Un ejercicio


¿Usted cree que estoy loco? No; yo le podría asegurar que no lo estoy, pero no lo hago. ¿Para qué? ¿Para darle ocasión a exclamar, como todos los que lo oyeran: ¡Bah!, como todos…, ¡creyéndose cuerdo! ¡La eterna canción!?

La eterna canción, Camilo José Cela

A veces (casi siempre) el escritor, se encuentra con un escollo que califica de insalvable.

– Disculpe. Con eso del escritor, ¿se está refiriendo a usted mismo?

– Ese dato es irrelevante para lo que se quiere contar.

– No; si yo lo digo porque últimamente lo veo crecidito y lo creo capaz de llamarse cocinero porque los judiones con oreja no le salen del todo mal.

– Los judiones con oreja me salen de vicio, pero sigue siendo irrelevante, así que le ruego que me deje continuar.

Decía que a veces el escritor se encuentra con un escollo que considera insalvable. El lector inteligente, que son todos y cada uno de los que están leyendo en este momento, se ha dado cuenta de que en realidad no es insalvable.

– Ahórrese el peloteo al lector. Sólo tiene uno y es incondicional.

– Usted, además de entrometido es inexacto, para no tildarlo de mentiroso directamente. Sepa usted que tengo más lectores de los que jamás llegué a sospechar y aun más de los que mi escritura merece.

– Pura vanidad vestida de falsa modestia.

¿Por dónde iba? !Ah, sí! En realidad nunca se trata de un escollo insalvable. El escritor, no el juntaletras, en estos casos, se para, se abstrae, escribe una novela de setecientas páginas, dicta tres conferencias y dos lecciones magistrales y vuelve al texto maldito. Lo encara y se deja llevar por la intuición. No hay escollo que no lo salve la intuición.

– ¿Está diciendo que todos los textos se salvan sólo con la intuición del escritor?

– Está claro que usted no es lector inteligente. Acaba de confirmar mi teoría sobre mis lectores.

– ¡Le pillé! Usted dijo que todos sus lectores son inteligentes, si considera que yo no lo soy y es evidente que le leo, su teoría salta por los aires.

– ¡Ay simplón! Se comió el anzuelo y la caña. Usted acaba de confirmar mi teoría, pues se ha convertido en la excepción que confirma toda regla.

El escritor salva el escollo únicamente con su intuición. Cierto es, que la mayoría de las veces, la intuición lo que le aconseja es que se deshaga de ese escrito y pase a otra cosa.

Y el buen escritor es el que más veces sigue esta intuición. Yo no lo hice.

 

20 responses to this post.

  1. Jaja, me encantan tus conversaciones monologuistas con tus múltiples personalidades, lo de los judiones con oreja me ha hecho soltar una carcajada.

    Aunque yo no soy escritora, pero espero ser algo más que juntaletras, me quedo con lo del instinto que me viene ahora mismo muy bien, precisamente para mi ya, lo digo desde ahora, odiado Pizarro, porque estoy escribiendo de oído y siguiendo mi instinto, más vale que en el último momento no me aconseje que termine en la basura.

    Besos

    Responder

    • Lo de que tú no eres escritora se lo dirás a todos. Ya verás que entrada de Pizarro te marcas, no tengo ninguna duda.
      Un beso de tu rendido admirador, que lo es, Juan.

      Responder

  2. ¿Y las gambitas a la plancha qué tal se te dan?, porque la oreja… a ver, hay orejas que me gustan, pero suelen ser de esas que salen en la contraportada del “AS” 🙂

    Responder

  3. Tú eres escritor y más quisieran muchos tener la mitad del talento que tú tienes…

    Responder

  4. Eso de la inteligencia no se me da. Celebro que a usted si. Saludos 🙂

    Responder

  5. Además que sí, el buen escritor es al que se le dan bien los judiones con oreja y no se empeña en hacer lentejas estofadas solo por que los dos platos son de cuchara…creo.
    ¿Oye, no es posible lo de la excepción con dos tectores tontos? 😛
    Besazo hermoso, ¡que eres un pedazo de escritor como la copa de un pino!

    Responder

    • No. Sólo cabe una excepción y ya apareció en el diálogo. Usted, comprendiendo que lo que toca es decir que yo soy un pedazo de escritor, ha demostrado sobradamente su inteligencia.
      Besazo fermosa.

      Responder

  6. Talmente, falsa modestia, porque escribes bien y además lo sabes… Lo que te gusta una caricia, ladrón!!!!
    Besitos posesos y eso…

    Responder

  7. Después de lo que te han dicho las chicas cualquier cosa que pueda decirte yo te va a saber a poco, así que por esta vez no voy a regalarte los oídos.
    Un abrazo.

    Responder

  8. ¡Te he leído! :mrgreen:

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: