Si empobrecemos el lenguaje, se empobrecen las ideas


El lenguaje no es más que una herramienta, para expresar ideas. Por lo tanto, cuanto mejor lo utilicemos, mejor haremos llegar nuestras ideas a los demás y aun mas importante, a nosotros mismos. Por el contrario, si lo empobrecemos, lo que empobrecemos son las propias ideas, pues por el momento y telepatías aparte, no hay otra forma de expresarlas. Todo lo anteriormente dicho, sirve para cualquier tipo de lenguaje, hablado, gráfico, por gestos, etc. Pero principalmente me refiero al idioma, hablado o escrito.

Cada vez prestamos menos atención a las palabras que utilizamos para comunicarnos y a sus significados y así, usamos palabras que no sabemos lo que significan, pero que nos suenan a importantes, o por el contrario, nos limitamos a llamar a todo de la misma manera, sin hacer distinción de peculiaridades, intensidades, gradaciones, etc. De este modo, cuando algo nos gusta, decimos que es guay y a lo más que llegamos, si nos gusta mucho, pero que mucho, es a decir que es tope guay. Para que vamos a elegir entre, guapo; bonito; chulo; hermoso; precioso; lindo; bueno; excelente, etc. Es mucho mas fácil, si un pastel está rico; está guay. Si una chica es guapa; está guay. Si un paisaje es hermoso; es guay. Si alguien ha hecho un trabajo excelente; ha hecho un trabajo guay. Ya sé que estoy exagerando un poco, pero sólo un poco.

Otra cosa que está ocurriendo con el idioma, es que se están sustituyendo palabras por frases. Esto ya se lo leí a Cela hace tiempo. Lo que antes se expresaba con una sola palabra, verbigracia: practicante; ahora es Ayudante Técnico Sanitario, o aun peor, su acrónimo Ateese. Lo que antes era un maestro, ahora se ha convertido en un Profesor de Enseñanza General Básica y así sucesivamente y sin trazas de corregirse. Cela terminaba sugiriendo que a los párrocos se les llamara algo así como: Obispos técnicos auxiliares de grado medio.

Luego está la manía de agrandar las palabras, supongo que para que parezcan mas importantes. Para muestra, un botón. Siempre oí, para expresar una opinión antes de examinar detenidamente el tema en cuestión, usar la locución “a priori”, pues eso, se ha convertido en el inexistente adverbio “aprioristicamente” que a mas de difícil, es horripilante, que cambiando el adjetivo por una frase, quiere decir “feo de cojones”.

No soy ningún perito en lenguas, bien al contrario, conozco mis limitaciones y lagunas. Lo que si soy, es un lector voraz y curioso, que procuro tener un diccionario a mano para consultar palabras que desconozco. El idioma español, seguramente por ser el único que manejo, me parece un idioma amplio, bueno y eficaz para decir lo que queremos decir, sin decir más, pero sin decir tampoco menos y si no lo conseguimos no es defecto del idioma, es carencia nuestra. Pero ocurre, que con el tiempo, se convertirá en defecto del idioma, pues caerán en desuso infinidad de palabras y las generaciones venideras serán más pobres, pues tendrán un idioma paupérrimo.

Por supuesto que el lenguaje también sirve para enmascarar, maquillar y disimular las ideas, pero eso, son otros lópez, u otros zetapeses y rajoises.

39 responses to this post.

  1. Posted by shinue1954-Julian on 10 octubre, 2009 at 19:49

    Bueno Miguel. Yo no creo que hayas exagerado en lo mas mínimo, Muchas veces viendo en la caja tonta uno de esos programas que se dicen interactivos ( Dicho sea de paso, procuro evitarlos) tengo que hacer verdaderos esfuerzos de imaginación para comprender los mensajes que envían.Est ta guay t kro msho.Por ejemplo. Eso escrito, porque hablado bueno hablado terminas por ir al otorrinolaringólogo pensando en que no oyes bien.Una pena que se degrade cualquier idioma de tal forma.Un saludo

    Responder

  2. Posted by Eloy on 14 octubre, 2009 at 18:13

    la vaguería que casi todo el mundo sabe que son ganas de trabajar poco, perece ser un tobogán que conduzca a la simplonería. Es por otra parte una muy productiva fábrica de "dependientes" ¿A quién podrá interesarle esto?

    Responder

  3. Más razón que un santo.
    Y no olvidemos las palabras a las que buscamos una similar en inglés para, en muchas ocasiones, definir peor la idea.
    No puedes ser perito porque ahora (al menos los industriales y agrícolas) son ingenieros técnicos, por aquello que comentabas de complicar con varias palabras lo que puede decirse con una.
    Un abrazo.

    Responder

  4. Aunque duela tienes razón, pero por aquello de buscarme disculpas diré que no creo que sea yo quién para dar ejemplo de nada y mucho menos de cómo escribir correctamente.

    Al menos, y ya que no tengo un vocabulario muy rico, procuro no usar palabrejas raras, pero vaya, que es eso, buscar excusas, escribimos y hablamos fatal y yo el primero.

    Abrazos.

    Responder

    • Pienso que quienes más obligados están a tratar correctamente el lenguaje, son aquellos que tienen una tribuna pública: periodistas; políticos; locutores; etc. Pero claro, viendo los programas de más audiencia en televisión, es como para exiliarse en Venus.
      Un abrazo.

      Responder

  5. Guay tu post 🙂
    La tarjeta de un Fontanero ahora dice: Técnico en obra hidráulica y tubos.

    Un abrazo.

    Responder

  6. “Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”. El célebre aforismo de Wittgenstein cobra hoy más vigencia que nunca. Poseer un léxico rico requiere cierto amor por la cultura, y la cultura está pasada de moda, no es práctica. Hoy se educa a la gente en la imagen, la superficialidad, la inmediatez y la facilidad. Saber sólo importa si ganas dinero con ello. La conclusión lógica de todo ello es la estupidez ambiente que nos asfixia. Una vez usé la palabra “espurio” en una conversación y me llamaron pedante.

    Un abrazo, Miguel.

    Responder

    • Eso te pasó por no llamarlo “bastardo”, que a lo mejor la conocía más 😀
      Sí Jorge, estamos en el reino de la imagen y ya no hay que esforzarse por entender nada. Cuanto menos capacidad de reflexión tengamos, mejor para los titulares de los intereses espurios.
      Un abrazo.

      Responder

  7. No puedes ni imaginarte hasta que punto estoy de acuerdo contigo, para mí se convierte casi en una obsesión, dentro de mis limitaciones, que son muchísimas, pero lo intento con todas mis fuerzas, porque amo el lenguaje escrito u oral por encima de todo, a veces incluso de tanto esforzarme por expresar exactamente lo que quiero decir me paso y soy demasiado retórica y doy muchas vueltas porque no encuentro
    la palabra precisa, ya digo, mis limitaciones.
    Tanto es así, que por ejemplo cometo el “error” de evitar lo más posible comunicarme en catalán porque al no dominarlo como el castellano por no ser mi lengua madre, se me queda corto y no consigo dar forma a las ideas como me gustaría, me faltan palabras y no lo soporto.
    Soy partidaria de usar un “guay” un “mola” u otras expresiones de vez en cuando, no pasa nada, igual que las palabrotas por ejemplo,siempre que sepas cuando es el momento para hacerlo, en que contexto y no se utilice porque no sabes decirlo de otra manera, pueden ser un recurso más, nunca una forma de sustituir la gran variedad de palabras que nos brinda nuestro idioma para definir lo “guay”
    Besitos

    Responder

    • El problema, como tú bien dices, no es usar determinadas palabras; el problema está en que sólo se usan esas palabras. Y si utilizas en una conversación una palabra como “horripilante”, por poner un ejemplo, te tachan de redicho, o de pedante.
      Un beso de tu rendido admirador, que lo es, Juan. (Para mí que éste sí es un poco redicho.) 😛

      Responder

  8. Yo desde que os leo me he vuelto una pedante de cojones. Aquí me tienes charlando y buscando la palabra exacta y determinada para expresar el sentimiento o la idea en concreto. Claro, la gente, se piensa que soy una Marisabidilla, y ya sabéis vosotros que ni de lejos. Eso sí, miro, observo y copio.

    Muy buena reflexión, tendrías que estar aquí viendo cómo usan el Spanglish…

    Un beso.

    Responder

  9. Estoy de acuerdo contigo, pero creo que el mayor enemigo del lenguaje ahora mismo es la imagen. Ella está sustituyendo a las palabras cada vez más; es fácil, simple, cómoda y entra en la mente exactamente de la forma que el emisor quiere. Nada de imaginaciones ni interpretaciones, exactamente como se quiere.
    Así que el lenguaje y la palabra escrita se están convirtiendo, cada vez más, en simple pie de foto
    Me ha encantado la expresión “estupidez ambiente” de Asquerosamentesano y es que ya se sabe, que dónde hay calidad…. :mrgreen:
    Besazo

    Responder

    • Sí que es una buena “imagen” la de Jorge. 😀
      Y por supuesto que es la imagen una de las culpables, pero, sin caer en la paranoia de creer que todo es una conjuración, judeo masónica, o no, si creo que hay intereses bastardos, para no repetir espurios, en que esto sea así. Mira y no pienses.
      Un besazo.

      Responder

    • ¡Eh, muchas gracias, Dolega! Con el frío que hace en la península (Miguel, tú sí que vives bien) no hay nada mejor que un buen elogio para entrar en calor 🙂

      Responder

      • ¿Qué yo vivo bien? ¿Recuerdas aquel poema del pres?
        “Si no yo pobre y cuitado
        que vivo en esta prisión.
        qué ni sé cuando es de día
        ni cuando las noches son…”

        Pues cambia día y noche por verano e invierno y ese es mi destino.
        ¡Una nevada ya!
        Si es que nunca estamos conformes. :mrgreen:

        Responder

  10. Posted by Yeste Lima on 26 noviembre, 2013 at 13:55

    Como dice Dolega, uno de sus enemigos, la imagen, además de las nuevas tecnologías, los programas de correción de las mismas… sé de algunos chicos que no tienen mucha idea ni siquiera de la ortografía básica, pero claro, sin problemas, porque una sola tecla, les corrige la palabra de inmediato sin necesidar de pensar siquiera en cómo se escribe..

    Llegará a pasar como con las calculadoras en el estudio de las matemáticas o algo tan sencillo como calcular una suma, sin la maquinita no saben o les cuesta pensar… esperemos que con el lenguaje no pase igual porque nos vemos como los indios… con señales de humo.

    Besos apretaos.

    Responder

    • Veo que coincidimos casi todos en culpar a la imagen. Espero que no dejemos de ver cine y televisión, que si no el pobre Dess va a tener que hablar de libros y tampoco tenemos porque hacerle esa putada. :mrgreen:
      Besos apretaos.

      Responder

  11. En el Instituto de Consuelo no encienden la calefacción (será por recortes), así que cuando ella les dice a sus compañeros que está aterida, no es que le digan que es una pedante, es que simplemente no saben de qué está hablando.
    Es una pena, yo les insisto a mis hijos para que lean, lean, lean, que es la única forma de evitar las faltas de ortografía (ya sabes de mi animadversión hacia ellas…) y de aprender vocabulario, pero es misión casi imposible, porque sus ratos libres son para los juegos de ordenador o la play.
    Eso sí, les tengo terminantemente prohibido que en el wasap escriban mal. Por lo menos que no se acostumbren… Ya veremos.
    Un abrazo.

    Responder

    • Debe de haber tiempo para todo. Hoy día los juegos son los que son y no podemos negárselos, pues los dejaríamos en inferioridad de condiciones con el resto de compañeros, pero hay que procurar hacerle atractiva la lectura; es la única forma de que se interesen.
      Un abrazo.

      Responder

  12. muy buena tu reflexión… hoy en día es la bronca que uno tiene con los hijos cuando envian un mensaje de texto y hacen añicos al lenguaje. Muy bueno.
    saludos
    carlos

    Responder

    • Sí, los malditos sms o los “guasáps” están haciendo mucho daño a la ortografía, pero la falta de buenas lecturas hace más daño aun al vocabulario.
      Saludos.

      Responder

  13. No estoy de acuerdo

    Responder

    • Escueto comentario. Si lo amplias un poco igual hasta podemos debatir. 😀
      Un beso.

      Responder

      • Juas juas juas juas Miguel. Perdona la pequeña broma. Era un comentario-llamada.Quería llamar tu atención. Sorprenderte.¿Enfadarte? Tanto no, pero es que lo de la caballa todavía escuece 🙂

        Llevas más razón que un santo aunque es verdad que yo habría añadido que las palabras no sólo expresan “ideas” sino “sentimientos”.

        Me encanta tirar de diccionario y me gusta leer a quienes, como tú, utilizáis muy bien el lenguaje, en cantidad y calidad.

        Empobrecer el lenguaje es un gran error, un atentado contra la sensibilidad, una burrada vamos.

        Y lo peor es que es contagioso. Las tecnologías no ayudan, sino todo lo contrario, a potenciar el lenguaje. Ese maravilloso mundo de las letras.

        Besos mil

        Responder

        • Ya imaginé que se trataba de una provocación. Lo de la caballa fue culpa tuya por no explicarte; yo puse mi mejor voluntad.
          Sin embargo, yo sí que no estoy de acuerdo contigo en una cosa: la nuevas tecnologías no estorban al lenguaje, al contrario, pueden ayudar y mucho. Nunca hemos tenido a nuestra disposición tantos diccionarios en línea para poder consultar significados; etimologías; evolución histórica de los significados, sinónimos, antónimos, etc. Es cuestión de tener la curiosidad y las ganas de saber.
          En cuanto a que las palabras expresan también sentimientos, por supuesto, pero es la idea del sentimiento lo que expresan. El sentimiento, se siente. Perogrullada, ya lo sé, pero no he sabido expresarlo mejor. 😛
          Besos.

          Responder

          • Pues no estoy de acuerdo yo tampoco. Ya no sé si contigo o conmigo.
            Al lío.
            La forma de escribir por sms o whatsapp, por ejemplo, son nefastas para la vista y para la ortografía. Y si cada vez se lee menos-porque estamos más con las video consolas, o buceando en FB o dándole al dedo en general-y se escribe peor, ya me dirás…
            Te advierto que hoy estoy guerrera 🙂
            Más besos

            Responder

            • Pues eso, que se puede hacer un buen uso o un mal uso de la tecnología, pero no es mala “per se”. Hoy día con un libro electrónico, puedes llevar un montón de libros encima para leer.
              Besos, guerrera. :mrgreen:

              Responder

              • Por supuesto que no es mala.
                A mi me apasiona la tecnología.
                Todo depende del uso, efectivamente.
                Pero lo que está pasando-referido a la lectura y a la escritura-es que en general, la gente ni lee ni escribe, ergo…se está abusando de la tecnología o en su defecto se está utilizando mal o malamente que decimos en plan coloquial 🙂
                Besos por docenas

                Responder

  14. Posted by Anabel on 27 noviembre, 2013 at 9:37

    Estoy tentada de decir que te ha quedado muy guay, y es que no puedo resistirme a un chiste malo, soy así de boba. En fin y volviendo al guay (sugerente) artículo, llevas buena parte de razón y que la conexión entre lenguaje e ideas es evidente y como tú sugieres un empobrecimiento de una trae necesariamente consecuencias al otro lado de la conexión. Otra cosa diferente que no sé si se corresponde con el alargamiento de las palabras que muestras, es el oscurantismo que impera en determinadas áreas del lenguaje, por ejemplo, la jurídica (en la que me muevo).
    Un saludo

    Responder

    • Ante usted comparezco y como mejor proceda en derecho digo:
      Que teniendo por leído su comentario, no puedo si no darle la razón y la jerga jurídica parece tener su razón de ser en ese oscurantismo que tan bien señala.
      Dicho lo cual, le ruego tenga por respondido su amable comentario.
      Es justicia que espero merecer en Las Palmas a tantos de tantos de dos mil tantos.
      Otrosí digo:
      Un saludo. 😛

      Responder

  15. Siempre he pensado que el español (que no castellano) es un idioma riquísimo, lleno de matices, frases y palabras bonitas. Por desgracia no sabemos utilizarlo y cada vez lo hacemos peor, y lo malo es como los niños y jóvenes lo están desperdiciando. Es una pena que un idioma que es el tercero mas hablado del mundo se desaproveche.
    Ana

    Responder

    • No hay otra que fomentar la lectura desde pequeños. Y que en las escuelas le den el sitio que se merece al lenguaje.
      Un saludo.

      Responder

      • Al respecto de esto, no sé en el resto del reino, pero mis hijas leen un montón, en euskera y en castellano, de hecho los deberes para vacaciones de verano es leer libros y contestar preguntas sobre el mismo, leen un libro al menos cada quince días, eso es obligatorio, a partir de ahí lo que sea menester, tienen una biblioteca guapísima y vaya, que se le da mucho uso.

        De hecho no hay cumpleaños, reyes u olentzero que no traiga un libro, evidentemente un libro infantil, pero leen, y debo decir que si leen no es porque le vean hacerlo a su padre, por desgracia, sino por eso, por la importancia que le dan al asunto en el cole.

        Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: