Feliz cumpleaños


Don Mendo no se hereda (lo siento)

Al hombre le diré
que con mayúsculas lo fue.
Al amigo que no está
que nos quedó mucho de que hablar.
Al “pepito grillo” que se ha ido
que no fue tiempo perdido.
Al cómplice ausente
que contigo era más fuerte.
Al eterno caballero
que su Dulcinea aún dice:Te quiero.
Al padre/abuelo-compañero-protector-cariñoso-honesto-el mejor maestro y sobre todo querido:
El gusto es nuestro Sr. Merino!!!

14 responses to this post.

  1. Posted by yeste on 25 enero, 2015 at 14:36

    Me encanta Yesenia, estás en su línea y me reconforta comprobar que sigues ahí… digna hija de su padre.
    No dejes de aparecer aunque sea de vez en cuando, te doy las gracias por ello.

    Muchos besos apretaos, a los dos, siempre.

    Responder

    • Gracias Yeste, siempre al acecho eh!!
      😉 a mi también me alegra que sigas por aquí, un abrazo

      Responder

      • Posted by yeste lima on 25 enero, 2015 at 20:02

        No borré nunca la suscripción y sigue saltando el aviso… Y yo sigo sobresaltándome cuando veo ” Entrada de Miguel Merino”.

        Siempre estará.
        Besos

        Responder

  2. Siempre en nuestros corazones, profundamente arraigado.
    Un abrazo.

    Responder

  3. Gracias por ese estilo tan de “el” mil besos.

    Responder

  4. Al eterno caballero.
    Un abrazo, Yesenia. Como dice Macondo más arriba, siempre en nuestros corazones.

    Responder

  5. Es que de tal palo tal astilla 🙂

    Que no puede uno imaginarse el orgullo que sentiría él, yo, que soy padre de hijas, sé que debía de ser grande, grande como él.

    Responder

  6. Genial la entrada.
    Se ve que has heredado su arte. Me alegro mucho y seguro que él estará muy orgulloso de ti.
    Besos, muchos.

    Responder

  7. Hace unos días entrando a mi blog viejo encontré dos respuestas tuyas (le hablo a Miguel -aunque ya no esté- porque él fue al que le comenté en dos-tres posts graciosos que tuve la suerte de leer).

    Cuando entré a mi blog vi tú avatar, me llamó mucho la atención porque ese blog estuvo cuasi olvidado de siempre. Aún no entiendo como es que tus respuestas a mis comentarios aparecieron en mi blog.

    En esas respuestas contestabas muy jovial -yo siempre tuve la idea de serte antipática hasta hace días en que te “encontré”-.

    Yo no sabía manejar muy bien wordpress que era donde tengo mi otro blog por eso lo abandoné y seguí con el de siempre.

    Después te leí ocasionalmente pero ya no te comentaba, hasta que dejé de pasar a tú blog.

    Supe de tú muerte. Leí lo que escribió tú hija, los posts que en homenaje hicieron tus amigos. Cuánto te querían.

    Dicen que el “hubiera” no existe pero a mi me encanta inventar historias con ese “hubiera” inexistente.

    Si “hubiera” leído en ese tiempo tus respuestas -para muchos pueden ser solo respuestas triviales- pero para mi me habría causado mucha emoción como la que me causó leerte.

    Estoy segura habríamos sido muy buenos amigos pero las cosas son así. Tú te moriste y yo sigo aquí escribiendo como seguramente seguirías haciéndolo.

    Y ya es todo.
    Estoy aquí para agradecerte que aún después de muerto me hiciste feliz al leerte.

    Muchas gracias Miguel doquiera que estés.

    Un abrazo

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: