De poetas y de locos (reedición)


 

Acabo de leer una entrada de Yeste Lima: Le llaman loco, y me ha traído a la memoria esta entrada mía, publicada el 2 de abril de 2010. Como en aquella época sólo me leía María Luisa y algún amigo comprometido, pues aquí la traigo ahora que me leen dos locos más.

_________________________________________________________________________________________________________

Dice el refranero español, ése que sirve lo mismo para un roto que para un descosido, que de poetas y de locos, todos tenemos un poco. Y no niego su certeza, más bien creo en ella a pies juntillas. Lo que ocurre es que es muy poco, demasiado poco lo que tenemos de poeta y de loco.

Nuestro estado debe ser la cordura, cuya etimología es, y si no lo es lo parece, la misma que cuerda, esa con la que atamos nuestra natural tendencia orática. Si soltamos alguna de las cuerdas que nos atan esas cosas que solemos llamar entendederas, damos en loco y cuando conseguimos soltarlas todas, devenimos poeta.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,

venas que humor a tanto fuego han dado,

medulas, que han gloriosamente ardido:

su cuerpo dejará, no su cuidado;

serán ceniza, mas tendrá sentido;

polvo serán, mas polvo enamorado. (Quevedo).

Estos dos tercetos, que justifican por sí solos, sobretodo el segundo, un soneto, sólo se pueden escribir habiendo dejado atrás cualquier atisbo de cordura, desde el verdadero conocimiento.

peor para el sol

que se mete a las siete en la cuna

del mar a roncar

mientras un servidor

le levanta la falda a la luna (Joaquín Sabina).

Este estribillo de Sabina que pide a gritos la canción que lo acoge, no resiste la más mínima cuerda. Sólo a alguien fuera de cualquier límite, le permite la luna esas confianzas.

El Charolito sólo se fiaba de su polla. Era la única que nunca le daría por culo. (Sed de champán, Montero Glez).

Este párrafo, que merece la pena haber hecho un libro sólo por escribirlo, demuestra que Montero Glez ha debido soltar amarras y mucho lastre. (No he leído el libro. Debo la referencia a Pérez-Reverte y prometo buscarlo y leerlo. Las sugerencias del maestro, son órdenes para mí). Ya tengo el libro y está en capilla para mis vacaciones de octubre.

Quevedo es poeta, eso está fuera de toda duda, Sabina y Montero Glez, no sé si lo serán, pero es evidente que han estado allí y han dejado constancia.

10 responses to this post.

  1. Entonces, ¿la recomendación es soltar cuerdas, dejarse llevar y abrazar la locura con alegría? No es mala idea. Eso sí, seguramente todos los poetas han soltados todas las cuerdas, pero no todos los que han soltados sus cuerdas consiguen ser poetas.

    La última frase no la había leído ni escuchado nunca, pero es magistral jaja, me ha encantado.

    Besos

    Responder

    • Siempre hay que abrazar con alegría, incluso en aquellos momentos que el abrazo es de consuelo.
      Seguramente, los que consiguen soltar su cuerdas y no devienen en poeta, es porque no las han soltado todas. Yo aun sigo desamarrando. A ver si consigo no parecer el tonto del pueblo.
      Un beso de tu rendido admirador, que lo es, Juan.

      Responder

  2. Dejarse llevar, dejarse llevar…buf! No sé yo si por un lado es bueno. Por otro es vivir y sentir a tope, pero los poetas viven de sus penas también, después de haberse dejado llevar.

    Septiembre es muy mal mes para que la cordura rija. Quizás deberíamos dejarla de lado…

    (Ni caso, hoy divago como nunca)

    Responder

    • No es mal método filosófico el divagar. Tampoco creo que haya muchas verdades que se puedan convertir en cimientos, en pilares; aunque actuemos como si sí existieran.
      Un beso.

      Responder

  3. Posted by Yeste Lima on 12 septiembre, 2013 at 14:20

    Hola Miguel.

    Gracias por mencionarme y enlazarme, muy honrada por ello.

    Estupendo el post…instructivo

    Gracias también por llamarme loca…tienes toda la razón.

    Te diré una cosa, según otros, en alguna ocasión, he estado rozando la locura y ahora que ellos piensan que casi tengo la completa cordura (eso creen ellos), sigo queriendo tener ese puntillo de insensatez, también llamado delirio o eneajenación, como prefieras, ese puntillo que me exhime de la aburrida cordura, jajaja.

    Besos apretaos.

    Responder

    • Nada que agradecer. Tu entrada me recordó ésta y es justo decirlo. Además, me temo que los que me leen a mí, ya te conocen, así que ni siquiera creo que te aporte algún lector extra.
      Creo que es necesario un punto de locura. Aunque conlleve a veces un modo de ver el mundo que causa más sufrimientos, en cantidad, qué alegrías, pero que éstas superan, en calidad, a aquellos.
      Un beso.

      Responder

      • Posted by Yeste Lima on 12 septiembre, 2013 at 18:44

        No Miguel, no lo he dicho porque pueda aportarme lectores, simplemente he agradecido el detalle, podías haber escrito el post sin necesidad de mencionarme. Soy muy agradeciiiida, jeje.

        Supongo que nos iremos conociendo mejor.

        Apretao.

        Responder

  4. Sabina es para mi el mejor poeta de esta época, me encanta! Y la frase de Montero es para esculpirla en mármol jejejeje
    Besazo poseso

    Responder

    • ¡Mujer! No me dejes atrás a don Francisco de Quevedo y Villegas. Sabina ha bebido mucho en esa fuente.
      Desciendo al infierno, sólo para besarte. Confío en que me des un salvoconducto para regresar, que aun no me toca. 😀

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: