Un artículo para ganar el Mariano de Cavia


– Se me ocurrió ayer una idea buenísima para una entrada.

– ¡Ah qué bien!

– Sí, la elaboré en mi cabeza como hago casi siempre y ya la tenía lista para escribir y publicar.

– ¿Y qué pasó? Que al final no era tan buena ¿no?

– Sí. Sí que era buena. El problema es que no consigo acordarme. Sé que se me ocurrió leyendo algo, como casi siempre. Y enseguida, me puse a darle vueltas a la idea hasta que conseguí tenerla bien fijada. Luego, elaboré el artículo en mi imaginación y sólo faltaba ir al ordenador y escribirlo y por supuesto, darle el toque final. Ese que sólo puede ser dado cuando ya lo ves escrito y listo para publicar. Esa última vuelta de tuerca que hace que hasta yo me sorprenda. Pero no hay manera. No consigo recordar ni siquiera el tema.

– Bueno, vamos a repasar tus últimas lecturas. ¿Qué libro te traes entre manos?

– No. No fue por el libro que estoy leyendo. Son los cuentos completos de Javier Tomeo y ya escribí al respecto hace poco.

– Entonces, sería algo que leiste en un  blog. Moneypenny escribió una entrada muy divertida. ¡Ah! Ya sé. Fue Inmagina que te dejó un poco mosca porque no te premió y por eso ahora lo del título.

– ¡Qué no! La entrada de Money era muy divertida es verdad, pero ya me inspiré en su blog para hacer la entrada anterior y no es cuestión de utilizar siempre la misma musa, que se me desgasta. En cuanto a Inma, “fuera aparte” que diría el Herrera, de que al final sí que me premió, lo de engurruñarme por lo del premio fue sólo una gracieta para hacerle un comentario simpático. Y el título de esta entrada no tiene nada que ver.

– ¡Ya lo tengo! Fue la emotiva y original entrada de Jesús sobre las madres. Recuerdo que comentaste que era un cabrón. Que esa entrada era tuya. Que estabas seguro que en cualquier momento se te hubiera ocurrido a ti y el “desgraciao” ese va y se te adelanta. Seguro que se te ocurrió una entrada sobre las madres mejor que la del milhumorista ese.

– No, no ¡qué va! Lo de que cabrón, lo dije en el buen sentido. Incluso recuerdo que, cuando compartí la entrada en Facebook, puse algo así como: ¡Qué pedazo… de escritor! Utilizando escritor como sinónimo de cabrón, pero en sentido admirativo.

– Pues no sé. Sería la entrada sobre los tamaños, de Jorge. Con esa también te quedaste enganchado un rato. O quizás la de Limeñita que te hizo mucho ilusión que te la dedicara.

– Ni tanta ilusión. Que me la dedicó en el facebook y se enteró poca gente. Además, que me quedé entre si yo era el imbécil o el pum. Yo elegí ser el pum, pero vete a saber tú, con estas gentes que pasan calor en invierno. En cuanto a lo de Jorge, yo prefiero no meterme en asuntos de tamaños, que siempre sale uno perdiendo en las puñeteras comparaciones. No, no fue ninguna de estas entradas.

– Pues Macondo con los tucos y las Tucas no creo que fuera. Qué tú de mascotas nunca has sido. Lo de Dragon sólo lo utilizas para ligar en la blogosfera, que todo se sabe.

– Además de bocazas ¿Qué otra cosa eres? No. Tampoco fue nada que escribiera Macondo. Y antes de que me lo digas tú, te diré que tampoco fue Querido Dess, que el ciclismo me gusta como lo cuenta él, pero no me da para escribir sobre el tema y de las posdatas, mejor no hablar para no escocer sensibilidades. Y Dolega tampoco, que anda calladita últimamente.

– Pues chico, ni idea de cual podría ser el tema de tu artículo entonces. Así no hay manera de que te den el Mariano de Cavia.

– A mí no, pero los miembros del jurado pueden ir escogiendo entre los distintos enlaces que he dejado. Tienen material de sobra.

26 responses to this post.

  1. Pero qué cabronazo eres, Miguel. Y lo digo en sentido admirativo. Me cuesta teclear y corregir los errores mientras todavía me estoy riendo.
    Un millón de gracias por la mención, por tu generosidad, tu originalidad y tu ingenio, y por estas primeras risas, que son mucho mejor que el café (que yo no bebo) para empezar el día con buen pie.
    Un abrazo.

    Responder

    • Lo de que tenía una entrada y se me olvidó es cierto. Y el resto es igual de cierto, pues cada uno a vuestro estilo sois la leche. Además, el agradecido soy yo, pues me habeis dado la entrada hecha. Yo sólo he puesto mi tontera.
      Un abrazo.

      Responder

  2. Eres un cielo ¿lo sabías?

    Todavía tengo yo escrita una entrada agradeciendo un premio que me diste, hace ni sé el tiempo. No la llegué a publicar porque como tardo tanto en rematar la jugada cuando ya la tenía acabada no tenía mucho sentido hacerlo.
    Algún día le daré un par de retoques y la publicaré; además tú eras el prota….que lo sepas….

    Besos!!

    Responder

    • Pues ya estás tardando en publicarla, que me encanta salir en los papeles, aunque sean electrónicos.
      Gracias por lo de cielo, aunque me miro la barriga y pienso: Tocinito de cielo 😛
      Un beso.

      Responder

  3. Hola, no quiero hacerme la importante, porque no lo soy, pero pásate por mi blog, a lo mejor te vino la idea por alguna entrada mía, pero creo que no. Bueno, que serás bienvenido, hace mucho que no me comentas. Besos
    Ana

    Responder

    • Claro que eres importante. Es verdad que aun no estás en mis hábitos de lectura, pero es por culpa mía, no tuya. Porque uno es arbitrario y limitado y el día no da para todo. Pero lo cierto es que cuando paso por tu blog nunca quedo decepcionado. Además, tiene mucho más honor ser musa de Jesús que mía ¿Dónde va a parar? 😀
      Un beso.

      Responder

  4. Nene, bien merecida la mención que me haces, pero quiero aclarar que en el facebook tengo más seguidores que en mi blog, con lo cual no es justo que pienses que es poca cosa dedicarte una entrada allí.
    He dicho.
    🙂

    Responder

  5. jaja buenisima! Yo me paso la vida escribiendo entradas en mi cabeza y sin tiempo para escribirlas!
    Un fuerte abrazo

    Responder

    • Gracias preciosa. Es verdad que se le dan vuelta en la cabeza a ideas para entradas que luego, por lo que sea, no se concretan. En mi caso y en esta en concreto es cierto que se me olvidó por completo. Debe ser cosa de la edad. 😀
      Un abrazo abriga-corazones.

      Responder

  6. Esto es como aquél que pasaba por el puente de Santa Clara y se le cayó el anillo dentro del agua, que además de recuperar el anillo saca un tesoro, una Virgen de plata y un Cristo de oro. Pues tú igual. Sacas una entrada tan buena como la perdida, unas cuantas carcajadas y a tus colegas blogueros. Gracias por la parte que me toca, parto bien aprovechao.
    Un abrazo.

    Responder

  7. Curiosamente creo que me he visto todos los enlaces ya antes de entrar aqui 😀

    A ver, qué tienes que decir tú de mis posdatas, si es lo mejor del blog con diferencia hombre, clase y estilo para regalar 🙂

    Ah, que es la polla el asunto, de cómo sacaste una entrada de la nada, acojonante.

    Responder

  8. Jeje, joder Miguel, ¿A ti también te pasa? la de entradas que escribo en mi cabeza y que luego se quedan ahí y no llegan a ninguna parte, no es que se me olviden, es que luego ya no me salen, tuvieron su momento y pasó, o de tanto escribirlas en la cabeza luego ya me da pereza hacerlo en la realidad.
    En este caso valió la pena tu olvido, te ha quedado una entrada chula, entretenida y emotiva para los nombrados, te doy las gracias por tener el privilegio de formar parte de este selecto club que has formado.
    Muchos besos guapísimo

    Responder

    • Bueno, cuando uno está perdido, recurre a los amigos. Que para eso están. 😀
      En cuanto a que formes parte del club, es culpa tuya, no mía. No soy yo quien escribe y publica tus entradas. Y estas ahí por eso.
      Un beso de tu rendido admirador, que lo es, Juan. Un piquito de Dragon.

      Responder

  9. Pues macho, qué quieres que te diga, que ojalá tengas más olvidos que redunden en un artículo como éste. Total. Que nos pillas a una docena de blogueros como quien pilla una docena de ingredientes y te montas un cóctel para el Cavia (o el Cava). Buena idea, sobre todo si al final tiene el resultado que ha tenido.
    Te ha faltado hielo, porque el boina verde no entraba con sus 25 en la coctelera.
    Gracias por la parte que me toca (lo de cabrón me emociona sobremanera y mira que me lo dicen veces a lo largo del día).
    Jaja. Un abrazo.

    Responder

  10. Muy buena tu manera de ir dirigiendonos a otras casas dignas de visitar! Jorge y Dess la caña, Inma suprema y tu… Un monstruo.
    Saludos infernales.

    Responder

  11. Me siento totalmente identificada. Al menos en la primera parte del post. Cuántos artículos buenos, con chispa, inteligentes,divertidos y bien escritos se han perdido en mi almohada, o en el coche, o de camino a casa, o en el cine….¡¡¡ah!!! los tenía, los tenía ¡¡¡eran buenísimos!!! Hasta yo misma me reía de las ocurrencias, de la palabra certera, del puntito de ironía, de la genialidad del lenguaje exquisito y cultivado…¡¡¡ah!!!!!!
    Me repongo, me arreglo el pelo, me enderezo el vestido y vuelvo a pintarme los labios. Aquí no ha pasado nada 🙂
    Besos

    Responder

    • ¡Uf, que alivio! Creí que tu marcha era como consecuencia del caballo que te conseguí. Veo con alegría que ni siquiera te has ido.
      Y sí, esa debe ser la actitud. Aquí no ha pasado nada y a por la siguiente genialidad. Mientras tanto, nos conformamos con entretener a la gente.
      Un beso.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: