Día de Reyes (reescritura)


Me levanto a las ocho de la mañana, como todos los días de Reyes desde que estoy separado, hace ahora siete años. Lo primero es ir a la cocina y preparar un café, si no, no soy persona, ni el día de Reyes ni ningún otro día.

Una vez tomada la dosis suficiente de cafeína para poder vislumbrar algo entre la niebla de mi resaca, abro la nevera. Ahí está el Roscón de Reyes que he debido comprar la noche anterior en cualquier pastelería. Corto una generosa porción y sin mucho cuidado me la zampo. No me preocupa encontrar el haba o el rey, me lo voy a comer enterito durante el día, así que seré coronado rey y ya he sido el paganini del roscón. Las ventajas de vivir solo.

Comido y bebido me acercó al sofá del salón y un año más compruebo que se ha producido el milagro. Junto a mis viejas zapatillas aparecen varios paquetes envueltos en papel de regalo. Abro el primero: un cartón de Winston; el segundo: la edición ilustrada de Edhasa de la Isla del Tesoro; el tercero: el juego de las recetas de cocina de la Nintendo DS; y el cuarto: una docenita del fraile de calzoncillos y otra pares de calcetines . Este último paquete es de mi ex, tiene llave de mi apartamento y todos los años me deja el paquete con los calzoncillos y los calcetines. Sabe de sobra que yo nunca me ocuparía de esas menudencias. Y para quien no lo sepa, la docenita del fraile consta de trece unidades. Mi ex mujer, que se lo leyó una vez a Cela y desde entonces le gusta utilizar esa unidad de medida. El cartón de Winston es otra tradición, en este caso de mi amigo Miguel, autor de este blog, por cierto, mi nombre es Juan, aunque poco importa. Dejamos de fumar al mismo tiempo y yo le aseguré que podía dejarlo cuando quisiera sin ningún problema, mientras que él, tendría que andar siempre con cuidado, pues si volvía a fumar aunque fuera de broma, volvería a engancharse. El muy cabrito (aunque le estoy quitando años), desde entonces, me regala todos los días de Reyes un cartón de tabaco, con la sana intención de que vuelva a caer en el vicio. Yo, me fumo el cartón durante el mes de enero y no vuelvo a fumarme ningún cigarro hasta el próximo año. Este ha sido el décimo cartón que me ha regalado. El libro y el juego de la Nintendo, los compraría yo junto con el roscón de Reyes en cualquier momento de la noche, es la manera que tengo de asegurarme alguna sorpresa. El día cinco por la noche, salgo a la calle y me pongo tibio de cubatas. Cuando la cosa está en su punto etílico mas importante, me compro un par de regalos que por supuesto al día siguiente no recuerdo haberlo hecho y se convierten en auténticas sorpresas del día de Reyes. Cada cual utiliza los recursos que tiene mas a mano.

A la una como siempre, aparece mi ex. Se llama Eulalia (aunque ni se te ocurra. Llámala Lia) por culpa de una tatarabuela que era muy querida en la familia por no sé que historia de amor. Lo cierto es que desde hace la intemerata, todas las primeras mujeres nacidas en su familia se llaman Eulalia. Yo estaba dispuesto a romper la tradición pero no tuvimos ninguna hija, ni hijo tampoco. Y aunque aún estamos en disposición de tenerla, pues lo cierto es que tiramos, como diría un sudamericano, sino más que antes, al menos sí mejor y con más ganas, pues tiramos cuando realmente se nos apetece y no por obligación, el caso es que ponemos todos los medios a nuestro alcance para que eso no se produzca. No creemos que ningún niño o niña se merezca tener unos padres como nosotros. Sí, si que estamos separados, pero nos llevamos muy bien y la atracción física no la hemos perdido, al contrario, a mí Lia cada día me gusta más. Pero no podemos vivir juntos, no nos soportamos. A los quince días nos tiramos los trastos a la cabeza de manera literal. De hecho, todos los años hacemos un viaje juntos, pero con la condición de que no se prolongue mas allá de una semana. A partir del octavo día, no falla, empieza a deteriorarse la situación a pasos agigantados y es mucho mejor que cada mochuelo se vuelva a su olivo. Bueno, decía que como todos los años, a la una aparece Lia para invitarme a comer. Viene arreglada como para comer en el Club Inglés, que es adonde pretende llevarme, pero como todos los años, terminamos pidiendo unas pizzas con ensalada de col y pan de ajo a domicilio y comiéndolas en la cama, que a mí no me parece buena idea salir a comer a la calle el día de Reyes. Y además, que una pizza entre tiro y tiro con Lia sabe a “nouvelle cuisine”.

A las cinco de la tarde, lío a Lia con sus ropas, le doy una patada en salva sea la parte y me voy a la piltra (que no es lo mismo que la cama), que la tarde del día de Reyes se hizo para dormir. Pues entre la borrachera del cinco y la sesión erótica y errática del seis, hay que recuperar fuerzas para el siete volver al trabajo.

18 responses to this post.

  1. Inevitablemente -y no por ser morboso, sino simplemente humano- uno se queda pensativo: ¿cuánto de Miguel habrá en Juan? ¿Es pura ficción lo que aquí se narra, o el autor habrá dejado caer algunas gotas autobiográficas? Que sí, que lo realmente importante es que esté bien escrito (y lo está), pero… somos humanos, ¿no?
    Abrazos.

    Responder

    • Es todo pura ficción. Bueno, no. Hay algún dato autobiográfico. Si no bebo café no soy persona y el Roscón de Reyes, si la familia no anda lista me lo zampo yo solito. 😀
      Un abrazo.

      Responder

  2. Que disgusto tengo ahora mismo dios mío, tan feliz cuándo he leído que mi Juan, mi rendido admirador era separado pensando que lo nuestro podía llegar a alguna parte, y resulta que tiene un lío con Lía, y no, no comparto, antes de que surja la propuesta.
    Me voy a la cama a deprimirme y llorar un rato, y te dejo una canción a modo de despedida sentimental, ya sólo me queda Dragon y también me pone los cuernos cuando le viene en gana, Miguel que bebe los vientos por la limeña…es la historia de mi vida, todos me dejan por otra…

    “Lía” de Ana Belén

    Responder

  3. Fíjate que este personaje, apareció por primera vez, por estos lares, hace ahora cuatro años. Tuvo una entrada a modo de presentación y seguidamente esta que ahora he reescrito. No tuvo más recorrido, no sé por qué y ahora, me acordé de él, por aquello de llamarse Juan, como tu “mi alter ego” y me he dicho que voy a intentar recuperarlo. Quizás en esta segunda reencarnación tenga más suerte y le permita contarnos más cosas suyas y de su ex Lia. Aunque Jorge se pregunta cuanto tiene de autobiográfico, lo cierto es que nada. Yo soy un tipo felizmente casado desde hace treinta y dos años. Tengo dos hijos, una de treinta y otro de veintiseis, un nieto a punto de cumplir siete y un Dragon que apenas tiene unos meses. Pero quizás si que tenga cosas que me gustarían que fueran mías si me ocurriese lo que a él.
    Bonita canción, la hubiera seleccionado si la entrada hubiera sido tuya. 😀
    En definitiva, qeu Juan te debe su resurrección y ya veremos que le depara el futuro.
    Como esta es su entrada, te manda besos directamente y sin intermediación. Dragon su piquito y dice que ya sólo tiene una mujer en su vida, que eres tú y el carroza de Miguel se pone a tus pies, para lo que gustes mandar.

    Responder

  4. Me caen bien Lía y Juan. A veces siento que esa sería la relación perfecta para mí.
    A ver con lo de autobiográfico. Yo creo que todos los personajes tienen mucho de lo que somos o de lo que fuimos en otras vidas 🙂 o de lo que podríamos ser si ciertas convenciones o moral no nos lo prohibieran.
    Puedo tener un personaje de una sicaria por ejemplo. O una asesina. De putas tengo varios. De mujeres engañadas también. De monjas santas. De madres abnegadas. Tantas cosas que uno escribe que podría ser. Pero uno decide ser quien es y usualmente está convencido que es lo mejor que puede ser.
    Usualmente…

    En el caso del lío entre Juan-Lía-Inma… la cosa pinta entretenida. Y lío del Isleño y la limeña no es tal, solo una ilusión de su mente. Que la limeña anda viuda del pobre Mac. Y hecha una gaviota vuela por ahí aún triste…

    Lo único real es que AS está muy bueno. Pero no lo diré porque me estoy portando bien.

    A ver si alguien me explica qué se les dice en el día de reyes, cuándo es el día de reyes y qué significa el haba o el rey. Y SOBRETODO, ¿qué tal es ese roscón? que una es antojadiza.

    Responder

    • A ver. Por parte, como dijo Jack el Destripador. En el roscón de Reyes, se introducen dos elementos: un haba y un rey. A quien le toque el rey, es coronado en ese día y ha de hacerse su voluntad. A quien le toque el haba, tiene que pagar el roscón.
      En el día de Reyes, se desea que los Reyes se porten bien y te traigan todo lo que le hayas pedido en la carta que previamente les enviastes. ¿En Lima no sois de Reyes Magos? Claro, os puedo el imperialismo yanqui.
      El isleño y la limeña, andan liados, mal que te pese a ti. Lo que ocurre es que no se trata de un lío de cama, mal que le pese al isleño. Pero lío hay. Qué le pregunten a Mac, alias Chema. En cuanto a AS, si te refieres a un tal Jorge, os tiene engañadas a todas. Las fotos son falsas, que lo sepais. Quien realmente está bueno es Dess. Yo os dejo la información, vosotras haced lo que querais.
      Un casto beso.

      Responder

  5. Jajajajajaj Me ha encantado!!! (Esta todo el mundo sembrado y yo sin isnpiración)
    Tengo que probar el sistema de regalarme cosas… Por lo menos tu te libras de la corbata y las putas zapatillas 🙂
    Un beso poseído!

    Responder

    • Me alegro de que te haya gustado. En cuanto a la inspiración, precisamente esta entrada esta hecha hace cuatro años. Sólo la he reescrito, modificando algunas cosillas y sobre todo la puntuación.
      Espero que los Reyes sean un poco más originales y te traigan cualquier cosa que haga ilusión.
      Un beso, poseso. 😉

      Responder

  6. ¿A cuantas parejas les pasará algo parecido? Yo conozco a alguna. Después de separarse es cuando mejor se llevan. Besos
    Ana

    Responder

    • Sí hija, sí. Pero lo bueno es que cada cual se organice como pueda y quiera y de común acuerdo. Nadie es nadie para dar lecciones de nada y a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga.
      Besos y que los Reyes se porten bien.

      Responder

  7. Puede ser que haya perdido la sensibilidad desde que me dejaste sin cabeza (o quizá sería más correcto decir que sin cuerpo), pero lo cierto es que (insisto) me gustan más estas historias de juanes y lias que esas tan raras de peces voladores. Recuerda que soy maño y aún sin cabeza tengo la capacidad de seguir siendo tozudo. Lo que sí podrás comprobar es que no soy rencoroso. He llegado incluso a ser comprensivo con tu salvaje reacción, porque la chica merece muy mucho la pena. Sentirme preferido por ella me permite esa generosidad.
    Un abrazo y que el carbón sea antracita.

    Responder

    • Pues nada, me encanta que sea usted tan perseverante en sus opiniones. No sé si es señal de tozudez o de inteligencia, que no siempre van unidas, pero tampoco tienen por qué ir separadas. En cuanto a mi cortante arrebato, te agradezco que no me tengas en cuenta y tengas claro donde está la responsabilidad. Las desgracias que nos trajo el afán de aventuras del sr. Colón.
      Un abrazo y que los regalos sean de pega. 😛

      Responder

  8. Me ha gustado mucho, aunque no puedo evitar sentir pena porque se tiren los trastos a la cabeza…parece que congenian!

    Responder

  9. Pues yo lo veo ahora mismo como algo triste, el hecho de levantarte justo esa mañana y estar solo, no por estar solo, sino por perderte lo único que merece la pena de toda la navidad, las caras de los crios abriendo los regalos.

    La verdad es que por lo demás la cosa no pinta mal, la tranquilidad, el no tener que aguantar cosas que tienes que aguantar, pero eso debe ser pelín deprimente.

    Abrazos.

    Responder

    • Es verdad, pero el bueno de Juan tiene otras ventajas. Tampoco nos compadezcamos mucho de él, que luego se ríe a mandíbula batiente. Para la depresión, nada mejor que una botella de Jack Daniel’s.
      Un abrazo, crack.

      Responder

  10. Posted by El Chorch on 10 enero, 2013 at 8:15

    Me encantó…me fui a la casa de juan, vi como se preparaba el cafe, senti el silencio de su casa…y me fui antes de que empezara la faena con lia..volvi para verlos comer pizza luego de la faena….vamos, zambullido en la historia….creible, hay mucha gente asi…más de la que pensamos….y por supuesto comparto con la que agrego el video de Lia de Ana Belen…exquisita cancion….un abrazo….

    Responder

    • Supongo que hay amplia y variada gama de parejas, cada una con sus ventajas y servidumbres. Como le digo a una amiga un poco más arriba, cada cual se organiza como quiere y puede y nadie debe dar lecciones sobre el tema.
      Me encanta que te encante (jajaja).
      Un abrazo.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: