Leer, conversar, escribir (reescritura)


Leer hace al hombre completo.
Conversar, lo hace ágil.
Escribir, lo hace preciso.

Francis Bacon

No creo que leer haga al hombre completo, al menos no sólo leer. Sin embargo, sí pienso que el no leer lo deja incompleto. No es lo mismo. No hablo de leer libros, periódicos, revistas, blogs, que también. Hablo de leer, descifrar códigos. He conocido a gente llamada analfabeta, que sabía leer como nadie el alma o el corazón humanos. He conocido a personas, leídas y “escribidas”, que nunca entenderán nada, porque no saben leer a sus semejantes, y lo que es peor: nunca lo sabrán, porque ignoran que lo necesitan. Eso sí que es analfabetismo.

En lo de la conversación estoy de acuerdo. Sólo que es mucho más difícil. Dice Covarrubias: CONVERSAR. Tratar urbanamente y comunicar con otros. Ahí está el meollo del asunto: Urbanamente y comunicar.

En una entrada anterior colgué una viñeta de Forges, en la que el Blasillo definía el diálogo como la suma de dos o más monólogos obcecados. Esto lo decía Forges en 1972 y precisaba que se refería a la política. Hoy, sigue siendo cierta la definición y además, se ha generalizado. Cada vez cuesta más que dos o más personas, examinen atenta y particularmente una materia, que es como define el D.R.A.E. la palabra discutir.

Conversar, dialogar, discutir. Sí, seguro que te hace ágil, siempre que consigas comunicar. Y para comunicar, tienen que estar en sintonía el emisor y el receptor. Tienen que tener el mismo código. Si es así, no cabe duda de que adquieres agilidad. Tanto para conseguir transmitir tus ideas, como para comprender y asumir en su caso, las ideas de tus interlocutores. Cuando hablo de estar en sintonía, no quiero decir que deban pensar igual. Quiero decir que al hablar entre ellos persigan lo mismo: dar a conocer su opinión y averiguar la del otro, argumentar y escuchar, convencer y ser convencido. En definitiva, enriquecerse.

Y seguro que escribir debería hacernos más precisos. Pero tampoco lo tengo claro. El otro día, (hace mucho tiempo) hablaba con una amiga (¡Uf, cómo pasa la vida!), ex compañera de trabajo y ex colega en esto de los blogs y le hacía ver que ella escribía igual que hablaba. Con la misma vehemencia, con la misma imprecisión, con la misma torrentera de palabras, no mejor cuidadas que en una conversación. Y ella reivindicaba su derecho a ser igual de natural hablando que escribiendo. No digo que no tenga ese derecho, pero en mi opinión, que es sólo mía y es sólo opinión, al escribir debemos ser algo más cuidadosos. Por varios motivos. No tenemos enfrente a nadie apurándonos a argumentar deprisa y corriendo, antes de que nos coloque él su tesis. Hemos decidido, al publicarla, dar a conocer nuestra opinión, nuestro estado de ánimo, nuestra historia imaginada, nuestra experiencia vivida, en fin, cualquier cosa que se nos ocurra escribir, para que otros sean partícipes, y un mínimo de educación y buena crianza, nos exige ser cuidadosos en la elaboración de nuestro escrito. Nos exige ser claros y precisos en aquello que queramos contar.

En consecuencia; seamos buenos lectores, puede que no nos complete, pero nos ayudará. Conversemos con urbanidad y tratando de comunicar y si decidimos escribir, seamos, si no precisos, si al menos respetuosos con los que nos puedan leer y como los buenos anfitriones, ofrezcamos lo mejor que tengamos en cada momento.

20 responses to this post.

  1. Yo estoy con tu amiga, también escribo igual que hablo, no suelo reescribir nada, escribo según sale, de golpe y porrazo, quizá sea la única manera de no parecer artificial, quienes no tenemos grandes dotes para la escritura no debemos aparentarlas.

    Abrazos crack.

    Responder

    • No se trata de aparentar, se trata de servir la misma comida, pero cuidando un poco las formas. Si no sacas la mejor vajilla, al menos una que no esté toda descascaronada y el vino, en vaso de cristal, no de plástico.
      Luego está el estilo. Y esa forma de escribir que tú tienes, es tu estilo. Forma parte de lo que nos gusta de tus entradas. Aunque es verdad que alguna frase se te queda incompleta o a medio desarrollar. En mi opinión deberías repasarlas, pero como digo en la entrada, es mi opinión y ya sabes, las opiniones, como los culos, todos tenemos una.
      Un abrazo, crack.

      Responder

      • Es que me pasa siempre en la vida 😀 lo de dejar las cosas incompletas, pero mi mujer me dice que no pasa nada y que es normal 🙂

        Responder

        • No te dejes engañar. Si se refiere a lo que siempre se refieren las mujeres, es mentira. Las que no acaban nunca son ellas. Nosotros acabamos enseguida, porque sabemos hacer las cosas. Son ellas las que quieren estar ahí tiempo y tiempo, sin terminar. Y he descubierto que es que no saben como hacerlo. Lo de acabar, digo. 😀

          Responder

  2. Hum! Me gustan estas reflexiones tuyas que últimamente te ha dado por compartir.
    Tienes razón, a mí me gusta escribir tal y como hablo, pero aunque en la forma lo haga, no sucede así tanto en el fondo, por eso me quedan esas entradas largas de narices, por precisar, precisar y aclarar, tratando de que no se me malinterprete y de llegar.
    No me molesta que no se esté de acuerdo conmigo, pero sí que no se entienda lo que he querido transmitir, y aunque es cierto que eso es responsabilidad del emisor, comunicar bien, no siempre la culpa es nuestra, que hay cada receptor, y una falta de comprensión lectora que tela.
    Escribir tiene la ventaja de que puedes dedicarle más tiempo a expresar una idea, matizarla y redondearla, pero la desventaja de que no hay inmediatez en la respuesta, y por eso a mí me parecen tan importantes los comentarios. Soy de las que piensa que el post no está terminado hasta que no ha entrado el último de esos comentarios y la respuesta.
    Y seguiría, pero oye, para eso casi me escribo una entrada jeje…
    Y voy a seguir, también estoy de acuerdo con Dess, por otra parte pienso que hay que ser natural y como él dice no aparentar. Su postura a mí también me gusta mucho, el escribe lo que le da la gana como le da la gana, y a quien no le guste o no sea capaz de entenderlo, con no entrar…
    En fin, como siempre, sin ideas firmes.
    Besos, Miguel

    Responder

    • Porque escribir, no es conversar. Aunque los blogs tengan esta estructura de “escritura-respuesta”, que parece a medio camino.
      En cuanto a lo de que “al que no le guste… con no entrar”, pues depende. Al fin y al cabo, lo que publicas lo expones al público y un poco te debes (debemos) a él. No digo que condicione tu forma de hacer, pero sí que lo tengas (tengamos) en cuenta. Hablo de construir bien las frases, de utilizar las palabras que expresen con la mayor exactitud posible nuestra idea. Corregir las faltas de ortografía, las redundancias, etc. Creo que denota un respeto por el lector y además, nos ayuda a mejorar en esto que tanto nos gusta, que es escribir. Eso sí, hay que tener algo que contar, si no, todo se va al garete.
      A mi edad, cada vez tengo menos cosas firmes 😛 , pero sigo teniendo opiniones que exponer y discutir. Y me encanta hacerlo.
      Un beso de tu rendido admirador, que lo es, Juan. Piquitos de Dragon.

      Responder

      • Al final no sé si es por respeto al lector o a uno mismo, quiero decir, que produce satisfacción currártelo un poquito. Aunque no lo parezca porque el resultado queda luego como muy espontáneo (creo) yo soy muy puntillosa y una maniática, pero lo hago por mí, para mi propia satisfacción. Escribo primero a saco, pero luego lo pulo, releo veinte veces, quito, pongo, cambio, me voy a buscar sinónimos para no repetirme demasiado, vigilo la puntuación…uf, y al final cierro los ojos y publico, porque si no, no terminaría nunca de retocar.
        El resultado ya es otra cosa, pero en fin, ilusión y ganas le pongo.
        Más besos

        Responder

  3. Efectivamente, una cosa es hablar (en la que el tono es una gran herramienta) y otra escribir. Yo soy bastante sarcástica y también me gusta reflejarlo, por eso tengo que hacer hincapié en dónde estoy haciendo la broma, el doble sentido, etc, etc. Verbalmente con matizar las palabras nos vale, pero al escribirlo todo cambia. Anda que no he tenido yo disgustos por malinterpretar lo que alguien me está escribiendo y no ha sabido hacerme llegar en condiciones su estado de ánimo. Con lo fácil que es poner un “ja ja ja”…(por ejemplo).

    Muy buena reflexión.

    Responder

    • Sí, es verdad. Sobre todo en los comentarios, si no pones un jajaja, o una sonrisa, se puede malinterpretar. Pero es que lo de los comentarios es más como una conversación. Y si tienes complicidad con el que comenta, ya sabes por donde van los tiros.
      Un saludo.

      Responder

  4. Posted by margamv on 27 mayo, 2013 at 18:52

    Pues no sé qué decir, que estás profundo hoy. Como verás (si pasas por casa) acabo de publicar después de un largo período de sequía, he culpado al verano y al trabajo. Y sí, se me va la inspiración cuando solo pienso en una ducha fría y cuando en la cabeza estoy llena de temas y más temas que no me dejan ni un rato en paz.
    Esta vez no he escrito de golpe y porrazo. Bueno sí. Un primer golpe tomado como al descuido en un block de notas (ay el iPhone tiene esas cosas) y luego sentarme a trabajarlo un poco más. Quedó quizá igual de mediocre como todo lo que una hace. Pero quise tener un poco de cuidado para que cuando tú me leas, no te decepciones.
    Y no sé. A veces uno sí que escribe pensando en quién lo leerá…

    Responder

    • No te dejes engañar Miguel, viene de humilde, pero es la de siempre, no te fiessssss!!!!!!

      Responder

    • Limeñita querida, no necesitabas anunciarme tu escrito, ni un solo día he dejado de entrar en tu blog con la esperanza…. Y tu Dios y mi dios, han escuchado mis plegarias. Que Inma de señales de lucha tan temprano, solo hace que agrandar mi alegría.
      Un beso de tornillo, ahora que Inma mira. 😀

      Responder

  5. Ahora que no nos lee Dess, voy a volver a recordar a nuestro común admirado Camilo José Cela. Es natural como él solo y sin embargo escribe como los ángeles. Y currándoselo. Yo pensaba que le salía sin esfuerzo, pero en una entrevista comentaba que le costaba mucho trabajo escribir media docena de cuartillas. Para mí es un claro ejemplo de que se puede escribir natural y correctamente al mismo tiempo.
    Un abrazo, Miguel.

    Responder

    • Don Camilo, el del premio, era muy preciso. A pesar de conocer el idioma como pocos, lo imagino asegurándose del significado de muchas palabras, no solo en el D.R.A.E., que colaboró en engrandecer, sino en casa diccionario específico.
      Un abrazo, Chema.

      Responder

  6. Estoy de acuerdo. Pero no todo el mundo lo cumple
    Ana

    Responder

    • Claro, ese es el problema. Y de ahí la reflexión. Para que nos esmeremos, en cumplirlo. Siempre que estemos de acuerdo, claro es.
      Un saludo, Ana.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: