Síntomas


Para Yeste Lima, con cariño.

Y entonces, fingiendo mirar más de cerca al rey, aplicó la antorcha a la capa de lino que lo envolvía y que instantáneamente se llenó de lívidas llamaradas.

Hop-Frog, Edgar Allan Poe

Quizás cuando empecé a cantar a voz en cuello mientras me duchaba, debería haber supuesto que algo no iba bien. Yo nunca he cantado, ni en la ducha ni en ninguna otra parte, porque además de poca voz, la mía es muy desagradable. Tampoco se extrañó excesivamente cuando comencé a lavar el coche con mis propias manos todos los sábados por la mañana. Yo creo que sí debería haber puesto atención. Nunca jamás había lavado un coche. Siempre había pagado por ese servicio. Lo de que me quisiera comprar la ropa yo mismo y no, como hasta ahora, aceptar lo que ella me compraba, debió considerarlo como una extravagancia de los cincuenta. Empieza a chochear, pensó con toda probabilidad. Y lo de salir con la ropa conjuntada, no querer comer pan con los espaguetis, abrir la botella de vino media hora antes de consumirla para que respirara, comer la fruta con la piel y tomar el café con stevia, era ya de traca. ¡Coño, qué eso lo ve un niño de teta!  Hay que estar muy ciega para no darse cuenta. También hubo pequeñas cosas, pero si no vio las importantes, no se iba a coscar de éstas. Ni se dio cuenta de que en la vitrina de la entrada, en lugar de sus cachivaches de mercadillo, había cincuenta y seis ejemplares del “Viaje a la Alcarria”, todos iguales, de la misma editorial y edición. Ni que en mi estante del baño se alineaban cincuenta y seis frascos de “Just for men” a pesar de que yo seguía luciendo mi cabellera griscanienta. Si ni siquiera se percató de que cada vez que hacíamos el amor le acariciaba cincuenta y seis veces el pecho izquierdo y luego otras cincuenta y seis el derecho.

A mí nadie me saca de la cabeza la idea de que si hubiera estado atenta a estos síntomas, al menos se habría ahorrado esa cara de sorpresa cuando le asesté las cincuenta y seis puñaladas.

21 responses to this post.

  1. Es que no se presta atención a los detalles y pasa lo que pasa, lo bueno es que si la mata en la primera no hay ensañamiento, cosas de leyes y eso 🙂

    Abrazos crack.

    Responder

    • Luego dicen que somos nosotros los que no nos fijamos. Yo creo que incluso aunque la mate con la última, siempre puede alegar impericia. Uno no tiene que ser un experto asestando puñaladas; digo yo.
      Un abrazo, crack.

      Responder

  2. Posted by yeste lima on 24 noviembre, 2013 at 11:59

    ¡UAU!, no es un ladrido, que conste… es una admiración como un templo…bueno espera, en primer lugar agradecerte la dedicatoria, me ha hecho mucha ilusión, fíjate… muchas gracias.
    Ahora sí, a ver, una vez leído me reitero en la creencia de que eres bueno en el genero (también) de intriga, suspense…y si te pones, hasta en el de terror, jajaja, sabes bien como interesar al lector, cómo introducir al final el elemento sorpresa…eso es muy importante. Me ha gustado tanto que te propongo hacer una sección de “Suspense-Intriga-Cague” en tu blog, estoy segura de que seríamos muchos los incondicionales del miedo. JAJAJA (risa tenebrosa).

    Muchos besos apretaos y gracias de nuevo por acordarte de mí.

    Responder

    • Se me ocurrió el final del relato y luego lo vestí un poco; cosa que por cierto me sucede muy a menudo. En cuanto a la dedicatoria, recordé que me dijiste que te gustaba el género y me dije que era una buena oportunidad para tratar de ganar la próxima “tontá” 😛
      Besos apretaos.

      Responder

      • Posted by Yeste Lima on 24 noviembre, 2013 at 20:16

        Pues que sepas que me ha decepcionado saber que unicamente has pensado en mí como forma de conseguir mis votos y no porque de verdad te acordaras de mí por tener los gustos literarios parecidos… así que ahora, apechuga con lo que te espera en las Tontás, Miguelín… retiro todo lo dicho en mi anterior comentario…¡ea!

        Ni apretaos, ni flojos, ni ná de ná.

        Responder

        • Una de las pocas veces que he decidido presentarme a algo literario fue a un concurso de misterio y terror de la radio. No sabía de qué escribir y al final no valió porque me pasé de extensión.
          Conste que no lo digo por recoger el guante de Yeste, porque era realmente demasiado largo.

          Responder

  3. Jajaja, pues yo de Yeste no te daría demasiado las gracias, no vaya ésto a ser un aviso a tu manera.
    Las mujeres cuando nos empeñamos en cerrar los ojos y no ver las señales somos únicas. Yo aprendí que cuando un hombre empieza a perfumarse cuando no es lo habitual y a vestirse de “domingo” para ir a trabajar, más vale irse planteando que algo chungo está pasando ¿que es obvio? Ya te digo yo que sí, pero nos inventamos mil y una explicaciones.
    Besitos

    Responder

  4. Es que hay números peligrosos….

    Un abrazo.

    Responder

  5. Joer, pues no sería que no le había enviado señales…jajaja. Tétrico aunque divertido.

    Responder

  6. Para mí lo del Just for men habría sido definitivo. Me habría mudado al instante. 😛
    Besazo

    Responder

  7. La verdad es que se lo estaba buscando. Lo que no sé es cómo tuviste tanta paciencia.
    Un abrazo.

    Responder

  8. Por no hablar de cuando le dijo “Cariño, esta noche voy a meterte cincuenta y seis puñaladas”. Nada, que no se coscó.

    Responder

  9. ¡Tongo, tongo! Aquí hay un soborno manifiesto, esto de dedicar entradas debería estar prohibido. Menos mal que yo estoy al loro y este fin de semana también me he estado trabajando a un miembro del jurado, que si no…..
    Un beso (o cincuenta y seis, si quieres)

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: