Don Desiderio Caleo (reedición)


 

 

Don Desiderio Caleo de mozo, dio un mal paso, bueno dos. Un  mal paso físico y cayó rodando por unas escaleras. De resultas del golpe quedó algo, bastante bambarria. El otro mal paso fue metafórico, por fiarse de unos amigos fue a dar con sus huesos en la cárcel. No aprendió de ninguno de los dos.

Don Desiderio Caleo arrastra el pie derecho al caminar, el disimula, pero lo arrastra y se ríe de un amigo cojo que tiene, le llama: “patachula”, “cojomierda” y “tontoloscojones”, esto último no tiene que ver con la cojera, pero también se lo dice. Lo curioso es que aunque en lo de la cojera, su amigo le gana por goleada, en lo de otario, osease, tonto, Don Desiderio no se deja ganar por nadie.

Ahora, como le digo una “co”, le digo la “o”. Don Desiderio es un manitas. Pero un manitas, manitas, no cualquier cosa. Don Desiderio no ha arreglado el mundo porque no le ha encontrado el mecanismo, pero en cuanto dé con él, se acabaron el hambre, las injusticias, el calentamiento global y hasta el triángulo de las Bermudas. Menudo es don Desiderio para cualquier cosa que funcione con mecánica. Para mí, que cuando se dio el golpe y se cargó la mayoría de las neuronas, las que le quedaron, que debían ser las que manejan esto de la mecánica y el funcionamiento de las cosas, se han ido sobrealimentando y de ahí la ciencia, porque el resto es nesciencia.

Don Desiderio tiene otras propiedades. Don Desiderio se considera gracioso. Don Desiderio, cuando dice algo, para él, gracioso, lo repite con pertinacia, con machacona pertinacia, que sí, que ya sé que es redundancia, pero no menos cierto. Y lo malo es que su interlocutor no sabe que hacer. Si te ríes, malo, pues te lo cuenta de nuevo elevando el tono de voz para que gocen de su ingenio los alrededores. Si no te ríes, peor, porque te lo explica, te lo explica a ti y a los alrededores, y además, te lo explica llamándote “tontoloscojones” por no haberlo pillado a la primera.

Por lo demás, don Desiderio es un excesivo. Un excesivo en el tono de voz, un excesivo en el comer, un excesivo en el esfuerzo físico y un excesivo en la estulticia. Pero no es malo de llevar, au contraire (que quiere decir, al contrario en francés), con un poco de mano izquierda, haces con él lo que quieres, por eso dio el mal paso metafórico que decía al principio, aunque afortunadamente, no lo ha vuelto a dar.

No es mal tipo don Desiderio Caleo.

14 responses to this post.

  1. Realmente reconocible, en parte al menos, el mozo, en la parte de los chistes, Desiderio es bastante habitual sobre todo en cuando ha caido alguna copichuela que otra.

    Te quedas con la sensación de una segunda parte a las puertas.

    Abrazos crack.

    Responder

    • Si, estos personajes pululan por la geografía nacional, con características más o menos similares. En el caso que me ha servido de inspiración, ni el alcohol ni ningún otro producto químico exógeno forma parte del resultado. La caída puede que sí.
      Si hubiera una segunda parte, igual no sería tan generosa, pues el producto ha empeorado notablemente. Así que probablemente ni lo merezca.
      Un abrazo, crack.

      Responder

  2. Don Desiderio es de esas personas, con afán de protagonismo, que ponen de los nervios. De esas que se parten de risa con sus propias gracias y levantan la voz para interrumpir con las mismas las conversaciones de otros grupos que nada tienen que ver con el suyo. Tiene toda la pinta —para que resulte todavía más insoportable— de que cuando se presenta lo hace poniéndose el “don” delante del nombre. Sin identificarlo con nadie en concreto, me ha resultado familiar. Será que la descripción, además de bien hecha, ha sido convincente.
    Un abrazo, Miguel.

    Responder

    • Como le digo a Dess, haberlos haylos. Y aunque trata de uno en partículas, con pequeñas variaciones se consigue encajarlo en más de dos y de tres.
      Un abrazo.

      Responder

  3. No, no parece mal tipo pero es de esos a los que yo mataria con una cucharilla! Gente mas cansina, que horror!
    Cada vez que leo estas historias tuyas recuerdo aquellos libretos que guardaba mi abuela… Ya, no sabes de que va, pero yo si 🙂 Un beso poseso.

    Responder

  4. Buenos días tenga, Sr.!!! Aprovecho para venir ahora que no está mi sistercita (que si no…. igual la liamos, jeje), y decirte que has sido premiado por la abajo firmante.
    Bueno, no mires demasiado abajo, no vaya a ser que te confundas de persona, eh???
    Mira, por si eso, ya firmo ahora, y así no damos pie a equivocaciones, vale?
    Firmado: Brisita
    Sigo… 😀
    Tu vas y lo recoges. Y si te apetece, solo si te apetece, escribes, publicas y nominas.
    Jejejeje, fácil, verdad??
    Ven, anda, que te estampo un beso

    —-> muakkkkk <—-

    Responder

  5. Estoy de acuerdo con Dess, todos conocemos algún que otro Desiderio, excesivo en sus formas, ruidoso, encantado de haberse conocido, que se cree que lo sabe todo y tonto de remate ¿Buena gente? Puede ser, pero cansinos donde los haya, mejor huir.
    Otro guiño a Sabina ¿ehhhhh?
    Besitos

    Responder

    • Sabía que a ti no se te escaparía. 😀
      Un beso de tu rendido admirador, que lo es, y ahora ha dejado constancia de ello en tu blog 😀 , Juan.

      Responder

  6. Sr., tu sabes en que lío me estoy metiendo, no???
    Jejejeje, mi sistercita es capaz de venirme a media noche a darme un besito, sin hacer ruidito, como dice ella

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: