Ravelo vs Pérez-Reverte


El martes pasado me hice con dos nuevos títulos, en la Librería Sueños de Papel, de la tetralogía de Eladio Monroy, personaje magnífico de Alexis Ravelo. Ya había leído «Tres funerales para Eladio Monroy» que fue la primera novela y la que despertó mi interés por seguir ahondando en el personaje. Ahora acabo de leer «Sólo los muertos», segunda entrega de la serie, todas editadas por Anroart, y dentro de unos días daré buena cuenta de «Morir despacio», cuarta de momento. Ya me haré con «Los tipos duros no leen poesía».

Lo cierto es que cuando un personaje con esta fuerza te atrapa, al menos a mí me ocurre que, tiendo a identificar al personaje con el autor, sobre todo en lo que respecta a las opiniones. Por supuesto que luego soy consiciente de que no necesariamente es así. Siempre se aporta experiencia propia a los personajes, principales y secundarios, pero no necesariamente autobiografía.  O no sólamente autobigrafía.

Todo este preámbulo no tiene otro objeto que el de llevarme a donde realmente quería ir desde un principio, que es a un párrafo concreto de «Sólo los muertos»:

Terminó de leer la lista y se sintió aún peor, porque el individuo había empezado a caerle bien. No había ningún Follet, ningún Pérez-Reverte, ningún Dan Brown en la lista.

De este párrafo podría deducirse que los tres autores citados no son del gusto de Eladio Monroy. Y de este párrafo, según lo leí, extraje yo que no son del agrado de Alexis Ravelo, lo cual puede ser mucho extraer, por supuesto. Detuve un poco la lectura y me puse a pensar en una curiosa paradoja o en aquello de: la cuña del mismo palo es la que más aprieta. Me explico. Fue leer este párrafo y empezar a encontrar similitudes entre Eladio Monroy y Diego Alatriste. Veamos:

Ambos tienen ya una cierta edad, que les ha hecho acumular experiencia y estar un poco de vuelta de muchas cosas. Lo cual no les impide ir por la vida pisando charcos y cayendo como pardillos en las intrigas de otros.

Ambos tienen un aire chulesco pelín repelente (Alatriste más), pelín atractivo (Monroy más).

Los dos tienen un trato de cierto colegueo con la autoridad, aunque les gusta dejarlos un poco en evidencia. Tensan la cuerda hasta el límite y si se rompe, siempre paga el poli.

Ambos son leales a machamartillo, lo cual no les impide poner en peligro a sus amigos. Y éstos no ven el peligro. Seguro que porque no se han leído ninguna entrega.

Ambos cuentan también con la lealtad, cuasi incondicional, de sus amigos.

Los dos tienen una ética muy apañada a sus necesidades. Por ejemplo: Saben utilizar la violencia cuando lo estiman oportuno y sin embargo odian la violencia gratuita. Claro que son ellos mismos quienes determinan que violencia es necesaria y cual gratuita. Con un criterio bastante empático, todo hay que decirlo.

Los dos tienen un trato con sus mujeres, a veces heróico, a veces misógino. Curiosamente, éstas se mueren por sus huesos. ¡Mujeres!

Ambos tienen una cultura literaria por encima de lo que se podría esperar de su currículo. Uno se codea con los mejores libros, el otro directamente con el Siglo de Oro. Alatriste es más prepotente. Monroy tiene una amante librera.

Por último en lo que no hay color y Eladio Monroy le gana por goleada a Diego Alatriste, es en el sentido del humor. Alatriste es un «caraesquina» y desde que le puso cara Vigo Mortensen (genial), más «caraesquina» aun.

Después de estas consideraciones, lo siguiente que me vino al magín fue la estrofa aquella del bolero: Que tan sólo se odia lo querido.  

Ya. Por supuesto que utilizar aquí el verbo odiar es mear fuera del tiesto. Pero ¿quién le pone la camisa de fuerza a la loca de la casa?

Ambos forman ya parte de mi galería de personajes literarios, que es amplia, aunque no excesiva. No voy a decir que los dos son lectura imprescindible, porque el otro día compré «La historia de la filosofía» de Julián Marías, reeditada por Revista de Occidente en 1970 y aun estaba intonso, pero que las aventuras de ambos son lectura agradable y amena, eso sí lo digo urbi et orbi.

11 responses to this post.

  1. ¿Y deben leerse en orden? Porque yo soy mucho de títulos y eso de «Los tipos duros no leen poesía» me ha entusiasmado.
    Yo creo que siempre se pone bastante de uno mismo en los personajes, es inevitable, y es un atractivo más, sino fijate en Alatriste y tu definición «aire chulesco pelín repelente» acabas de definir también a su autor jaja, y eso que ya sabes que a mí me encanta.
    Besos

    Responder

    • Pues no. No se trata de una continuación. Cada título lleva su propia historia. Precisamente la de «Los tipos duros no leen poesía» es la única que aun no tengo.
      En cuanto a lo del personaje, a veces pienso que es el personaje el que le añade carácter al autor.
      Un beso de tu rendido admirador, que lo es, Juan.

      Responder

  2. Alatriste me cae fatal y al otro no lo conozco, así que como no puedo comentar con propiedad. Lo demás ni me suena, mi nivel lector ultimamente esta bajo minimos (maldito internet) Un besazo poseso!

    Responder

    • Bueno, Alexis Ravelo es un escritor joven, canario. Hasta ahora creo que no ha tenido mucho recorrido fuera de las islas, pero con su última novela «La estrategia del pequinés» se está dando a conocer a nivel nacional.
      Un beso infernal.

      Responder

  3. De todas formas este tipo de héroes, con esas cualidades que citas, son bastante recurrentes, sobre los nombres de los autores citados, pues para mí está claro que son puyitas o puyazos, luego dirá que es de buen rollo, pero vaya, que para mí que a ninguno de los tres los tiene en gran estima y admiración.

    Abrazos crackote.

    Responder

    • Tienes razón, son un poco mucho estereotipo, y sí, seguramente no estén entres sus lecturas predilectas. Cuestión de gustos, supongo.
      Un abrazo, crack.

      Responder

  4. De Reverte lo que menos me ha gustado ha sido Alatriste. Bueno, podría intentar hablar de «Un día de cólera», que he sido incapaz de terminármelo, por ejemplo, pero tiene alguno que otro que suele enganchar.

    A mí es que Reverte me cae bien y al otro no lo conozco, pero tomo nota para tenerlo en mi lectura pendiente.

    Un saludo

    Responder

    • Como digo, no sé el recorrido que habrán tenido las novelas en la península. Supongo que será más fácil hacerse con ellas en e-book. Es novela negra, con todos los tópicos de la novela negra, pero muy bien contada y para los que vivimos en Las Palmas de Gran Canaria, tiene el aliciente añadido de que las aventuras transcurren por sus calles.
      Un saludo.

      Responder

  5. Posted by De Chachara on 14 agosto, 2013 at 3:10

    Pues si Alexis me caia bien, sabiendo que manifiesta su no gusto por la literatura de Perez-Reverte, a partir de ahora me cae mucho mejor.

    Responder

    • Bueno, espero que te caiga mejor por muchas cosas, pero por esto igual no tanto. Según me comenta el propio Alexis Ravelo y cito textualmente:
      «Pérez Reverte, creo, es buen contador y lo que cuenta lo cuenta bien, aunque, eso sí, me aburre su falta de originalidad en los últimos años y, la verdad, para gastarme pasta en sus libros prefiero releer a don Benito, pero hay que reconocer que el universo Alatriste es muy interesante» Así qué como ves, mitad y mitad.
      Gracias por la visita. Si te apetece, echa un vistazo a otras entradas.
      Un saludo.

      Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: