Bocados sabrosos 3 (agridulces quizás)


Bocados sabrosos 3

Hace unos meses decidí participar en concursos literarios con algunos de mis relatos. Uno siempre va buscando otros juicios y otras opiniones. En ninguno de los cuatro o cinco concursos a los que envié mis relatos obtuve ningún tipo de pronunciamiento, salvo el acuse de recibo y la aceptación del relato a concurso. En este caso aquella paremia inglesa que dice: no news, good news, se viene abajo y se convierte en todo lo contrario: no news, bad news. Como en todo hay excepciones, también en esto la hubo y me llegaron noticias de uno de los concursos, si no buenas, si gratificantes. Mi relato, un micro relato en realidad, no había quedado ni ganador, ni finalista, pero si había sido seleccionado para formar parte del libro que se iba a editar con una selección de los micro relatos presentados a concurso. Teniendo en cuenta que los micro relatos no podían pasar de un determinado tamaño, que no recuerdo, pero era bastante raquítico, para editar un libro hacían falta al menos quinientos de ellos. No me equivoqué por muchos y el libro contiene algo más de cuatrocientos cincuenta. Según la organización, estos han sido seleccionados de los más de mil que recibieron a concurso. Uno, que para inflar el ego no necesita mucho, hizo estas cuentas: un ganador, nueve finalistas y el resto en pie de igualdad. Mi relato puede ser el once como el cuatrocientos cincuenta y tres. Así que decido que el once. A ver quien me lo discute. Hasta aquí la parte gratificante de estos bocados sabrosos. Pasemos a la parte agridulce.

El libro, Bocados sabrosos 3, se imprime y se pone a la venta a través de la editorial Acen (Asociación cultural de escritores noveles) y entre sus objetivos está donar los beneficios de la venta a una obra benéfica. Hasta aquí todo muy bonito y loable. Por supuesto que compré mi ejemplar (12 € más gastos de envío, precio bastante razonable) y me dispuse a devorarlo. Cuatrocientos cincuenta micro relatos de escritores noveles como yo y mi obra ahí, negro sobre blanco en un libro con su ISBN y todo. Caminando a tres palmos del suelo.

Abandono

Sí, se trata de uno de mis relatos publicados en el blog, el más pequeño de todos, después de un proceso de jibarización para adaptarlo a las condiciones del concurso. Hasta aquí todo normal y satisfactorio. El problema vino cuando empecé a leer el resto de relatos y me encontré con un libro absolutamente descuidado. Con relatos duplicados con apenas una palabra o una frase diferente; relatos mal escritos, sin tildes; con evidentes errores de sintaxis; etc., etc., etc. Vamos que no han hecho ni el más mínimo trabajo de corrección y edición y mucho menos de selección y se han limitado a maquetar los relatos y mandarlos a imprimir. Lo cual me lleva a pensar que han impreso todos los que les llegaron, sin un mínimo análisis, sin comprobar si estaban repetidos, cosa que probablemente ocurrió porque los concursantes lo enviaron dos veces por error o por deseo de modificación o por la causa que fuera.

En definitiva, la alegría de verme publicado, va acompañada de la tristeza de haberlo sido de manera tan burda y poco cuidada. Dice el adagio racista, pero ilustrativo, que los gitanos no quieren buenos principios. A ese clavo me agarro aunque me abrase las manos.

31 responses to this post.

  1. Posted by yeste lima on 15 noviembre, 2013 at 0:22

    Desde luego es para indignarse, cuando uno lleva tanto tiempo intentando que le publiquen y al final lo consigue aunque sea una pequeña colaboración, lo más decepcionante es. Comprobar que la publicación no está a la altura ni siquiera en lo más mínimo…. presentación y calidad impresa, aparte ya de que el resto de colaboradores sean buenos o no.
    Pero no te desanimes, que nunca se sabe lo que está por llegar.
    Besos apretaos

    Responder

    • En realidad es más decepción que indignación. Pienso que si mandas un relato a un concurso sin cuidar la ortografía y la composición en general, no mereces ser publicado, pero si por algún motivo lo publican, deberían corregirlo los editores. No hablo de la calidad literaria de los textos, que puede ser algo subjetivo, hablo de la calidad formal. Tampoco es que sea todo el libro así, pero hay bastantes errores de este tipo. Y por supuesto que no me desanimo, de hecho he seguido enviando relatos a concursos a la espera de mayores satisfacciones.
      Besos apretaos.

      Responder

  2. Me ocurrió algo parecido, prácticamente igual en Falsaria, no sé si lo has oído nombrar. Los posts del blog se pueden publicar allí también y se votan entre los propios blogueros, aunque no todo el mundo tiene blog y muchos escriben allí directamente. Envié 6 ó 7, y seleccionaron uno para el libro que editan trimestralmente, pero no sé si porque la mayoría eran latinoamericanos y me cuesta mucho entender que escriben muy diferente o porque realmente eran malos, cuando vi al lado de que relatos estaba el mío no compré ni el libro, con eso te lo digo todo.
    Yo no soy escritora, no lo pretendo, conozco mis limitaciones y para mí fue simplemente un juego, pero precisamente por eso aspiro si me escogen, a ser lo peor entre lo mejor, y no al contrario, y te aseguro que había relatos muuuuy malos en todos los sentidos, vamos, que hubiera preferido no constar en el librito, y una y no más Santo Tomás. Supongo que no es más que una manera de sacar dinero.
    Besos, tú sigue escribiendo en tu blog, que además esos relatos cortos son una chorrada, de ahí no se puede entresacar quien eres ni como escribes, los demás ya lo sabemos, no creas que se te alaba porque sí, quizás no es un gran consuelo, pero de no ser, es, no sé si me entiendes jeje.
    Besos

    Responder

    • Como le digo a Yeste, no se trata de la calidad literaria de los textos, aunque hay algunos que vaya… Pero me dolió mucho ver esos textos tan poco cuidados, tanto por los autores como por los editores.
      Y No, no es un gran consuelo, pero no siéndolo, lo es. Vamos que las gallinas que entran por las que van saliendo. :mrgreen:
      Un beso de tu rendido admirador, que lo es, Juan.

      Responder

  3. Pues permíteme que te anime a continuar. Hay muchos sitios donde presentar tus relatos y recibir comentarios,críticas y halagos (esta noche te cuento, 280 y punto, el relato del mes, tu relatos.com, relatos en cadena…) En muchos de ellos sólo el hecho de participar de obliga a crearte una rutina de escribir que es muy beneficiosa para foguearte como escritor, o como escribiente, como prefiero llamarlo. Supongo que conoces la página escritores.org, allí puedes ver la mayoría de los concursos que se convocan, para relatos, poesías, novela, etc.
    Lo que te digo, ¡mucho ánimo! Dicen que Saramago no empezó a vivir de lo que escribía hasta bien cumplidos los cincuenta.
    Pero si el gusanillo te ha picado irremediablemente y quieres publicar, prueba las editoriales de autopublicación, bubok, palibrio, etc. Siempre podrás darte el placer de ver tus escritos impresos en papel (o electrónicamente) por un módico precio.
    Y por supuesto está el blog que es muy interactivo y en seguida recibes los comentarios de la gente.
    Saludos

    Responder

    • Gracias por los ánimos y por la información. Precisamente a través de escritores.org es como me informo de los concursos. La auto publicación me la he planteado, pero decidí ver primero como volaban mis relatos fuera del circuito de los blogs. No pretendo vivir de la literatura, para mal vivir ya tengo mi trabajo 😀 pero entre los libros que pueblan mis estanterías me gustaría que hubiera uno con mi nombre como autor. Vanidad de vanidades.
      Un saludo.

      Responder

      • Yo di ese paso hace justo un año. Publiqué la primera parte de “la asurda e inqueible historia de Edelmiro Páez” con bastante éxito desde mi modesto punto de vista. 1211 descargas peeero, gratis. Con la segunda parte, que para mi gusto está más cuidada, pero cobrando la descarga a poco más de un euro, no he llegado a 17. Hace unos meses hice una selección de los relatos que más me gustaban y publiqué el tercero “Esbozos”. Te puedo decir que no hay mayor placer que esto. ¿Alimentar el ego? Bueno, puede que también, pero no es lo más importante.

        Responder

  4. Suele ocurrir. Las editoriales en general, salvo las grandes y unas cuantas que cuidan su producto, son simplemente fotocopiadoras.
    Demuestra el poco respeto que se tiene al trabajo de los demás y así sale lo que sale.
    Sobre cómo promocionar tus escritos, ya te han dado un montón de consejos, simplemente decirte que soy partidaria de jugar con los escritos, ponerlos aquí y allá, pero la prueba de fuego siempre es la misma, escribir y plantarte con tu manuscrito en una ó mil editoriales y cuando todos te dicen que te vayas de allí con semejante bodrio, autopublicarlo y ver cuanta gente está dispuesta a dar dinero por lo que escribes, el resto son florituras.
    Ahora, si lo que quieres es escribir un libro y tenerlo en la estantería, pues lo autopublicas, lo imprimes y lo pones en la estantería, pero no sé porque me da que no te conformarías con eso, porque escribes con un nivel de calidad destinado a estar en muchas estanterías. 😀
    Besazo

    Responder

    • Cuando digo en mi estantería, digo en la estantería de otros que les guste leer. Saber que alguien ha estado dispuesto a pagar por leer lo que escribo. Y sí, ya tuve hace unos meses algo avanzado la idea de auto publicar una selección de relatos y que estuvieran ilustrados por mi hija. Pero para eso necesito que mi hija deje de trabajar veinticinco horas al día, porque mi trabajo ya está prácticamente hecho, pero el de ella no y es bastante complicado con un hijo de siete años y dos días libres al mes.
      Seguiré moviendo mis escritos y ya se verá.
      Ya sé que vosotros me leéis con buenos ojos y en realidad vuestras opiniones son las que me han hecho querer ir un poco más allá, así que seguid ahí con el halago para que yo no decaiga. 😛
      Un besazo.

      Responder

  5. La verdad es que es vergonzoso, que hayan hecho eso del copia pega y se hayan saltado la labor de limpiar y dar esplendor…. que diría la Rae, y encima vale 12€.
    Espero que la próxima vez consigas publicar en mejores condiciones, y si no, nos publicaremos nosotros mimos, 🙂

    Un abrazo.

    Responder

    • El precio no me resultó caro, me decepcionó que no se hubiera hecho esa labor de limpieza, ya sea corrigiendo o rechazando aquellos que no estaban bien escritos. Al fin y al cabo han tenido que leerlos para nombrar un ganador y nueve finalistas.
      Gracias por los buenos deseos y un abrazo.

      Responder

  6. Mira Miguel, yo después de ver el éxito que tuvo las 50 Sombras de Grey sólo veo una cosa: la prostitución llega hasta la literatura… Y yo, idiota de mí, pensé que sólo era a nivel musical y televisivo…

    Haz el favor de no dejar de escribir y si llego a haberte encontrado antes, seguramente te hubiera pedido que me echaras una mano en revisar mi libro. De hecho, el editor no me ha corregido en exceso, lo cuál me hace pensar que a) no tiene tiempo o b) no tiene interés….

    Besos y ánimo!

    Responder

    • Bueno, el tema de los best seller es harina de otro costal. Y mira, tienen algo bueno, atraen a gente hacia la lectura y una vez que se empieza alguien quedará que vaya adquiriendo criterio. Lo que si es cierto es que no quitan ningún lector.
      Gracias y besos de vuelta.

      Responder

    • Con todos mis respetos, no entiendo tanta persecución a 50 sombras (persecución que le da aún más publicidad), el libro como historia es malo, sí, pero es erótico, a los vídeos porno no se les pide un gran argumento, buena iluminación y amor creíble.

      Responder

  7. Odio las faltas de ortografía. A muerte. Así que no entiendo cómo se puede publicar un libro con ellas. Entiendo por qué estás decepcionado, a mí me hubiera pasado lo mismo. No se trata ya de que tu relato tenga más calidad que otros o no, es una cuestión de forma, y si van a editarlo, lo lógico es que esté corregido ortográficamente, qué menos.
    Respecto a lo de ir por editoriales presentando tus manuscritos, pues mira, acuérdate de lo que puse de Ágatha Christie, su primer libro fue rechazado por cinco editoriales antes de ser publicado. Así que no desesperes.
    Un abrazo.

    Responder

    • ¡Mujer, tanto como odiar! Yo tuve la mala suerte de que en mis estudios de bachiller, salvo la profesora de lengua, ninguno de los otros daba excesiva importancia a la ortografía, sobre todo a las tildes (acentos ortográficos se llamaban en mi época), con lo que me ha costado mucho esfuerzo y disciplina obligarme a escribir de manera ortográficamente correcta, y por supuesto cometo errores y se va una hache donde no debe y se cae de donde debería estar. Pero hoy en día cualquier procesador de texto te elimina la inmensa mayoría de las faltas, si encima eres lector, nada más ver escrita una palabra te das cuenta si está bien o mal pues entra en funcionamiento la memoria fotográfica. En fin, que es dejadez y poco respeto por los que quieras que te dediquen su tiempo y lean lo que se te ha ocurrido parir. Siempre digo que los que publicamos, aunque sólo sea en internet, debemos ofrecer lo mejor de nosotros ya que solicitamos la atención del que pase por aquí.
      Gracias por los ánimos y un abrazo.

      Responder

  8. Bueno, piensa que de lo malo no tuviste que compartir libro conmigo :mrgreen:

    Ahora en serio, pues debe joder, porque ya no es cuestión de gustos, es que hay cosas que no debieran ser publicadas nunca, al menos de esa manera.

    Pero eres joven y lo superarás 🙂 abrazos crack.

    Responder

    • Pues no estoy muy seguro de no compartir libro contigo. Me parece haber visto que algún autor se llamaba como la estatuilla dorada esa. :mrgreen:
      Y sí, mi juventud es la que me hace mantener la ilusión.
      Un abrazo, crack.

      Responder

      • Solo tengo participado en un concurso de minirelatos y me da que no era ese 🙂 de todas maneras en un par de meses lo comprobaremos ya que usé el relato para una entrada.

        Responder

  9. Por la parte que te toca felicidades, porque tu micro se las merece. A veces lo que escribimos en blogs por afición creemos que los que publican tienen que tener en cuenta ciertas premisas, como si estuviesen en un nivel superior y mira por donde tu relato y tu nombre coloca en un mejor nivel a tal publicación.
    Besos

    Responder

  10. ¿Y nadie pensó que alguien se daría cuanta? Menuda manera más simple de desprestigiar tu propio concurso. Por no hablar del desprecio a la gente que se esforzó en presentarse con semejante selección…

    Responder

    • Supongo que cada vez habrá suficientes escritores con ganas de ver su escritos publicados para que no les falte material. Y algún que otro que no le importe.

      Responder

  11. Aunque no haya pasado por una situación similar, no sabes lo sencillo que me ha resultado ponerme en tu piel. Creo que cualquier creación de una persona, aunque a veces se comercialice, tiene un valor mucho más importante que el material. Y el respeto debe estar en consonancia con esa importancia.
    El problema es que no ves al asno hasta que se ha comido la miel.
    Un abrazo.

    Responder

    • Cierto. Aunque tampoco me arrepiento de haber comprado el libro. Ha habido algunos relatos interesantes, muchos pasables y alguno vergonzoso. La vida misma. Y supongo que la parte solidaria será cierta y al no haber gastado nada en correctores, más beneficios les quedará para esa labor solidaria. Lo que sí que se han perdido es mi labor publicitaria, que algún libro les hubiera hecho vender.
      Un abrazo.

      Responder

  12. Estas son las cosas que dan rabia, primero que no entiendo a la gente que envía relatos con faltas, cuando las formas deberían ser importantes, y si yo tuviera que revisar para hacer de jurado, los que tuvieran muchas faltas serían eliminados, por darme dolor de cabeza. Que un error por darle a la tecla de al lado o una tilde en palabras que también existen se entiende de vez en cuando, pero también hay que revisar lo que se escribe, y saber a dónde se manda, que no es lo mismo un comentario en un blog, que una entrada, que un relato a concurso. Y segundo, que no soporto esa dejadez en los que hicieron el libro, por respeto a los lectores, esas cosas se revisan, y si no hay tanto tiempo, se hace más exclusivo y se publican menos relatos. Aunque creo que esto último no interesará porque gran parte del público que compra el libro serán precisamente los autores seleccionados y algunos de sus conocidos.
    Y ahora por gafe, habré cometido alguna falta al escribir este comentario sobre ortografía, espero que no.

    Responder

    • Esa es la cuestión. Respeto por parte de quien envía un trabajo para que sea juzgado y respeto por parte de quien decide utilizar ese trabajo para ofrecerlo al público. Pero el respeto no está de moda.
      A sus pies, señora condesa de la Fère. 😀

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: