Amigo (retrato de algunas palabras)


Un (iba a decir amigo, pero esa es la duda) casi desconocido, ex compañero de colegio y actual esporádico contertulio en el foro de dicho colegio (ya cerrado, el colegio y el foro) ha sacado a relucir el tema de la, para él, sagrada palabra: AMIGO, y su significado. Y yo acudo a los peritos en la materia, que según  mi leal saber y entender, son los diccionarios.

No encuentro ninguna entrada específica en el Tesoro de la lengua de Covarrubias, que suele ser con el que empiezo siempre las definiciones de las palabras que quiero retratar. Así que tendré que recurrir a la Academia y su histórico de diccionarios.

En el de 1726: Amigo.- La persona que tiene amistad, amor y cariño a otra. Del latín Amicus. Y define amistad como: amor, benevolencia y confianza recíproca. Además de otras acepciones que no vienen al caso. Lo importante, a mi parecer, es el adjetivo: recíproca.

En 1770 da algunas acepciones más, pero la que nos interesa es la primera, que dice: El que tiene amistad. y define amistad como: Afecto recíproco entre dos o más personas, fundado en un trato y correspondencia honesta. Sigue apareciendo el adjetivo recíproco y, además, aparece el adjetivo honesto.

Sigamos avanzando en el tiempo, pero puesto que amigo es el que tiene amistad, nos centraremos en esta palabra. Año 1869, amistad: Afecto puro y desinteresado, ordinariamente recíproco, que nace y se fortalece con el trato. Sigue necesitando de la honestidad, que aquí llama: puro y desinteresado, pero deja la puerta abierta a que no sea del todo necesaria la reciprocidad.

Continua sin cambios a través de las distintas ediciones y por fin, en la próxima edición, el texto propuesto es el siguiente:

amistad.

(Del lat. *amicĭtas, -ātis, por amicitĭa, amistad).

1. f. Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

Por lo tanto, vuelve a aparecer el concepto de reciprocidad con ese: compartido con otra persona.

De donde se deduce, que si uno no quiere, dos no se amistan. ¡Qué se le va a hacer!

Pero también se deduce, que no hacen falta grandes sacrificios por el otro, ni conocerlo como la palma de tu mano, ni tantas otras cosas que se exigen en el sacrosanto nombre de la amistad. Parece ser que basta con sentir un afecto, que sea compartido, eso sí, y que con el trato se vaya fortaleciendo. Hoy en día, el trato puede no ser directo y en distancia corta, afortunadamente las nuevas tecnologías te llevan a tratar con personas con las que te puedes ver poco o nada y ello no tiene porque disminuir la calidad de la amistad.

Podría bastar con que dos personas sientan afecto la una por la otra, eso sí, de forma pura (descartado el follamigo, eso es otra cosa) y desinteresada y el trato, personal o virtual, hará fortalecer esa amistad hasta donde los dos estén dispuestos a fortalecerla.

Eso sí, tienen que ser los dos. Y además, es más divertido.

16 responses to this post.

  1. Eso es ser amigo, no fallar y estar cuando se tiene que estar, y de vez en cuando si hay que decir alguna verdad dolorosa, se dice.
    Besos de una “amiga virtual”
    Ana

    Responder

    • Lo de no fallar, no lo tengo tan claro. Pedimos una perfección que nosotros no tenemos. Vamos a sentir que nos han fallado muchas veces, y vamos a fallar nosotros. Creo que hay que huir de esos excesos de exigencia.
      Besos virtuales para una amiga virtual.

      Responder

  2. Yo aun leyendo eso no tengo muy claro lo que significa amigo, será que no soy merecedor de tal relación 😀 pero vaya, que si se trata de afecto y de esas cosas pues tengo amigos, de hecho me ha hecho ilusión ver la cara de melenitas en los “me gusta”.

    Abrazos crackamigo.

    Responder

    • A mí también me hace ilusión este segundo “me gusta” de melenitas. En cuanto a tener claro lo que es un amigo, yo creo que sí lo tenemos claro, independientemente de lo que digan los diccionarios.
      Esta entrada sólo trata de “des sacralizar” esa sacrosanta palabra. Ponemos el listón tan alto, que la consecuencia lógica es la soledad.
      Cuanto más me examino a mí mismo, menos le exijo a los demás.
      Un abrazo, amigo y crack.

      Responder

  3. Posted by Analogías on 21 mayo, 2013 at 20:59

    Hay amigos y Amigos. Está claro que aunque tú consideras a un Amigo a una persona por la que sufres, ayudas, estás pendiente y demás…eso no significa que sea recíproco. No todo el mundo da en el mismo grado ni con la misma intensidad.

    Un abrazo amistoso…jeje

    Responder

    • Lo que ocurre, es que con todos los que hablo sobre el tema, piensan que ellos sí dan con la intensidad y el desinterés adecuado. O los que no lo hacen no hablan conmigo, o tenemos un concepto muy bueno de nosotros mismos y no tan bueno de los demás.
      Un abrazo, amiga.

      Responder

      • Yo con el paso de los años he aprendido a comportarme según el “reflán”: ojo por ojo, diente por diente. Así doy a quien me ha demostrado que está ahí. He desperdiciado demasiado tiempo con gente que no lo merecía, y es lo más preciado que tenemos: nuestro tiempo.

        Responder

  4. Yo tampoco estoy tan seguro de la reciprocidad. Hay gente que deposita su amistad en personas que no la merecen.
    Con respecto al significado de la palabra en sí, creo que se ha deteriorado. Muchas personas le cuelgan “amigo” a un simple conocido, por lo que cuando se quiere utilizar con su significación primitiva hay que añadirle adverbios de cantidad o adjetivos calificativos que le permitan recuperar el lustre perdido.
    Un abrazo.

    Responder

    • En cuanto a lo de merecer o no la amistad, te digo como a Analogías, tal vez seamos demasiado benevolentes con nosotros mismos e intransigentes con los demás. Por supuesto, todos nos hemos sentido traicionados por algún amigo en alguna ocasión. Pero de igual modo, seguro que alguien se ha sentido traicionado por nosotros. Eso sí, nosotros tenemos mil y un argumentos para demostrar que no hemos traicionado y los otros tienen mil y una excusa que no nos creemos ni por asomo.

      Yo estoy muy de acuerdo con la definición propuesta para la próxima edición del D.R.A.E. para la palabra amistad:

      Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

      Ni más, ni menos.
      Un abrazo.

      Responder

  5. Pues así es. Recíproco. Si no de qué. Dos o más. Más amigos.
    Brindo por la amistad ya que no podría vivir sin ella.
    Besos grandes

    Responder

    • Como diría Calamario: por eso, brindo hasta la cirrosis.
      Me hace ilusión volver a leerte por aquí. Eso significa que no le tuviste en cuenta a este blog el fiasco del caballo. 😀
      Un beso.

      Responder

  6. Lo que no entiendo es lo de puro. Hay amistades bastante complicadas y nada puras que duran toda una vida.
    Lo de recíproco creo que es obligado. No puedes ser amigo de alguien que, a su vez, no lo es tuyo…creo.
    Besazo

    Responder

    • Normalmente, se suele decir pura como antónimo de puta 😀 Vamos que sin cachondeos, escarceos y otros meneos.
      Y sí, recíproco es obligado, lo otro puede ser admiración, devoción o idolatría, pero nunca amistad.
      Un besazo.

      Responder

  7. Uf! Menudo atracon me acabo de dar! Te tenia abandonadisimo! Y es que estos dias estoy aprovechando para ir a la playa mientras el visado no me llega…
    Haga usted el favor de no ser tan prolifico que no doy abasto. Ni tan bueno tampoco que me retuerzo de envidia 😛 Me han encantado todas tus entradas que tenia pendientes, menos la del cabo que muere fusilado, que me ha dejado confusa y con sentimientos contradictorios…
    Un monton de abrazos cruje-huesitos y perdoname si no te he dejado comentarios en todas las entradas pero es que si no, no acababa nunca! (prometo aplicarme)

    Responder

    • He seguido tu trayectoria lectora “me gusta” por “me gusta” y precisamente te iba a mandar un correo preguntando el motivo de haberte saltado “Insubordinación”. Me ha sorprendido un poco. En realidad, trata de la autoridad ejercida de manera indigna y el tema de la “homosexualidad” es un excusa para hacerlo más impactante. Y no sé por qué coño te has tenido que saltar esta entrada y por qué coño te estoy dando explicaciones. Pero es lo que hay.
      Gracias por el atracón. Me ha hecho mucha ilusión ver los sucesivos “me gusta”.
      Un abrazo ensancha corazones.

      Responder

      • El hecho de no haberle dado al “me gusta” no tiene nada que ver con que hayas tratado el tema de la homosexualidad. El tema del relato también lo entendí.
        Creo que me pilló en un momento raro. Me estoy leyendo un cómic sobre la guerra civil y tengo el “ministerio del interior” algo revuelto…
        Un abrazo cruje-huesitos so escritor

        Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: