder

  7. Yo es que creo que 2013 acabará por hacer bueno a 2012, realmente nunca he estado tan pesimista en un año nuevo, pero en fin, que habrá que tirar para delante.

    Feliz año mozo-

    Responder

  8. Feliz 2013! Aunque me preocupa el hecho de que no hayas mencionado que no rueden cabezas en los meses que llegan… No estaras tramando una de las tuyas, verdad?
    Un abrazo cruje-huesitos y que el 2013 te traiga lo que mas rabia te de 🙂

    Responder

  9. ¡¡¡Dios que tarde llego a tu casa!!
    Precioso que razón tienes. Lo que tenemos que hacer es que lo que dependa de nosotros, intentar por todos los medios que sea mejor. Quizás, solo quizás logremos algo bueno en el futuro.
    Un besazo enooorme y un abrazo para tí y todos los tuyos. Y gracias por pertenecer a mi mundo bloguero. Es todo un honor.
    Besazo y perdón por la demora.

    Responder

    • Usted puede llegar a esta su casa a la hora que quiera. Sólo faltaba que a nuestra edad (la suya tierna y la mía avanzada 😀 ) nos pusieran horario.
      Es para mí un honor que sea para usted un honor que sea para mí un honor que sea para usted un honor… qué alguien me pare. 😛
      Qúe me encanta tenerte entre mis lecturas y mis lectoras.
      Un besazo y lo mejor para ti y todos lo tuyos.

      Responder

  10. Las cosas pasarán porque tienen que pasar, y tendrá mucho que ver nuestro estado de ánimo. Te deseo lo mejor en este año que comienza. Besos
    Ana

    Responder

    • No tengo claro por qué pasan las cosas que pasan. Probablemente el estado de ánimo influya en algunas. Otras serán consecuencia, buena o mala, de nuestro proceder. Y otras, nunca sabremos por qué han ocurrido.
      Yo también te deseo todo lo mejor, para este año y los venideros.
      Un beso.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: