La noticia


Nervioso no. Lo siguiente. Acababa de pisar una mina de estas que cuando quitas el pie, pega un salto y te estalla en la cara. Vale que había sido por casualidad, pero nadie dice que las minas pisadas por casualidad no te revienten. Aunque también hay quien piensa, que una mina pisada a tiempo te puede resolver la vida. Dejándote cojo, cuando menos, pero con la vida resuelta. Y en esas andaba.

La noticia lo había atropellado por casualidad. Un primo de un cuñado de un vecino de un portero que un día habló con el hermano de un guardia que le multó por chulo, le puso en la pista. O a lo mejor fue un amigo. Poco importa. El caso es que tenía la noticia, contrastada con cinco personas diferentes y con documentación gráfica. Hace treinta años, hubiera dado un brazo, e incluso el culo y no en sentido figurado, por algo así. Luego terminó dando el culo, esta vez sí metafóricamente hablando, aunque duela igual, por cubrir eventos y ruedas de prensa de medio pelo, pero con canapés. Eso que se ahorraba en comidas. Y si había desplazamientos con dietas, mejor.

Ahora tenía en sus manos la noticia del año. ¡Qué digo del año! De las últimas décadas. Si salía a la luz, la historia de este país se pegaría la vuelta como un calcetín que sacaras sudado del pie. Eso sí. No podría publicarla en su periódico. La línea editorial (forma elegante de decir sumisión) no se lo permitiría. Pero eso no sería problema. Sabía a que periódico y a que director dirigirse. Tendría portada a cinco columnas y todas las páginas interiores que quisiera. Eso sí, descartado hacer un culebrón de la noticia, pues era seguro que la publicación sería secuestrada por orden judicial en cuanto se pusiera en los kioskos. Y él acabaría en la cárcel.

Esa era la cuestión. ¿Quería terminar en la cárcel por tener sus quince minutos de fama? En su lejana e idealista juventud, el sacrosanto derecho a la información hubiera prevalecido sobre cualquiera otra decisión. Pero ahora, la vida le había enseñado otros derechos, tan sacrosantos o más.  Por fin, tomó su decisión. Abrió un documento de word nuevo y empezó a redactar el titular para mañana:

Los suplentes deciden ponérselo fácil a Michel

28 responses to this post.

  1. jajajajaja Miguel, mientras leía iba intentando adivinar en qué acabaría la historia…me suele pasar contigo y casi nunca acierto, aunque tendrás que admitir en mi defensa, que acertar sería la leche 🙂
    Besos

    Responder

    • Bueno, tenía dos opciones: retirar el pie y dejar que la mina estallara o mantener el pie sobre la mina. Parece que decidió quedarse cojo pero tranquilo.
      Un beso.

      Responder

  2. El final me deja desconcertado, perplejo. ¿Michel? Vale, lo admito, abro con celeridad una nueva ventana y tecleo en Google para averiguar quién diantres es Michel. Ahhhh…. Ahora, ahora. Es que entre el trancazo viral que llevo, y que mis conocimientos de fútbol se remiten a la liga 73-74, a la que pertenece la última colección de cromos que logré terminar, pues la verdad es que me has pillado como quien dice en ropa interior. Pero más vale tarde que nunca. Un notición que da fe del calado informativo de la prensa de este país.
    Un abrazo, Miguel.

    Responder

    • Creo que te desconcerté más de la cuenta. ¡Mea culpa! El final quiere indicar que optó por silenciar la noticia. Pudieron más otros sacrosantos valores.
      Un abrazo.

      Responder

      • Ufff… la culpa es del catarro que he pillado, para que luego vaya presumiendo de sano. Estoy espesote, espesote.
        Otro abrazo (tomando las pertinentes medidas de precaución).

        Responder

        • Los virus es lo que tienen, que convierten a un asquerosamentesano en un estupendamentenfermo.
          Abrazos sin precauciones. Un par de días en cama me vendrían muy bien.

          Responder

  3. Triste pero real. Uno no es que pierda los ideales de la juventud… Es que sopesa más y tiene más qué perder.

    Responder

    • Una forma amable de verlo, limeñita. Como piensa el protagonista: la vida le ha enseñado otros sacrosantos valores. También podría decirse que la vida le ha añadido escepticismo, cinismo y sobretodo prudencia, que algunos pueden llamar cobardía.
      Un casto beso.

      Responder

  4. Pensaba que iba a ser como el becario de una entrada que publiqué hace unos meses. Creía que iba a hacer la pregunta del millón a Vicente del Bosque y le preguntaba por qué no llevaba a Raúl. Ha sido al revés. El tuyo no la suelta teniéndola y el mío la suelta sin tenerla.
    Un abrazo.

    Responder

    • El tuyo tenía juventud, que te da el impulso, pero no la sabiduría. El mío acumula lustros, que te dan sabiduría, pero te restan impulso. El primero, con su impericia y sus ganas te mueve a sonreir. El segundo, con su escepticismo y su atonía, te mueve a la misericordia si tú has vivido lo suficiente, o al desprecio si eres joven y te crees sabio.
      Un abrazo.

      Responder

      • Curiosamente, luego de contestar a tu comentario, leyendo un rato antes de irme al trabajo, se me aparecen estas palabras:
        “Los años, a veces, son como las palizas, que quitan alegría y dan malicia, que matan el valor para dejar que viva la cautela.”
        Las pone don Camilo, el del premio, en boca de su protagionista de “Nuevas andanzas y desventuras de Lazarillo de Tormes”. Manejo la edición de Noguer de 1955 ilustrada por Eduardo Valiente.
        Otro abrazo.

        Responder

  5. En vilo me tenías!!! Y resulta que a Michel se lo ponen fácil….. es lo bueno que tenemos los suplentes…. 😀

    Ya vuelvo a aparecer por estos lares….poco a poco….

    Muchos besos Miguel!

    Responder

  6. ¿Y ese titular puede llevarle a la cárcel? Intuyo que habla de fútbol, y estoy un poco perdida, pero cosas peores se han publicado y no ha pasado nada. Besicos
    Ana

    Responder

  7. De cualquier manera Michel es admirable, hay que ver cómo se conserva el cabronazo, solo por eso me cae bien 😀

    Luego de fútbol ni pajolera idea, no se ni como va el Sevilla o si va o no antes que el Betis, , sobre la noticia pues con esas fuentes es digna de ser publicada, dicen que son necesarias dos tan solo, y tiene cuatro.

    Abrazos me voy a echar la siestina 🙂

    Responder

    • Me temo que no se trata de dignidad de noticia, sino de ganas, o no, de complicarse la pitanza y el folgar. Y las fuentes son cinco, no cuatro. Claro, con tantas ganas de siestina, ni atención prestas a lo que lees. 😛
      Abrazos y que descanses, crack.

      Responder

  8. Vete a la porra Miguel! Mira que creía que nos dejarías en vilo sin saber cual era la noticia, pero me equivoqué.
    Mientras leo voy reflexionando, dilema moral…uf, que complicado…para terminar con Michel…anda ya! a ti te tendrían que meter en la cárcel jodío, por mala persona.
    Te mando besitos igual, guapo

    Responder

    • Me parece que esta entrada no está bien escrita. La noticia, obviamente, no es la de Michel. Esa es la que decide publicar, en lugar de compolicarse la vida y publicar la bomba. En cuanto a que me merezca la cárcel, cuando entren todos los políticos que se le merecen, me voy con ellos. 😀
      Un beso de tu rendido admirador, que lo es, Juan. Piquito de Dragon.

      Responder

      • Ay que tonta! Perdón, perdón! Pero que idiota soy! No es culpa tuya Miguel, soy yo que soy corta y no se me ha ocurrido esa posibilidad, que encima es la que redondea la entrada y la remata perfectamente.
        Retiro el vete a la porra y la cárcel porque ahora con ese final me encanta, y discúlpame, el receptor en este caso estaba espesito.
        Muchos besos

        Responder

        • Pues mira tú que ya había empezado a preparar la maleta para las vacaciones pagadas en la cárcel. Incluso me había pedido cumplir condena en Barcelona para llevarte en persona la admiración de Juan. No va a poderse. Esperemos mejor ocasión.
          Más besos, de Juan, de Dragon y míos, que son gratis.

          Responder

  9. jajajaja
    Como me ha recordado mis clases de opinión pública en la facultad.
    Cuantas horas debatiendo estos conceptos.
    Este y el concepto de objetividad son el sueño de todo periodista joven.
    Besazo

    Responder

    • Mira que estuve a punto de consultarte algunas cosas sobre periodismo, redacciones de periódicos o de otros medios. Pero luego decidí no complicar excesivamente la historiay contar con mis escasos conocimientos al respecto. Me alegra que te haya hecho evocar otra época. Eso siempre suele ser refrescante.
      Un besazo.

      Responder

  10. Pues más o menos tal como lo describes debió nacer, hace meses, la gran noticia de “Ronaldo está triste”.
    Verdadera bomba periodística de los últimos tiempos.
    A Míchel, me lo veo en breve haciendo spots publicitarios para Emilio Tucci, anunciando que ha llegado la primavera al Corte inglés.
    Un saludo, amigo.

    Responder

    • Está más en su línea, eso de los spots. Como entrenador fíjate que no lo veo. Claro que tampoco veía al triste de Juande y mira la que nos lió.
      Definitivamente, esta entrada no está bien escrita. Todos os quedais en la anécdota de Michel y no puede ser que yo sea el único recluta que lleve el paso bien.
      Un abrazo.

      Responder

  11. Posted by solodeinteres on 13 enero, 2013 at 1:51

    Pues yo imagino que se quedo paticojo, ya siguio pensando en la noticia… pero no la publico, ya que no hay mayor bulla en tu Blog, jeje, claro me quedare con la duda, miles de abrazos

    Responder

    • A ver, yo recibo los abrazos con gozo, aunque sean miles, pero tienen que venir atados con un ¡Eres grande Miguel! para que no se desparramen. 😛
      Un abrazo.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: